miércoles, 20 de octubre de 2021

Desigualdades chinas

 Cuando, en la Guerra Fría, se enfrentaba el capitalismo con el comunismo, es decir, USA vs. URSS, se suponía que el primero producía crecimiento y el segundo igualdad. No estaba muy claro qué sucedía si aumentaba el crecimiento:¿más igualdad por "goteo", trikle down? ¿O más desigualdad por concentración "arriba" y empobrecimiento "abajo"? Se discutía sobre eso y también por lo contrario: ¿qué sucedía si se incrementaba la igualdad -medidas fiscales, por ejemplo-? ¿Más o menos crecimiento?

El comunismo con "características chinas", sobre todo después de Deng Xiaoping, o "un país, dos sistemas" a propósito de la (re)incomporación de Hong Kong, planteaban nuevas cuestiones. Ahora comienza a saberse la respuesta: produce más desigualdad. En este artículo se muestran los coeficientes de Gini (medida habitual de la desigualdad) para USA y la China y se presentan los procesos sociales que han llevado a la acumulación de capital por un lado y al nuevo empobrecimiento por el otro. "Hijos de gatos, gatitos", altos salarios de los ricos y cosas por el estilo por un lado y, por otro, la expulsión de fuerza de trabajo de sectores más o menos tradicionales.

martes, 19 de octubre de 2021

En pasado

 Adjunto, para mi gozo, lo que publiqué hace 20 años y me generó algunos problemas con amigos que, a pesasr de ello, hemos seguido siéndolo.  Va precedido de lo que publiqué después aunque aquí aparezcan antes. Se trata de artículos que salieron en el diario Información entre el 2005 y 2006. Sobre el caso vasco, sí. La cosa acaba en 2006, con una entrevista. Había publicado cosas en Bake Izak y, después, en la revista del PNV, pero no tengo copia. Hay quien ha dicho que participé directamente en el proceso, pero no es cierto. Hice lo que he hecho siempre: leer y escribir. Y hablar en público, como lo había hecho para Gesto por la Paz.

Un paso más, ahora. Con sus ambigüedades, por supuesto.

lunes, 18 de octubre de 2021

Minorías

 Las afirmaciones muy generales, aunque muy interesadas, tienen problemas con la realidad. "Som una nació" o "Estado Judío" suponen una agrupación homogénea de personas con una característica común. Supuestamente, una voluntad común. Lo de "nación española" (aunque lo diga la Constitución) y el resto de Estados nacionales tienen el mismo problema: qué hacer con los que no se reconocen miembros de tal nación: es que no coinciden con la definición dominante aunque acepten usar su pasaporte como un requisito burocrático más, sin por ello integrar ese cuerpo místico.

El caso de Israel, como "judío" tiene un pequeño problema: los no-judíos que tienen su ciudadanía aunque no su nacionalidad y pueden incluso ocupar escaños en la Knesset, su parlamento, o formar parte en el gobierno de coalición actual. Me refiero a los árabes israelíes (que no israelitas).  Vaya la noticia que encuentro hoy:

According to the Abraham Initiatives organization, of the 100 members of the Arab community killed in the past year, 85 were citizens and 15 were residents of East Jerusalem. Of those killed, 13 were women, 83 of the cases involved a firearm, and 48 of the victims were younger than 30.

Lo publica Haaretz. Estos árabes muertos son, en su mayoría, ciudadanos del Estado de Israel. O viven en Jerusalén Este (un curioso estatus, por cierto). Esos ciudadanos son una minoría respecto al conjunto de ciudadanos no-judíos (árabes, pero no sólo) que, a su vez, son una minoría respecto a los nacionales judíos. 

Los mayoritarios tienen derecho, creo yo, a cantar lo que son y serán, pero no creo que sea correcto tomar la parte (por muy mayoritaria que sea) por el todo. Aunque es aceptable que la regla de la mayoría sea una buena regla para tomar decisiones... siempre que no vayan directamente contra la minoría. Desgraciadamente, con sus excepciones, por ejemplo los derechos humanos de las minorías.

domingo, 17 de octubre de 2021

Dicotomías políticas

 Derecha-izquierda no es la clasificación que se corresponde con la realidad. Es otra: Sionismo y no-sionismo. En Israel, claro, y según articulista en Haaretz.

