domingo, 28 de febrero de 2021

Retórica o ideología

 Ideología es el viejo término para referirse a un conjunto más o menos coherente de ideas sobre qué es la realidad social y qué puede/debe hacerse con ella. Las hay muy estructuradas, pero, por lo general, las personas que pueden adscribirse a una de ellas no suelen hacerlo aceptando todos y cada uno de sus elementos. De alguna forma, todos son imperfectos. Hasta Marx llegó a decir que él no era marxista, en el sentido de que no es preciso seguir al pie de la letra ninguna ideología.

Retórica es un término más actual: modo de hablar sobre la realidad y sobre lo que se puede/debe hacerse con ella. Ahí no cabe la rigidez. Es un enfoque más elástico. Más "líquido" que dirían otros.

No tienen por qué coincidir. Se puede tener una determinada ideología y encubrirla bajo una determinada retórica. Al final, lo que cuenta es cómo se clasifiquen con comportamientos observables y qué es lo que muestran. Para eso sirven los intentos de ordenar ideas o palabras en conjuntos más o menos coherentes para procurar entender qué ideología se manifiesta o en qué tipo de retórica se puede clasificar los comportamientos observables. En este sentido, no hay "independientes".

Para eso pueden resultar útiles estas dos referencias, aunque uno se refiere a la "retórica reaccionaria" basándose en el viejo libro de Hirschman y el segundo a los partidos de extrema derecha en Europa. El primero va más en la línea de ordenar las ideas (perversidad, futilidad, riesgo) y el segundo vaya más en la de describir los comportamientos observables en partidos clasificados de esa manera. No es un tema banal.

sábado, 27 de febrero de 2021

Las armas se tienen para ser usadas

 Biden, sucesor de Trump, ha ordenado un ataque contra milicias pro Irán en Siria. El lunes hubo un ataque contra la embajada USA en Bagdad, pero ahora respondía al lanzamiento de cohetes contra una base que alojaba a tropas estadounidenses en Erbil, norte de Irak, el 15 de febrero pasado (Confieso que, en el bachillerato, me suspendieron varias veces en Geografía). Véanse ahora estos datos y recuérdese el título que he puesto a este post.

Primero, el gasto militar en comparación con otros países:

Y ahora, dónde están sus bases conocidas en el extranjero (La China, con su gasto militar, sólo tiene una base en el extranjero, en Djibuti, aunque tiene problemas con Taiwan, Hong Kong y, sí, los uigures musulmanes de Xinjian)

Estos y más datos -gráficos y mapas- se pueden encontrar a partir de este texto. Elemental, querido Watson.

viernes, 26 de febrero de 2021

Cuidado con lo que dices

Cornel West no será profesor titular (tenured) en Harvard. ¿Razones? Hay  varias, pero la principal es su posición pública sobre Palestina y la ocupación israelí. Me he tenido que acordar de uno de mis maestros al que se le negó pronunciar una conferencia en otra universidad de los Estados Unidos por razones parecidas, aunque se etiquetaron como "antisemitismo". Lo de West es cierto. Él mismo lo reconoce. Lo de mi maestro, no. No es antisemitismo (como si el árabe no fuera lengua semítica), ni anti-judaísmo, sino posición política crítica ante una cuestión política: la del gobierno del Estado de Israel. Claro: una vez que estás "fichado", ya no te escapas. De hecho el presidente de un club rotario fuera de los Estados Unidos hizo gala de su judaísmo retirándole a mi amigo un Paul Harris (una distinción rotaria) que se le había concedido anteriormente. ¿Razones? El supuesto "antisemitismo" del profesor. Conozco su obra y sé que la etiqueta no tiene nada que ver con sus contenidos.

Aquí es un grupo de presión el que actúa, pero pueden darse otros sucesos todavía más curiosos. Otro de mis maestros, inglés en este caso, vio cerrado su camino hacia la cátedra por su comunismo. Con el tiempo, tuve el divertido gozo de asistir a su "honoris causa" por la misma universidad que antes le había hecho tomar otro camino laboral. No era grupo de presión. Era anticomunismo. Este mi amigo no era comunista, pero sí mostraba su "laborismo" trabajando con los sindicatos (trade unions). También conozco sus obras y no son las de un comunista. Pero, a veces, la academia, en su búsqueda de la verdad y la ciencia, se deja llevar por pre-juicios, es decir, por algo previo al juicio. 

(Añadido el 28: por lo visto, el problema también se plantea en algunos medios a propósito de las críticas al gobierno de Israel. La cita termina diciendo: 

Of course the paper has published criticism of Israel, Robinson said, but he noted, “It has also shown that it is willing to cede ground to those who treat legitimate criticisms of the country’s policies as bigoted.”

jueves, 25 de febrero de 2021

La Distinction revisada

 Es un viejo libro de Bourdieu. Trata del "buen gusto" o el "gusto legítimo" y lo hace desde la perspectiva de las clases sociales. "Lo que se lleva", "lo que sienta bien", "lo que no hay que ponerse nunca" y demás formas con las que se exprime el gusto legítimo. Que tal color no vaya con tal otro color o que las mangas no deban pasar de un determinado punto o que las coderas son rechazables es cuestión de gusto, no de "realidades" (hasta lo de los colores verde con azul: basta ver que el gusto cambia con el tiempo). Era una forma con la que las clases superiores (la "clase ociosa" que diría Veblen mucho antes) marcan las fronteras con "los de abajo". 

En el juego empresa-partido-clase, los cambios en la vestimenta de políticos "alternativos" que llegan al poder y cambian de traje (y hasta de peinado acabando por incluir la burguesa corbata) podrían ir en esa línea línea, tal vez menos clasista en sentido estricto. Por lo menos ya no es solo clase.

Algo queda de aquello, con Petronio, "árbitro de la elegancia" como cuenta Tácito o los "líderes de opinión" de todas las épocas. Pero han entrado nuevos canales para ejercer ese poder y la cuestión estricta de la clase social se desdibuja todavía más bajo la distinción jóvenes-viejos a través de los nuevos medios. Es el caso, por ejemplo, de los "influencers" dispuestos a trasmitir y promover lo que sus patrocinadores les indican. O el uso y abuso de los tuiters para fomentar una determinada opinión (desde el QA a las bandas  pasando por partidos o grupos "alternativos"), opinión que pude llevar a la acción, violencia callejera incluida.

En todo caso, el gusto no se basa en "la cosa en sí", sino en lo que es "para mí" y me es trasmitido por los canales que funcionan en cada momento social. Seguro que Bourdieu revisaría su texto (que hizo época, todo sea dicho) ante las nuevas realidades. No todo es cuestión de gusto, habiendo como hay gente de reconocido "mal gusto". Ni solo de clase social.

(Añadido el 28: visto lo visto, no se puede decir "de gustos, no hay nada escrito". Pero sí podría aceptarse el viejo "de gustibus non est disputandum", no hay que discutir sobre gustos.

miércoles, 24 de febrero de 2021

Violencia policial

 A veces la violencia es cosa de dos. En los Estados Unidos son frecuentes las denuncias sobre la violencia racista de la policía que va más allá de los golpes, los gases, las balas de goma y llega al disparo mortal de armas de fuego. Lo encuentro hoy en Madagascar, tan lejos como USA. Y me lo puedo plantear sobre las manifestaciones, el vandalismo y los Mossos d´Esquadra de toda esta semana en Barcelona. De todo hay, aunque cada cual subraye lo que encaja con su propia agenda. Silencio incluido. 

Entiendo, aunque no justifico, la violencia de quien se encuentra cercado y, eventualmente, amenazado y dispone de los medios para responder o reaccionar. Si, encima, ya tiene ideas previas negativas sobre la otra parte, la violencia está servida. Y si la autoridad competente apoya o hace la vista gorda, no te digo.

Este es el esquema de Grossman, algo más completo.

Muchas preguntas a hacerse.

martes, 23 de febrero de 2021

Otra más

 Lo publiqué, en castellano, en 2009. Era un intento, dentro de lo que entonces se discutía en mi ambiente, de dar una visión general del "maldesarrollo". El cuadro que lo resumía era este y en el texto que cito se explica:


Como es tan genérico (ya entonces lo reconocía), sirve para un roto y un descosido. Pero me asombra, leído el texto en plena pandemia y en plena efervescencia social en varios puntos del Planeta, la de cosas que siguen estando ahi. Como el dinosaurio.
Mucho más interesante es la evolución del uso de la tierra en la Tierra que se grafica aquí:
¿Hay vuelta atrás? Claro, pero no es gratis.
(Añadido el 24: el cuadro que me autocito es un buen ejemplo del comportamiento del generalista, que cada vez sabe menos sobre más asuntos. Es lo contrario del especialista -cito de memoria- que cada vez sabe más sobre menos asuntos hasta que al final lo sabe todo sobre nada. El generalista, al final, no sabe nada acerca de todo).

lunes, 22 de febrero de 2021

En primera persona

 Mañana, 23-F, es el aniversario del intento de golpe de Estado en la España de 1981.

Me encontraba en mi despacho de la Escuela de Empresariales en la que en su día había comenzado mi andadura alicantina. Entró el director y nos envió a todos a casa diciendo que había habido un "golpe de Estado". Coche y a casa.

Llegué a la puerta de la calle y vi a un militar en traje de campaña. Le reconocí. Un amigo. "¿Venís a por mí?", le pregunté. No, él venía a traerme a mi hijo que se había accidentado en la guardería de su esposa. Le conté lo que sabía y había seguido por la radio mientras volvía a casa. Una exclamación que no voy a reproducir, pero el caso es que estaba de guardia y no sabía nada del asunto que, además, implicaba al mando militar de la Comunidad Valenciana. Se fue pitando.

Angustia. El presidente de la diputación de Alicante había corrido a ponerse a las órdenes de la autoridad, militar por supuesto. Los tanques iban por Valencia. Comenzamos a reunirnos en casa de mi vecino pared con pared. Y fueron llegando otros amigos. Los recuerdo a todos, en especial a los dos ya fallecidos. 

Teléfono, radios, televisión intentando saber qué estaba pasando y qué podía pasar. Y así hasta que apareció, en uniforme militar, el entonces Rey, Juan Carlos I. Entendimos que el peligro había pasado y nos fuimos cada cual a su casa. 

Al día siguiente ya supimos más. Pero si se lee el artículo de hoy de La Vanguardia que cito al principio, se verá que hay cosas que todavía no se saben. Escribí un artículo que salió de inmediato en Información, pero no tengo el texto. 

Años después, en el 30 aniversario, publiqué otro artículo (entonces todavía escribía en los periódicos) recordando el hecho y viendo qué estaba sucediendo en otros lugares que "resonaban". Parece escrito hoy. 

sábado, 20 de febrero de 2021

Una agenda

 La del G7: vacunas, deuda, impuestos y cambio climático. No está mal como temario. Es de desear que se lo tomen en serio y no se quede todo en una foto más o en las buenas palabras habituales que quedan bien y el viento se lleva.

Ahora faltaría, para trabajar en serio en esa agenda, añadir algunos participantes más. Por ejemplo:

the world’s most powerful oligarch, selling the lives of 2.7 billion monthly active users to advertisers, and actually modifying the behaviour of those users with a business model that deliberately amplifies incendiary, nasty, and frequently fake and dangerous things because that’s what keeps you on his platform longer.
 Y, con él, a algunos oligarcas, que tienen más poder que muchos gobiernos, y a algunas empresas con más poder que mucho Estados (no solo cifra de ventas superior a muchs PIBs).

(Añadido el 21: ¿Democracia? ¿Quién ha dicho que el mundo sea una democracia cuando en los países del G7 se han aplicado el 47 por ciento de todas las vacunas aplicadas hasta ahora? Recuérdese que si se dejan muchos países fuera de la vacunación, pueden producirse en estos  nuevas cepas contra las cuales la vacunas de la desigualdad no funcionen. Si ya pasa con la "británica" o la "sudafricana"...

viernes, 19 de febrero de 2021

Dos mercados

 Es la única tienda en la contornada que puede arreglar un aparato doméstico de mucho uso. 

- Muy buenas, ¿puede arreglarme esto?

- Claro que sí

- Y cuánto me costaría

- Estos euros 

- Pues qué le voy a hacer. De acuerdo. Lo dejo para que lo arreglen

- Estará en un mes, pero si quiere que se lo arreglemos ahora tiene que pagar un plus de urgencia (añadir un cincuenta por ciento del presupuesto anterior).

(Como las lentejas, que si quieres las tomas y, si no, las dejas).

El precio lo fija el monopolio que, eso sí, te deja a ti la opción de pagar bastante o pagar más que bastante. O quedarte sin la necesaria reparación (reponer el aparato supondría mucho más dinero)

Demos un salto. A las andanzas de los monopolios tecnológicos  del entretenimiento (Amazon, FaceBook, Netflix, Disney) en un país de más de mil millones de habitantes, la India. Nada que ver con la claridad en mi pueblo. Aquí entran, claro, los precios, pero con intervenciones político-religiosas, en particular desde el Partido Bharatiya Janata que puede censurar una escena en la que un hindú besa a una musulmana o a un muchacho hace bromas disfrazado de Shiva. Pero los demandantes son "bastantes más" que los de mi pueblo. Y los ofertates más poderosos: no se discute su cuasi-monopolio. Sólo se le impiden pequeños detalles casi irrelevantes para su compra. Seguirán vendiendo sus productos. El precio no se discute, que yo sepa.

Son dos formas de intervenir en el mercado mítico de infinitos ofertantes etc.: el monopolio a pequeña escala y el recorte de la libertad de expresión (lo que conté ayer sobre España, siguió anoche). Ninguno pierde.

jueves, 18 de febrero de 2021

Ejercicio sobre comunicación

 Aquí va una serie de versiones de un solo hecho, las manifestaciones en diversos lugares de España, aunque inicialmente en Cataluña, a propósito de la detención de un rapero que se había atrincherado en el rectorado de la Universidad de Lérida evitando la detención. 