¿"Todos anti-fascistas"? Esa sería otra dicotomía interesante, la de las manifestaciones de ayer en Italia con definiciones personales como la de esa muchacha que lleva un cartel con "Io antifascista" como autodefinición clara. No todos lo ven así: el canto del "Bella Ciao" (que yo aprendí en el Ecuador en casa de Guayasamín) y abundancia de banderas rojas, parecen excluir a la derecha de esta actuación.

Ahora se podría leer lo que escribió el pesimista Norberto Bobbio sobre derecha-izquierda. Galtung ha sido meos dictotómico (derecha, izquierda, socialdemocracia, verdes y, cuando lo escribió, "japonismo" que ahora sería "modelo chino").

Pero las dicotomías ganan. Son más fáciles de "entender" en la lucha política y resulta más cómodo para situarse frente a otros hasta llegar al extremo que son los otros los que permiten la autodefinición: me defino como miembro de los que está frente a ellos.

Esto se produce también en las Españas (y las Cataluñas) pluripartidistas, integradas por organizaciones definidas por otros varios criterios (que incluyen liderazgos o detalles irrelevantes). Hay intentos a la israeliana: secesionistas y unionitas. O a la italiana: todos anti-progres o todos contra no-se-sabe-bien-cómo-nombrarlos, porque no sirve lo de fascista. Y a la televisión y a los respectivos medios.

sábado, 16 de octubre de 2021

Clavo ardiendo

 En el terreno de la crisis climática, los pesimistas lo tenemos fácil. Por eso resultan importantes los que son capaces de ver rayos de esperanza como este de McKibben. Los decrecientes costes de la energía renovable y el incremento de asociaciones y grupos que luchan por el cambio. Se verá. Algunos de estos grupos organizan manifestaciones históricas. Pero también parece que muchos costes se han disparado. Y que una y otra no conducen a políticas apropiadas. Hace falta realismo, dice este, no revolución. 

Esto parece la defensa del pesimista que se contrapone a este resumen de La Vanguardia

Tras el accidente de Fukushima numerosos países pusieron fecha de caducidad a la energía nuclear. Sin embargo, la actual crisis energética, con los precios del gas disparados, está llevando a algunos de ellos a replantearse tal decisión. La transición energética en busca de energías limpias con el fin de combatir el cambio climático, en todo caso, es imparable. El petróleo va a ir de baja, mientras el hidrógeno gana valor.

Chi vivrà, vedrà, típico truco que tenemos los viejos: no nos afectará.

viernes, 15 de octubre de 2021

Sobre el clima

Este es el informe de Transparencia Climática para 2021. Reflejo las tres ideas que ellos destacan.

Primero, que vivimos en una emergencia climática. Aunque el objeto del informe son los países del G20, los efectos del aumento de temperatura que no consigue la reducción que impida llegar a ese mítico 1,5ºC explica los incendios, sequías, inundaciones y temperaturas extremas. Lo que se está haciendo es insuficiente.

Segundo, que estas temperaturas más altas aumentan el riesgo climático. Los efectos son: mayores costes humanos y económicos que, dicen, son incrementados por las desigualdades, las infraestructuras insuficientes y el efecto de otras crisis que incluyen el COVID-19.

 Y tercero, los países en desarrollo (así los llaman) se enfrentan a mayores desafíos para adaptarse a la emergencia.

Añado: los países del G20 son responsables del 70 por ciento de las causas del problema mientras que los países pobres (incluidos algunos del G20) van a sufrir con mucha más intensidad los efectos de estas reacciones que el informe considera insuficientes. Y no es el único.

jueves, 14 de octubre de 2021

Pues me fío

En un artículo (en castellano) sus autores (de quienes me fío) plantean dónde está el mayor riesgo para la economía mundial, al margen de algunas alegrías -muy provisionales, creo yo- sobre la economía post COVID-19. El posible efecto del asunto Evergrande y sus asociados suena al viejo dicho de Mark Twain: las noticias de mi muerte han sido excesivamente exageradas. Los autores no creen que el problema resida ahí, visto el papel del Estado chino y las conexiones reales de esa empresa inmobiliaria con la economía mundial. No va a ser, dicen, otro Lehman Brothers.