Veamos: En castellano y con matices evaluativos diferentes, aquí, aquíaquí, aquí (y aquí destacando el asunto en una entrevista de agencia a presidente mexicano). En inglés aquí y aquí. En francés, aquí (en el Le Monde que leo no me ha aparecido). En italiano, subrayando la detención y el apoyo al detenido por parte de gente de la cultura, aquí. Si se busca algo resumido, aconsejo el portugués brasileño (aquí). También está en portugués aquí.

Encontrar el factor común no es excesivamente difícil, aunque la comparación entre esas noticias no deja claro si las de Madrid fueron importantes o incluso más importantes que las de Cataluña. Tampoco está claro qué usó la policía para reducir la violencia ni si fue, precisamente, esa intervención la que provocó la violencia. En algunos casos, los textos dependen de otros textos, pero no los reproducen. El ejercicio comparativo puede dar bastante de sí, sobre todo cuando se ve qué subrayan unos y qué silencian otros.

Sin embargo... (Va para nota) Sin embargo hay cosas que no encuentro: 1. quién convocó las manifestaciones y, en todo caso, quién "contagió" a las demás (en teoría, la de Lérida, pero cómo y por qué). 2. qué ideología les mueve (pluralismo ideológico, parece). 3. qué les une por encima de esas diferencias. La edad parece clara (son jóvenes). El grupo social, no tanto. Pero las motivaciones parecen varias y no quedan claras, al igual que los apoyos una vez producidas. ¿Algún partido político? ¿Algo en común con otras manifestaciones "peculiares" en otros lugares del mundo?

Está claro que si se quiere estar al día hay que ir a las redes, cosa que no pienso hacer. Por lo del fascismo digital. Seguiré con los periódicos. Fuera de onda. Algo es algo.

Nota al caer de la tarde: El envío vespertino de La Vanguardia se introduce así:

La tensión en la calle no solo es consecuencia del encarcelamiento del rapero Hasél. Responde a la precariedad de la libertad de expresión en España, pero también a la frustración social de los jóvenes, que sufren un 40% de paro, tasa que el propio presidente Sánchez considera inadmisible. Frente a esta realidad, la tensión política parece una insensatez.
por XAVIER MAS DE XAXÀS
(Añadido el 19: Ya hay referencias a la amalgama organizativo-ideológica de las manifas que continuaron ayer en varias ciudades españolas)

miércoles, 17 de febrero de 2021

La tentación narcisista

 No hace falta leer Psicopatología y política de Lasswell. Basta reconocer que determinadas profesiones sucumben a la tentación narcisista. Son profesiones que tienen en sus manos decisiones que afectan a otras personas en una relación claramente asimétrica. Pienso en médicos (controlan mi salud), profesores universitarios (controlan mi aprobado), jueces (controlan las sentencias), altos cargos bancarios (controlan el dinero) y, claro, están los altos cargos políticos (controlan decisiones que afectan al colectivo bajo su mando). Obvio: ninguno de ellos es omnipotente, omnisciente y omnipresente. Esa cualidad divina no se presenta en esta Tierra, aunque algunos se auto-divinicen, ayudados por los seguidores que practican su culto con devoción y entrega (en algunos casos, por los que, sabiendo que el diosecillo es mortal, o por lo menos que no es eterno, esperan sustituirle algún día si dios quiere). Los medios de comunicación, desde las televisiones a los tuits, ayudan lo suyo.

Demos un salto argumental y supongamos que en un país, con sistema electoral mayoritario, hay solo dos partidos, A y B, suficientemente polarizados. ¿Qué sucede si B se divide en dos, pongamos C y D? Pues que no hace falta ser politólogo de reconocido prestigio como para salir en la tele para pensar que probablemente eso dé el triunfo al partido A. Sí, sí, puede haber algún corrimiento de votos, pero ya he dicho que suponemos polarización y, con toda probabilidad, "férrea ley de la oligarquía" a la que ya me he referido hace un par de posts.

Aterricemos. Si se lee esta noticia, a cuyo tema también di referencia hace poco, se puede ver a dónde puede llevar el narcisismo de algunos políticos que lo que consiguen es que pierda su propio partido. Seguro que el lector no-estadounidense puede encontrar casos parecidos en su entorno inmediato. Lo siento, pero a eso lleva la política entendida como medio para conseguir el poder y no como medio para representar y responder a las demandas del electorado que, a lo más, será utilizado como carne de cañón asaltando capitolios.

Para completar la imagen

 He publicado un par de posts (este y, sobre todo, este, con dos gráficos tomados de The Economist) dedicados a poner la cuestión de las vacunas en un contexto más amplio, intentando ver cómo sus ventas y compras reflejaban la lógica del sistema mundial. 

Me refería a la "vacuna china", tal vez más china de lo que la "gripe española" fue española, ya que se esta se originó en los Estados Unidos. La reciente visita de la OMS ha sido vista con reticencias por los que quieren que se siga llamando "china" aunque se originara en otros lugares, por ejemplo Italia. No son de descartar, como planteo en este último post, los motivos geopolíticos en una cuestión tan intranscendente como el lugar exacto en el que un viejo virus pasó de un bicho a otro bicho, mutando después como toca a todo buen virus que se precie.

Por eso me ha interesado en particular este artículo (fuente china, faltaría más) con los países a los que la China ha enviado sus vacunas, envío que ha podido ser bajo pago o como donación. Es mejor ir al original para ver el gráfico, pero no me resisto a copiar y pegar aquí:

América Latina, claro. Y esos "unreported", sobre todo Palestina, que no sé qué significan exactamente. Brasil, Chile, México, Perú, pero también Turquía e Indonesia. Cada cual con sus problemas (por ejemplo, dosis "de cortesía" en el Perú y otros, con vacunaciones tramposas de políticos que se parecen a las de algunos obispos españoles). El mapa sería bastante diferente al que reproduje hace unos días. Pero hasta Macron sabe que hacen falta las vacunas chinas y rusas, proponga lo que proponga el nacionalismo de las vacunas y su uso geopolítico. 

martes, 16 de febrero de 2021

Pobreza también allí

 Hace años, a poco de hundirse el bloque comunista europeo, resultaba inesperado para muchos que en dicho sistema hubiera habido pobres. Y los hubo, sí, aunque también hubo trucos para ocultarlos o para declararlos otra cosa que no tuviera que ver con la pobreza.

Ahora le ha tocado a la exitosa China, con su sistema capitalista de Estado. Haberlos, haylos. Y, como en el capitalismo de mercado, conviene entender los factores que llevan a tal situación. Branko Milanovic los recorre en este artículo. De entrada, hay desigualdad (poco comunista, todo sea dicho).

Desigualdad no es pobreza. Puede haber desigualdad entre los mil-millonarios estadounidenses, entre Bezos y Warren Buffet. Pero aplicado a una sociedad concreta, puede dar algunas pistas.
Milanovic se detiene en los factores que han llevado a esa pobreza. La más clásica (Kuznets) es la relación entre el contexto rural y el urbano. No solo hay diferencias estructurales entre ambos, sino que, además, la emigración del campo a la ciudad acelera los procesos de empobrecimiento.
Otro factor conocido es la corrupción y no solo del tipo pipriska en tiempo de la URSS, sino en su sentido más habitual de relación entre empresa y política.
Finalmente, está la aparición de una oligarquía con intereses y estrategias comprensibles y que, a decir de Milanovic, tendría que ser controlada como medio de evitar que la pobreza se convierta en el talón de Aquiles del sistema chino. Continuará, porque no hay por qué suponer que les preocupe el tema. Tampoco aquí, sea desde donde sea que se lee este post.

lunes, 15 de febrero de 2021

Democracia realmente existente

 En los países que han salido de una dictadura, como fue la España de los años 70, se tiene la tentación de convertir la democracia en una especie de religión, fuente de valores y símbolos. Más de un intelectual sucumbió a esa tentación. Sin embargo, la democracia no es más que un método (el peor, exceptuando todos los demás) para tomar decisiones colectivas.

Cierto que la democracia directa, un método en el que todos los implicados pudieran decidir libre y públicamente entre diferentes posibilidades de acción, queda muy presentable. Pero tiene una dificultad: el número. Hace ya años que organizaciones por principios autogestionadas tuvieron que reconocer que el número de implicados impide ferozmente esa participación directa y hay que buscar representantes.

Pero antes hay que decidir quiénes pueden votar y ahí vuelven a aparecer trucos para que el voto no sea una persona-un voto (no digo un hombre-un voto, porque esa fue la costumbre antes de que las sufragistas consiguieran el voto también para las mujeres). El menos vistoso es el llamado gerrymandering, es decir, diseñar los distritos electorales de modo que el diseñador consiga mejores resultados sobre todo si la norma para trasformar votos en escaños es la mayoritario (and winner takes all). Los Estados Unidos muestra numerosos casos de tal truco. Hay, cómo no, medios más extremos: la limpieza étnica, por ejemplo, excluyendo del voto (de la nacionalidad y la ciudadanía) a determinados grupos que el que publica la norma considera "indignos" de intervenir en esas votaciones.

Solucionado el problema de quién pude votar, viene el problema de cómo trasformar votos en representantes y estos en gobierno. Sistemas proporcionales y sistemas mayoritarios, a los que Duverger dedicó interesantes reflexiones. Pero eso ya cuenta menos. Lo que cuenta es el hiper-partidismo y la polarización que aquejan a varios sistema políticos actuales. El problema es que, a la postre, los electos acaban pensando más en las próximas elecciones que en responder a sus lejanos y anónimos electores. No es un problema nuevo: es la "férrea ley de la oligarquía" de la que habló Michels en 1911, no siendo, pues, un problema sólo de 1981, fecha del artículo de Elizalde que he citado al principio. Los partidos políticos se vuelven oligárquicos y dedican más esfuerzos a mantenerse en el poder que a responder a las demandas de sus electores.

Viene todo esto a cuento de las elecciones parlamentarias llevadas a cabo ayer en Cataluña, de las que tendría que emerger un gobierno. La Vanguardia, periódico que se publica en Cataluña, resumía así:

- El resultado. PSC y ERC logran 33 escaños. Y Junts 32. El socialismo retoma su hegemonía en la zona metropolitana de Barcelona y el independentismo la amplía dentro del Parlament. Vox irrumpe con fuerza y suma más que la suma de PP y Cs.
- La participación. Las mesas electorales, repletas de medidas de protección contra el coronavirus, apenas registraron incidencias. La participación, en cambio, cae más del 20% respecto al 2017. ¿Sólo por la covid o por un cambio de tiempo político?
- La consecuencia. Los bloques para formar gobierno entre independentistas y no independentistas siguen en pie. Los acuerdos post electorales serán, una vez más, claves. Aragonès se perfila como president.

Pero volvamos al principio: la participación ha sido en torno al 50 por ciento del electorado y esos participantes se dividen, a su vez, casi al 50 por ciento entre los votantes de una y otra tendencia (aunque los independentistas obtengan algunos votos más), resulta difícil que alguien hable en nombre de la nación, del país o del electorado en general.  Es una regla para tomar decisiones, pero... el partido más votado no es tan independentista. 

Nota: El sistema mayoritario estadounidense, no tan perfecto como dicen, parece estar pidiendo un tercer partido, en contra de la ley de Duverger. El caso ecuatoriano es interesante. Son sistemas presidenciales, no parlamentarios como el de Cataluña. El segundo con balotage si no se obtiene mayoría absoluta en una primera vuelta. No queda claro a quién se debe el ganador, pero así son casi todas (por no decir todas) las democracias realmente existentes. ¿Representativas u oligárquicas a lo Michels? Peor es la dictadura, creo yo. Ahí, ni eso.

sábado, 13 de febrero de 2021

Derecho a existir

 No está claro que se pueda aplicar, a los Estados, el "derecho a existir". Más bien

States,”don’t exist because they have a “right” to. They exist because certain groups of people amassed enough political and material power to make territorial claims and establish governments, sometimes with the consent of those already living there and, oftentimes, at their expense.

La cita viene de un artículo en el que se describe la tendencia en los periódicos estadounidenses de más tirada a dar por supuesto el "derecho a existir" del actual Estado de Israel. No hay tal derecho, dicen. Existe porque en un determinado momento hubo una correlación de fuerzas (en este caso internacionales) que empujaron a la creación de tal Estado: ciertos grupos, sí, consiguieron suficiente poder político y material como para reclamar un territorio determinado y establecer allí gobiernos, en este caso sin el apoyo de los que vivían en tal territorio. Otras veces, con dicho apoyo.

Como muestra el caso uigur en Xinjian, China, el uso de determinadas palabras, en este caso "genocidio", no es inocente

En vísperas de las elecciones locales en Cataluña, cabe hacerse las mismas preguntas que, en este caso, obtendrá su respuesta a través de las urnas por más que las encuestas no digan lo mismo. Los partidarios de la independencia, de crear su propio Estado, no son mayoría según las encuestas y, probablemente, tampoco lo sean en los votos que se podrían emitir si la pandemia no desanimase a determinadas capas de la población. Pero lo que sucederá mañana vendrá deformado por una ley electoral, la ley d'Hondt, y una distribución de escaños a cubrir por provincias que convierte el sistema proporcional en sistema cuasi-mayoritario. En cualquier caso deformando la proporción de votos cuando se traduce en proporción de escaños. Parece que el término "genocidio" es claramente inapropiado.