El problema serio, dicen y documentan, es la situación de la economía estadounidense, déficit público incluido. El artículo acaba así:

Mientras la prensa internacional se desgañita sobre las empresas de bienes raíces chinas, cuya deuda es con la banca pública china, el problema de los niveles de deuda pública, inflación y tasa de interés negativa de EE.UU. pasan desapercibidos. La reunión de setiembre del FOMC fue muy importante para determinar que en un plazo breve las tasas de interés de corto plazo comenzarán a subir y anunciar que las de largo plazo ya lo hacen. Hay mucho camino que recorrer para pasar de tasas negativas de a tasas positivas, de al menos 1%, y regresar a la normalidad. El punto central es que cuando eso pase, el peso en el presupuesto federal será de más de 6.75% del PIB y se reflejará en el crecimiento económico. Mientras tanto las bolsas continúan sus festejos sobre una economía real evanescente y análisis incompletos sobre los bienes raíces de China.

 (Nota: el FOMC es el Comité Federal de Mercado Abierto de EE.UU. de la Reserva Federal (FED)) 

miércoles, 13 de octubre de 2021

Para fiarse

 Este es el título original
As CIA Warns China “Most Important” Threat to U.S., Is Biden Pursuing a “New Cold War”?

 Esta es la traducción de la revista

 La CIA advierte que China es la amenaza “más importante” para Estados Unidos, ¿Biden está buscando una “nueva Guerra Fría”?
¿Advierte que? o ¿advierte de que? "Warns" es lo segundo, así que habrá que recurrir a otra fuente.

Y esta es la traducción del inglés que proporciona Google y que no resuelve nuestras dudas
 Mientras la CIA advierte a China la amenaza "más importante" para Estados Unidos, ¿está Biden persiguiendo una "nueva guerra fría"? 
 Es una frivolidad, tal vez. Pero, en todo caso, es una suave advertencia sobre el uso de las fuentes.

Enfermedades selectivas

Por una vez, no voy a referirme a la desigualdad ante la enfermedad (contagio, cura, vacuna). Esta vez se trata del "síndrome de la Habana", una serie de síntomas que aquejaron por primera vez a funcionarios estadounidenses en dicha ciudad en 1916. Desde entonces ha habido casos con funcionarios del mismo tipo, incluyendo a agentes de la CIA, en la China, Alemania, Australia y en Washington. Ahora, la noticia (o si se prefiere, aquí), es para la embajada USA en Bogotá, a pocos días de la visita de Anthony Blinken, Secretario de Estado, dentro de una semana.
No ha trascendido la causa o el/los causante/s, pero todo el asunto es raro. ¿Nuevos métodos de guerra? ¿El enemigo en casa? Ni idea. Pero saber que no sabemos ya es saber algo. No vendría mal saber por qué no sabemos.

martes, 12 de octubre de 2021

Sale hoy

 Una versión. El expolio:


(Para forasteros: se supone que el de la derecha es el líder del partido español Vox, conservador o de derechas o "ultra" -táchese lo que no proceda-)

Otra versión: la Hispanidad

Más versiones: lo que hicieron los criollos. AMLO ha pedido disculpas a los mayas por lo que hicieron contra ellos los criollos.

Moraleja: algunos no son todos (Bartolomé de las Casas y Ginés de Sepúlveda) y cada palo que aguante su vela. Además, comparar no es ofender: Inglaterra, Bélgica, Francia...