No es el caso de Israel, creado "desde fuera" después de una guerra en la que el antijudaísmo estuvo presente en el bando perdedor. Aquí, en Cataluña, se trataría de un "desde dentro". El recurso al derecho a tener su propio Estado es retórico o, si se prefiere, fruto de una determinada ideología, la nacionalista, que, me parece, es la ideología dominante en el mundo contemporáneo. Pero de ideología solo no se vive. Hacen falta apoyos en el Estado en el que ahora se encuentran esos "ciertos grupos" y apoyos internacionales de suficiente peso. Al final de la II Guerra Mundial, el apoyo a Israel venía de Inglaterra, no de los Estados Unidos. Ahora viene sobre todo de los Estados Unidos y los que le siguen. El hecho es que existen, hayan tenido o no derecho a ello, que sería un argumento legitimador. Eso sí, con apartheid, tal vez (el término ya lo usó Jimmy Carter en su libro). 

(Nota: estos son los dogmas de la ideología nacionalista tanto estatal como subestatal -el nacionalismo supra-estatal, tipo Unión Europea, es todavía más retórico-. Los recogí en 1996:

1.-"El mundo tendría que estar dividido en tantos Estados cuantas naciones componen la humanidad", según se decía en 1870. En consecuencia, los Estados deben estar formados por pueblos homogéneos cultural, lingüística e históricamente que llamamos naciones y que ocupan un territorio claramente delimitado. Todo individuo pertenece a una de ellas y sólo a una.
2.- Las naciones tienen intereses políticos propios y diferenciables, entre ellos el de su supervivencia como tales y no pueden sobrevivir si no consiguen llegar a ser Estados. Esos intereses son independientes de cualquier otro criterio de desigualdad social. En particular, son independientes de las clases sociales de forma que, bajo la nación, "todos somos uno". No hay derechas ni izquierdas cuando se trata de definir los intereses de la nación.
3.- La primera lealtad del individuo es hacia la nación en la que toma cuerpo su herencia cultural e histórica. Es deber del individuo, por tanto, defender la integridad territorial de la nación y promover su independencia y plenitud territorial redimiendo los territorios que pudieran haber sido perdidos.
4.- La nación es el origen de todo poder político ya que en ella reside la soberanía. La nación expresa su auténtica naturaleza siendo autónoma, soberana, independiente y sólo los que hablan en nombre de naciones coherentes -y sólo ellos- tienen derecho a gobernar Estados soberanos.

viernes, 12 de febrero de 2021

Así va el mundo

 Primero tenemos cuándo  conseguirán acceso a las vacunas los distintos países. No entremos ahora en si esas vacunas sirven para todas las cepas y para todas las edades, por poner dos variables únicamente -podríamos poner carga genética, sexo, clase social y seguro que alguna más-. Una simplificación comprensible adicional es la de ver los países en los dos extremos: por un lado, países ricos y, por el otro, países pobres.

Los primeros serán los primeros. Pero hay más: cuántas vacunas están comprando los distintos países en proporción a sus respectivos habitantes (el caso de Rusia, la India y la China son particulares)


Algunos llegan antes y compran por encima de sus necesidades (tal vez para "regalarlas" después a los pobres, como limosna desinteresada que sólo pide sumisión). 
Sobre la Unión Europea, se puede recurrir a la presidenta de la misma reconociendo los aciertos, a saber, realizar una compra conjunta de los 27 y no de cada país por su cuenta, y llevarlo a cabo sin atajos en materia de seguridad y eficacia. Pero reconociendo también los errores diciendo: “Hemos sido demasiado optimistas con la capacidad de producción y quizá estábamos demasiado seguros de que lo que habíamos encargado y pagado se nos iba a entregar a tiempo”, añadiendo que “Globalmente hemos subestimado las dificultades que lleva la producción en masa”.
Solo una observación: eso de desconocer la capacidad de producción y confiar en exceso el "pacta sunt servanda" de las grandes empresas farmacéuticas, es curioso. Da pie a más de una sospecha. Me quedo con lo que se dice en The Lancet, que corto y pego, aunque todo el texto vale la pena:
the end of the pandemic is only possible when vaccines that are effective against circulating variants are distributed equitably across the world. As high-income countries race to immunise their populations within months, they leave themselves vulnerable to SARS-CoV-2 evolving in other countries to a new lineage that vaccines might not protect well against.

Ahora, vuélvanse a ver los dos mapas. 

miércoles, 10 de febrero de 2021

Caos y polarización

Se me mezclan tres etiquetas usadas por autores muy diferentes, en tiempos y contextos distintos y desde posiciones políticas no coincidentes precisamente. 

Tenemos, en primer lugar "progresismo trasnochado"  en un discurso del entonces presidente español Aznar. Estamos en 2001. Desde lo que se llamaba derecha, progresismo ya es, de por sí, una etiqueta negativa a la que, en este caso, se le añade lo de trasnochado. Peor sobre mal.

Después recuerdo el "izquierdismo trasnochado" al que se refería la colega argentina Svampa, comentando, en 2018, las elecciones en Colombia. Y lo hace desde posturas de izquierda. Hay, pues, un izquierdismo "al día" y un izquierdismo "trasnochado", tanto, tal vez, como el progresismo al que se refería Aznar muchos años antes.

Finalmente, me acaba de llegar la etiqueta de "supuesto progresismo". El autor del texto en que aparece (y que vale la pena leer) es Cuvi  y tiene que ver  con las recientes elecciones en el Ecuador. Hay, entonces, dos progresismos: el verdadero y el supuesto. El supuesto, en su caso, es el de algunos representantes del partido español Podemos y sus andanzas en las últimas elecciones ecuatorianas.

Las etiquetas, como se ve, son diferentes, pero tienen algo en común: reflejan una situación creciente en muchas partes del mundo en las que la política es caótica y eso se define como dificultad de distinguir a las diferentes y variadas ofertas a las que no es fácil etiquetar con las viejas distinciones derecha-izquierda originadas, como se sabe, por la posición que ocuparon en el parlamento las posturas encontradas en la Revolución Francesa. A la izquierda y a la derecha del reciento. Entonces sí que era fácil. Y hasta podrían serlo sus correlatos progresistas y conservadores.

Sin embargo, ese caos viene complicado (sic!) por la polarización en bloques que, a su vez, se reproduce dentro de cada bloque, con lo que el caos está servido. La discusión, entonces, entra de lleno en el terreno no de los contenidos (Estado-mercado, cambio-estabilidad, a favor de unos - a favor de otros), sino en el de los adjetivos. No es un buen presagio. La demanda de un "cirujano de hierro" puede aparecer en cualquier momento, trayendo orden y claridad. Esos cirujanos podrán actuar a favor del Estado o del mercado, añadiendo cambio o estabilidad y poniéndose a favor de unos o de otros (las combinaciones son muchas, por ejemplo Estado-estabilidad, a favor de los otros o mercado, cambio, a favor de unos y así sucesivamente). Pero en el mundo del etiquetado en que vivimos, seguro que encuentran la etiqueta apropiada, con las fakenews apropiadas y las versiones apropiadas. Y hasta los enemigos (reales o ficticios) apropiados. Judíos, musulmanes, el imperio, el comunismo, la élite mundial, la cosmocracia, los inmigrantes (que, por cierto, la pandemia producirá en mayor número) o lo que haga falta. Trasnochados.