(No se olvide que los conquistadores tuvieron apoyo de sectores indígenas contrarios al poder local de aquel momento y que lo mismo sucedió con el apoyo a los realistas por parte de sectores indígenas. Y que algunas exaltaciones del indigenismo son simplistas como simplistas son algunas acusaciones al indigenismo como "comunismo" -en el mal sentido de la palabra-. Lo digo como quien aprendió quechua en su juventud y estudió aymara sin llegar a hablarlo.

lunes, 11 de octubre de 2021

Artimaña incestuosa

 Tal vez sea excesivo, pero así califican los manejos de hombres de negocios rusos, magnates senegaleses de la edificación y una empresa offshore para conseguir permisos para explotar minas en Níger. Es un caso más de los Papeles de Pandora, marginal si se quiere, pero bien significativo de cómo funciona el mercado de infinitos ofertantes e infinitos demandantes todos ellos con información completa y libertad total de elección. 

Es lo que Fernand Braudel llamaba economía capitalista (mejor llamarla economía de los capitalistas), bien diferente de la economía de mercado y, por supuesto, de lo que llamaba economía material (autoconsumo, trueque, economía doméstica). Es la economía dominante en el sentido de ser la que domina a las otras dos. Es la cúspide de la pirámide que implica relaciones "incestuosas" entre miembros de países centrales, semiperiféricos y periféricos. No conoce fronteras. Eso se deja para "los de abajo", sean de donde sean, rusos, senegaleses, nigerianos o del país en el que está la central de la empresa offshore. Estos necesitan pasaporte, es posible que sean nacionalistas y puede que hasta sean pobres. En Rusia también, claro. "Los de arriba", no; y si se declaran nacionalistas es para despistar o para manipular, supongo.

(Nota: El Nobel de economía de este año va a unos autores por haber observado "the cause and effect of real-world economic actions"y subrayo lo de real-world. No estaría de más darle un vistazo al Abrir las Ciencias Sociales que coordinó Immanuel Wallerstein.

domingo, 10 de octubre de 2021

Una experiencia

 Pruebe a hacer lo que yo he hecho. Primero, he leído los titulares y entradillas de un periódico satírico. Después he hecho lo propio con un periódico serio. Ambos los recibo por estar suscrito a la edición dominical en el primer caso y a la diaria (adelanto para socios) en el segundo. Hoy, claro está, coincidían y me han entrado uno tras otro. Ahora la prueba: al haberlos leído uno tras otro, por un momento he pensado que el segundo era una continuación del primero. Después, faltaría más, me he dado cuenta de mi error. Pero he tenido que preguntarme cómo era posible que pensara que los titulares de un periódico serio eran parecidos a los titulares de un periódico satírico. No podía ser la "realidad". Tal vez fueran mis ojos.

Día nacional

 Fue el 1º de octubre, pero he encontrado referencias en la prensa que he visto hoy, que ya no es el 9 de Octubre (Día de la Comunidad Valenciana o del País Valenciá, según muestra la unidad incluso verbal) ni todavía es el 12 de Octubre, Día de la Hispanidad oficialmente, día nacional de España. No. Se trata del día nacional de la China y los reportajes son sustanciosos.

Tenemos, en primer lugar, referencias al "turismo rojo", las visitas a lugares emblemáticos en los que se promociona el sentimiento nacional, patriótico. Lo de rojo es utilizado hasta por el gran jefe de Huawei. Este sentimiento es, además, fomentado por el ansia del pueblo chino (la frase no es mía) de recuperar la unidad de la patria, es decir, incluir a Taiwán, la isla hermosa. Un toque militar al patriotismo juega en las dos direcciones: patria lleva a unidad, unidad lleva a cualquier medio, incluido el militar, para lograrla. Hay que luchar,  lo podemos lograr y lo lograremos.

Una visión del pasado siempre ayuda. Por ejemplo, recordando nuestra gesta gloriosa frente a la agresión que cometieron los Estados Unidos contra Corea. Visitar un museo que la exalta, vendrá bien (véase la galería de exhibidores en una exposición sobre el asunto y que es visitada casi con devoción por los patriotas)

Les paroles seules comptent. Le reste est bavardage, charlatanería. Es de Ionesco, pero no hace al caso. Nación, nacional, nacionalismo, patria, patriótico, patriotismo se usan según convenga, pero no se definen, así que podemos decir lo que queramos sobre las realidades o supuestas realidades a las que las aplicamos. Pasa lo mismo con "globalización" o con "desarrollo". Y siempre habrá quien se arrogue el derecho a monopolizar el "verdadero" sentido de la palabra. Arrimando el ascua a su sardina, por supuesto.

Lo digo porque también he leído (y sé que leeré) soflamas en uno y otro sentido a propósito del 12 de Octubre y no las he leído sobre el 9 de Octubre. No hay turismo rojo sino turismo a secas o turismo "de puente" y no hay una versión unánime sobre el pasado más o menos glorioso, si es que se tiene alguna. Eso sí, unidos bajo nuestros líderes, que eso sí que cuenta.

(Añadido el 11: no es la versión china. Es la "oficial" estadounidense



sábado, 9 de octubre de 2021

Catástrofes clasistas II

 Hay material suficiente para afirmar que los huracanes, en los Estados Unidos, hacen a los ricos más ricos y a los pobres más pobres. No sé si el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, es también clasista en su evolución. Pero sí sé que esa ha sido la regla general en huracanes, terremotos e inundaciones. Los terremotos golpean a los más débiles y con peores casas. Las inundaciones afectan a los que han tenido que construir sus casas en zonas inundables conocidas como tales. Suelo contarlo y me repito: en el Titanic el porcentaje de salvados (en porcentaje sobre el total de su clase, no en cifras absolutas) fue mucho mayor entre los de primera clase que entre los de clase "turística". El terremoto de Haití fue otro caso.  Pero seguro que hay excepciones. 

Sí, se trata de una segunda parte, con sus repeticiones y todo.  Y habría que añadir otros campos en los que aparece el clasismo. La panemia, sin ir más lejos. Me repito, sí.

viernes, 8 de octubre de 2021

Manipular los datos

 Me entran, casi al mismo tiempo, dos noticias parecidas. De una, ya tenía antecedentes. Se trata de una acusación a la actual directora general del Fondo Monetario Internacional. Se la acusa de haber manipulado los datos, cuando trabajaba en el Banco Mundial, para mejorar la posición de la China en las listas del Banco. La noticia es su rechazo de tal acusación por parte de la acusada y ante el consejo de administración del FMI. No le ha ido mal a la China, así que puede que en la realidad sí que mejorara la posición del país en los "rankings" del Banco. No es un asunto sencillo.

En todo caso, una cosa es el dato y otra la realidad. Por ponerse kantiano, el dato es el "phenomenon", lo visible, lo contrastable. Pero la realidad es muy suya: es el "noumenon" al que difícilmente accedemos. Encima, claro, el "phenomenon" viene deformado por preferencias políticas, culturales, partidistas, prejudiciales etc. No hay, en efecto, una visión inocente y directa de una realidad como la de las posiciones que ocupan los distintos países en el sistema mundial. Posición en la que intervienen apariencias, "fakes", manipulaciones etc. Si no me gusta que la China suba, podré acusar a los que presentan datos que lo muestran (no lo demuestran, por supuesto).

La otra noticia es la declaración de imputado que afecta al director del CIS (estatal Centro de Investigaciones Sociológicas). El juez ya fija fecha para la vista. Desde un partido político, contrario al partido en el que milita el mentado director, se le acusa de usar el dinero público del Centro para producir datos que favorecen al partido de este. Le acusan de malversación. Las encuestas de las que se le acusa tienen una mecánica clara: preguntas a quién votaría a una muestra representativa del electorado; con los "No sabe", "No contesta", "No lo ha decidido", sacas una conclusión sobre qué votarían si las elecciones fueran el día en que se ha hecho la encuesta; y publicas los resultados. Lo hacen también otras empresas, estas privadas, y unas coinciden y otras no con esa fotografía estática... que se recibe como una predicción de lo que sucederá el día de las elecciones. La predicción acierta o se equivoca según lo que suceda entre la encuesta y las elecciones. Y es recibida con mayor o menor agrado según coincidan con las preferencias políticas, culturales, partidistas, prejudiciales etc. del receptor. Pero no se trata de una predicción, sino de una foto fija.