(Más sobre progresismo e izquierdismo (e indigenismo), desde el Ecuador, aquí y aquí

Y una caricatura, en la línea del artículo de Cuvi citado más arriba, y con reminiscencias de Guamán Poma de Ayala

Malos tiempos para la democracia

 El modo de medirla siempre será discutible, pero este es uno de ellos y este su resultado


Como para echar cohetes. Y este es el mapa que produce The Economist:

En este contexto (discutible, repito) resulta relevante plantearse la situación de los Estados Unidos, como veía ayer, o la discusión en las Españas sobre si la cosa va bien o va mal, discusión que afecta incluso a la coalición de gobierno que algo debe de tener que ver con la mayor o menos calidad democrática.
El descontento político en Holanda se compara con el estadounidense aquí.

martes, 9 de febrero de 2021

Otro caso

 Tenemos tres versiones, no sólo dos. Los ociosos por culpa de la pandemia pueden comparar este artículo sobre el complot que dio la victoria a Biden con el artículo en el que dice basarse y que trata del intento de salvar las pasadas elecciones estadounidense, intento que incluyó no solo a miembros de los dos grandes partidos, sino también a fuerzas económicas y sindicales. Este segundo artículo está en inglés (no hay nada perfecto). Pero si quiere complicarlo, aquí tiene otro artículo (de prensa estadounidense, pero traducido al castellano) en el que se plantea, desde la visión de un historiador, lo que sucedía en los Estados Unidos y de qué podrían estar defendiendo los que el primer artículo llamaría conjurados.

No puede ser todo cuestión de fe o de gustos políticos. El criterio básico para elegir podría ser: un artículo es mejor que un tuit y un artículo complejo es mejor que un artículo simple.

lunes, 8 de febrero de 2021

Alguien miente

Un caso típico: un periódico expone con detalle los errores, falsedades y mentiras de otro medio. Cuenta lo que este ha dicho y lo contrasta con lo que el primer periódico sabe que es la verdad. El problema es, ¿a quién creer?

Atendiendo a quién lo dice, el medio acusado de mentir es uno es de reconocido prestigio. Equlibrado, serio, busca informar. El acusador es un periódico que uno no sabe de qué va, pero sí sabe que, a diferencia del primero, vive en un país con probables injerencias del poder público en el tema de la información.  No es que el primero viva en una absoluta libertad (esa no existe en ningún lado, ni en el influencer que escuché hace un par de días en la televisión haciendo un diagnóstico descarnado del sistema democrático sin presentar otra alternativa que... pues no sé cuál era).

Atendiendo a quien lo recibe, uno puede tener simpatías hacia uno de los medios acompañadas de antipatías hacia el otro. O, como se verá de inmediato, hacia el sistema político en que se desarrolla uno (y su financiación) y antipatía hacia el otro. También puede tener simpatías hacia el que levanta sospechas hacia las mentiras del otro sin por ello garantizar que uno no las emite.

Al final, cuestión de gustos. Cada cual elegirá la verdad que encaje con la propia verdad.

 La cita es del Global Times (Hong Kong, pero pro-Beijing)  contra la BBC, Londres. Pero siempre queda la sospecha (si se ve el ejemplar) de que la insistencia en las mentiras ajenas incluye "mentiras" o "silencios" propios por ejemplo sobre el movimiento independentista hongkonés. Cuestión de gustos, ya que no hay otro modo de enterarse de la "verdad" que atendiendo a uno de ellos. Si se atiende a los dos al mismo tiempo, la operación se complica. Y no está el mundo para complicárselo más todavía.

(Añadido más tarde: Este es el caso de los uigures de Xinjian confrontando agencias de noticias y ministerio de relaciones exteriores chino, según enlace del People's Dialy. Aquí las simpatías pueden ir hacia el político o hacia los medios -o hacia ambos-)

(Y ya de noche: veo que el papa Francisco ha cambiado ligeramente lo que fue eslogan de la JOC -Juventud Obrera Católica- y el "ver, juzgar y actuar" lo ha trasformado en "ver claro, elegir bien y actuar en consecuencia", buen remedio para los que evitan verlo claro cómodamente, aunque sea falso. Los que olvidan el dicho: “For every complex problem there is an answer that is clear, simple and wrong”. Sobre esta lucha entre hechos y noticias falsas, un excelente artículo, del que he tomado esa cita, aquí donde, además, se recuerda que la democracia necesita acuerdos de mínimos y elegir entre diferentes)

(Añadido el 9: Maldita.es se dedica a encontrar bulos en los medios y redes en castellano, básicamente españoles. Aquí lo que se dice sobre algunas falsedades en la campaña electoral catalana)

(Añadido el 12: China prohibe a la BBC por sus informaciones sobre temas controvertidos como Hong Kong, Taiwan, Xinjian)

domingo, 7 de febrero de 2021

Sin exagerar

 Esta es la exageración de hoy que, como toda exageración, tiene algo de verdad:

No es exageración decir que, si las cosas van bien, las grandes empresas son partidarias del "menos Estado, más mercado", es decir, déjame ir a la mía y la mía se llama beneficio, que es la regla básica del sistema mundial. Pero si las cosas se tuercen (crisis bancarias, pandemias) entonces aparece la necesidad del Estado de Bienestar, pero para esas empresas que, si no, verían reducidos sus beneficios o incluso tendrían que desaparecer. Las poblaciones son, en este contexto, sólo compradores potenciales o actuales. Vayan entonces dos artículos recientes.
En el primero se afirma que nueve de cada diez personas que viven en países pobres no llegarán a tener vacuna contra el coronarivus. Las grandes empresas farmacéuticas, en oligopolio, cumplen con sus objetivos del beneficio, atendiendo a las cuatro benévolas "pes" del marketing: producto, precio, promoción y plaza. Y en el producto: capital, materia prima, tecnología y gestión ("capital", nótese). El argumento que se reproduce es que si el capital fue, por lo menos en parte, público (ayudas a la investigación, ayudas a la contratación, ayuda a la compra de materia prima), los beneficios no pueden ser únicamente privados. Así que ¡vacunas para todos! en un mundo caracterizado por la desigualdad entre países. Los ricos pueden comprar, aunque la gestión pública gubernamental no sea muy espectacular, como ha pasado con la Unión Europea.
En el segundo me quedo con el titular y la entradilla:
Fall in Covid cases slower in UK's poor regions
Fears that impact of economic inequality could delay easing of lockdown

O sea que en un país rico como el Reino Unido, las regiones pobres muestran una recuperación más lenta. La desigualdad económica podía tener un impacto negativo en el intento de reducir el confinamiento. La lógica de esta desigualdad hace temer que el bienintencionado intento de suprimir las patentes no traiga consigo el beneficio general esperado, al margen de que la lógica del juego mundial no lo permitiría. Dispuesto a equivocarme una vez más. Pero, mientras tanto, "pobre del pobre que al cielo no va, lo chingan aquí, lo chingan allá", como decimos en México.

(Añadido el 8: Hoy leo que Pfizer calcula para este año unos ingresos de 12.000 millones y un margen de beneficio del 20 por ciento. Si muchos políticos están poniendo sus intereses políticos por encima de la salud pública, no sé por qué estas empresas van a poner la salud pública por encima de sus intereses ecoómicos. Son una empresa)

Texit

 Me equivoqué. Supuse, erróneamente, allá por 1996, que los Estados Unidos estaban exentos del separatismo. El librito está aquí. Pues eso, me equivoqué. Es Texas donde ahora se está planteando explícitamente la independencia incluyendo a políticos ocupando puestos de relevancia. Dicen que es algo a lo que habría que preguntar a la gente, a los tejanos, claro. No tengo claro el argumento que usan, más allá del derecho de autodeterminación y la necesidad de plantear un referendum de independencia (tal vez la semana próxima se lleve a votación la ley local que lo permitiría).

Detalles curiosos. Primero, su turbulenta historia, desde México en la post-colonia al Estado actual. Después, el tema lingüístico, sin lengua oficial, pero con gran mayoría anglófona, aunque con una minoría (en torno al 30 por ciento y creciendo) de hispanohablantes. Y, sí, la cultura, con tres pueblos indígenas reconocibles en la actualidad. Pero, sobre todo, que la iniciativa ahora esté en manos del Partido Republicano y el coqueteo de algunos de sus miembros con las ideas de QAnon y también que una parte importante de sus donantes (en USA los donantes son públicos y, desde lo del Capitolio, con problemas) ya haya dicho que dejará de apoyar económicamente al GOP si siguen por ese derrotero. Eso sí, el grupo más importante de donantes refleja una características de ese Estado: es petrolero. No conozco datos sobre el apoyo popular que pueda tener esa iniciativa política.

Las comparaciones con Escocia y Cataluña se imponen. 

(Añadido el 20: las catástrofes hacen repensar proyectos. Pero también pueden acelerarlos)

sábado, 6 de febrero de 2021

A propósito del Ecuador

 En medio de la pandemia, se han convocado elecciones en un contexto de polarización política, crisis económica y escándalos de corrupción. Mañana se vota en el Ecuador para elegir parlamentarios y presidente en este caso con numerosos candidatos aunque solo tres reciben atención periodística desde fuera y lejos, Un buen resumen aquí que dan por hecho que ninguno de los candidatos presidenciales logrará mayoría suficiente como para evitar la segunda vuelta, que sería en abril. 

aquí otro resumen en castellano con algunas coincidencias con el anterior, como el que la polarización sea de correísmo frente a anti-correísmo. Arauz favorito, pero sin garantizarse la elección en primera vuelta. El de la BBC, también en castellano, es más completo.

Autorizados puntos de vista de Alberto Acosta, que fue presidente de la Asamblea Constituyente, y uno de mis maestros, aquí

El asunto de la pandemia ya había sido objeto de una encuesta de Gallup en la que los ecuatorianos mostraban su preocupación por el asunto y los efectos que sobre sus vidas tenía el covid. A nadie se le ocurrió retrasar las elecciones, como se intentó en Cataluña.

"Por si acaso" (supongo) una cuarentena de economistas anglófonos (ninguno ecuatoriano, ninguno español, un portugués) han publicado una carta abierta defendiendo la dolarización del país, es decir, defendiendo que el dólar estadounidense siga siendo la moneda ecuatoriana. No tendrá grandes consecuencias, pero me extraña que se produzca tal iniciativa. Desdolarizar el Ecuador sería, sí, una tarea muy compleja, pero (supongo) el asunto tendría que ser objeto de un análisis en el que se evaluaran las opciones, que es lo que uno esperaría de estos economistas. A veces, en política, hay que elegir entre guatemala y guatepeor sin saber bien cuál es cuál.

Véase qué dice El Comercio (el Hoy, que es el que yo leía con asiduidad -varios amigos escribían allí-, cerró). Candidatos, opinión sobre posibles cambios futuros y recuerdo de que el que no vota es objeto de multa (el voto es obligatorio).

viernes, 5 de febrero de 2021

El espíritu del 12 de febrero

 A los españoles de edad avanzada ese título les sonará al principio de la Transición desde el franquismo a lo que hay ahora. Fue un discurso de Arias Navarro que abrió la puerta a lo que vino después. Pero ahora se trata del Año Nuevo chino y del comienzo de las fiestas familiares que lo acompañan. Los que han estado en las semanas anteriores a tal evento me cuentan de la increíble movilización masiva. Vacaciones.

Este año tiene una peculiaridad que cuenta el Financial Times: muchos empresarios está ofreciendo primas sustanciosas para que sus empleados sigan en sus puestos y no se vayan a celebrar la fiesta más importante en la tradición china. La razón que esgrimen es clara: las empresas industriales están en pleno boom de la producción para exportar al mundo mundial. Es decir, que tienen unas condiciones económicas que no hay que desperdiciar así como así. 

Si en el país del amable lector de estos posts hay políticas gubernamentales para subsidiar el desempleo creciente, le costará encontrar en su entorno algo parecido. El virus "chino", sí. Y no me diga que lo inventaron para tener crecimientos del PIB mientras los "occidentales" están cayendo. Eso indicaría una sabiduría casi divina. Y se les podrá admirar, pero no hasta el punto de divinizarlos. Además, son comunistas. A su manera, pero bajo el Partido Comunista. Hala, a pensar.

Ya puestos, añada este otro artículo también de hoy en el mismo periódico sobre la locura de las Bolsas de valores y determinados modos de invertir, desde el boom de los tulipanes al Reddit de nuestros días. Simplificación, simplificación, cuántos pecados se cometen en tu nombre.

(Sobre el desempleo en USA que, según cuenta el The Economist, no logrará recuperar su nivel de empleo hasta 2037, hay que ver qué factores intervienen, no solo el coronavirus)

(Añadido ek 7: The Economist da otra versión sobre estos sobresueldos que pueden funcionar como restricciones al viaje: el coronavirus)

jueves, 4 de febrero de 2021

Clavo ardiendo

 El problema, a un año de la pandemia, se plantea cuando no hay tal clavo al que agarrarse.

The Economist publica un reportaje sobre la gestión de la vacuna en la Unión Europea, mezcla de imprevisión y mala administración. Los efectos de este desbarajuste sobre la economía pueden ser tremendos, dice. No como Israel, añado. O como los Estados Unidos (35 millones por el momento). Agrupémonos todos en la lucha final, pero cada uno a la suya.

El Mundo cuenta que, sí, Israel tiene un récord de vacunación en el mundo... y un incremento de contagiados. ¿Razones? Relajación de precauciones (el caso de los haredim es espectacular en sus manifestaciones) e incapacidad de su vacuna para enfrentarse con las nuevas cepas del virus. El virus muta, la vacuna permanece.

El People's Diary anuncia que la China proporcionará diez millones de sus vacunas a COVAX para que lleguen a países en desarrollo. Porque esa es otra.

miércoles, 3 de febrero de 2021

Minorías

 Vaya por delante que el sentir de la mayoría no es necesariamente un argumento de veracidad. La mayoría puede estar equivocada. Que se lo digan al pobre Galileo, sufriendo a la opinión pública y a la publicada (la Inquisición) de su tiempo porque se atrevía a ir en contra de la mayoría y el Texto Sagrado y afirmar que era la Tierra la que se movía en torno al Sol y no al revés. Uno de mis lugares favoritos de mi etapa romana era Campo dei Fiori en el que podía saludar a la estatua de Giordano Bruno, que también tuvo sus problemas con la Inquisición.

Pero eso no significa que la minoría siempre tenga razón, aunque eso es lo que piensan los que "saben" que el hombre no llegó a la Luna (fue todo un montaje televisivo en un plató) o los que están convencidos de que la Tierra es plana (y lo creen como para montar una expedición marina hasta el "fin del mundo"). Los minoritarios ahora son los negacionistas, los que "saben" que todo esto de la pandemia es un montaje, un truco genocida para conseguir más poder, un engaño fenomenal. No suelen plantear el problema a escala mundial y sus argumentos suelen ser locales: hospitales, opiniones de expertos locales, declaraciones de personal sanitario y así. No están solos y sus fronteras con otros movimientos conspinaoicos no son claras, aunque los factores que llevan a formar tales grupos sí puedan ser comunes.

A su favor está el uso que se hace del asunto para conseguir objetivos menos visibles. Por supuesto, el beneficio de los vendedores de vacunas. Pero también cuestiones geopoliticas, como está sucediendo con la vacuna rusa en la Unión Europea o la presencia de chinos y rusos donde los "occidentales" no llegan. Nacionalismo, como ya se ha dicho. Pero de ahí a negar su existencia hay un trecho que el grupo en el que se anclan esas creencias se encarga de reforzar. Encima el caso brasileño es particularmente ambiguo.

Con las religiones sucede algo parecido. Como sus proposiciones y verdades son indemostrables (se autodemuestran, lo cual no es demostración), la "Verdad" se consigue anclando esas creencias en grupos diferentes en cada caso: familia, parroquia, sangha, célula del partido, chat, grupo en twitter o cualquier otra red social, manifestaciones multitudinarias y demás instrumentos para conseguir la "Verdad". 

Igual tienen razón, pero me extrañaría muchísimo.

martes, 2 de febrero de 2021

De muchos tipos

 La lista es larga y llama a preocuparse. Posibles ciberataques, quizás ya en sus inicios en una carrera de cibearmamentos. Pero también hackers, robos de identidad, espionaje industrial y espionaje político, chantaje informático, intromisión, supresión de empleos, compra/venta de información personal y casi dan ganas de incluir a los influencers como daños posibles, probables o actuales. Así van, con perdón de Umberto Eco, los apocalípticos. Los integrados, en cambio, son de otro mundo. Estoy por decir "okey google, hazme tú la lista" y ver qué pasa.

La cita termina con este párrafo

The arrogant recklessness of the people who have been buying and selling the vulnerability of the rest of us is not just part of an intelligence-agency game; it has been the ethos of Wall Street and Silicon Valley for decades.

No hay novedad, señora baronesa. ¿De los fines no, de los medios sí?

(Nota biográfico-anecdótica: con personalidad falsa y aviesas intenciones han entrado en el otro ordenador de mi casa, el de mi mujer, compañera, esposa. Lo he sabido después de escribir este post. Casualidades de la vida. En mis series policiacas favoritas se suele decir que "no existen las casualidades". Pero eso es pasarse si se aplica aquí. Probabilidad baja no significa imposible, pero tampoco certeza) (Añadido al día siguiente: perdón, eso es phishing, me dicen los que saben)

(Añadido: El País titulaba hoy así:

Hacienda usará el 'big data' para seguir a los españoles que simulan vivir en el extranjero

Pues eso. Para bien y para mal) 

lunes, 1 de febrero de 2021

La venganza no es un plato que se sirva frío

 Lo contrario me lo decía el director regional de una conocida empresa multinacional. Sabía lo que era venganza y sabía esperar al momento propicio.

Sin embargo, lo que se está viendo ahora en Colombia es una venganza en caliente. Tú (me) mataste, yo te mato. Ahora con los de las FARC que han dejado las armas, pero que hay quien no les perdona las muertes que causaron y piden venganza cristiana: ojo por ojo, diente por diente.

Me he tenido que acordar de algunas de mis visitas al país a poco del abandono de las armas por parte del M-19. Amigo de alguno de sus líderes, me movía por Bogotá y por Cartagena con la evidente compañía de guardaespaldas. No me las guardaban a mí, sino a mis amigos. Nunca supe si ellos habían apretado el gatillo mortal alguna vez, pero sí se sabía de muertes producidas por miembros de la organización, muertes que ahora clamaban venganza. La del ojo por ojo. Y cumplida: unos amigos españoles estuvieron trabajando en el norte del país con ex-guerrilleros en proceso de reinserción. Sabían lo que habían hecho y querían, estos, a otro modo de vida (que no es fácil pasar de guerrillero a civil). Murieron asesinados. No los españoles, claro. Los colombianos. Y ahí ya se notaba que la venganza era un plato que se servía frío.

En las primeras etapas de aquella reinserción, me invitaron a participar en un encuentro de militares, periodistas, ex-guerrilleros y civiles. Nosotros éramos los observadores extranjeros. Cuando me tocó hablar hablé de ETA, entonces todavía en armas. Y también constaté las ventajas que cada grupo había obtenido de la etapa violenta, de las negociaciones, del cese de actividades violentas y de las políticas de reinserción. Algunos militares echaban de menos el conseguir medallas al mérito militar y algunos ex-guerrilleros echaban de menos la vida gloriosa del que lucha con las armas por sus ideales. La sociedad civil no tenía mucho (en realidad, nada) que añorar. La violencia sufrida y sus muertos no estaban entre lo deseable.

No sé qué diría ahora, con la nueva situación de ETA y, ahora como entonces, con los sectores del viejo M-19 o de las FARC que añora(ba)n la vida gloriosa de la guerrilla. Aquel encuentro quería servir para crear puentes, para que cada parte pudiera vislumbrar de qué iban los demás sin caer en descalificaciones totales que ayudan a que la violencia no se reduzca, no digo que desaparezca. La venganza no es el camino. Eso creo. Pero no es lo que, comprensiblemente aunque no lo comparta, desean los que quieren que los "otros" paguen por lo que han hecho o los que siguen queriendo aprovechar del río revuelto..

Oh, gloria inmarcesible. Oh, júbilo inmortal. Así comienza el himno colombiano, con una estrofa que no sé si se canta y que dice: "que morir por la patria no es morir, es vivir". La idea del martirio. Tan religiosa como la ley del Talión. Cada cual elige lo que cree más ¿qué?

De todas formas, échele un vistazo a El Tiempo (Colombia) a ver si encuentra algo sobre este asunto. La pandemia y la política interna se lo come todo. Y en caliente.

(Añadido el 6: Un artículo en El País contra hipócritas, cínicos e inefables dialogantes en el caso ETA)