No se excluye que directora y director citados hayan manipulado los datos. Me extrañaría en ambos casos, pero posible es. Pero también es posible que las acusaciones tengan que ver más con el acusador que con el acusado. Tampoco me extrañaría que las reacciones ante las acusaciones tengan que más que ver con las preferencias del espectador que con la cartesiana duda metódica. En el caso del CIS, me extrañaría que un juez pudiera dictaminar si el método seguido para gestionar los "no sabe" etc., eso que llaman, la "cocina", ha sido partidista o ha sido profesional.

(Añadido el 9 y copiado de Le Monde

Dans un rapport interne, l’institution présidée par Kristalina Georgieva constate que ses économistes ont péché par excès d’optimisme dans leurs projections de croissance pour les pays en crise, que le FMI soutient financièrement.

La institución es, obviamente, el FMI. Pasa hasta en las mejores familias.

Por si alguien quiere saber si sabe de encuestas, aquí la prueba que propone el Pew Research Center).

(Añadido el 16: gráfico con las distintas encuestas publicadas y ahora graficadas en El País:

Lo interesante no es la media que calcula el periódico, sino la enorme dispersión de resultados según las diferentes encuestas. ¿Debo fiarme de alguna de ellas? ¿La media es mejor medida que la de una encuesta bien hecha? La media de encuestas mal hechas ¿permite conocer la realidad? ¿Tiene que decir un juez cuál es la que está bien hecha y cuál es un desastre?
(Añadido el 18: el juez reconoce que no puede responder a esta última pregunta


Las dos caras

 Aunque no son iguales. Lo refleja el comienzo de este artículo en The Guardian:

Regulators in the US, UK and the EU are gearing up to probe Facebook over anticompetitive practices, its impact on the mental health of children and its destabilising impact on democracies.

As these investigations begin, we should think of the 4 October global outage as a warning of the dangers that come with piling the lifelines and livelihoods of millions of vulnerable people into a single behemoth.

Que Google traduce así:

Los reguladores en los Estados Unidos, el Reino Unido y la  UE  se están  preparando para investigar a Facebook sobre las prácticas anticompetitivas, su impacto en la salud mental de los niños y su impacto desestabilizador en las democracias.

A medida que comienzan estas investigaciones, debemos pensar en el apagón mundial del 4 de octubre como una advertencia de los peligros que conlleva acumular las líneas de vida y los medios de subsistencia de millones de personas vulnerables en un solo gigante.

Hay preocupación por sus prácticas para evitar la competencia (ha absorbido Whatsapp), tiene un impacto en la salud mental de los niños (y no solo de los niños) y, agárrese, tiene un efecto desestabilizador sobre las democracias. Por lo que respecta a la salud mental y a la desestabilización, no está solo. Twitter e Instagran parece que van en la misma dirección.

Pero la otra cara introduce un matiz importante, válido también para los otros dos, y es que hay gente cuya vida depende del acceso a la red. Se vio el 4 de octubre en aquellas seis horas sin Facebook (sigo sin saber qué lo produjo) y el artículo que cito proporciona ejemplos de dicha dependencia.

Porque esos problemas concreto de gentes concretas son reales y, por lo visto, preocupan menos. 

Por lo que a mí respecta, me di de baja hace muchos, muchos años.

jueves, 7 de octubre de 2021

Ecocidio, no

 Sería un extremo y se ha intentado: que la agresión al mediambiente se considerase un delito ya que la Naturaleza tendría derechos que, violados, definirían el delito. Ahora la pretensión es más suave: reconocer "the human right to a safe, clean, healthy, and sustainable environment", el derecho humano a un mediambiente seguro, limpio, saludable y sostenible. 

Se trata de una resolución del Consejo de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. No es exactamente reconocer los derechos de la Naturaleza, sino el derecho de los humanos a disfrutar razonablemente de ella. Lo apoyan algunos países, pero lo rechaza el Reino Unido que ya dice que los Estados Unidos, que no forman parte del consejo, también lo rechazan. Supongo que también lo hará la China, en cuyo caso, entiendo que el interés por el mediambiente está en función de los intereses económicos de las superpotencias. Apañados estamos. Piensan localmente, actúan globalmente.

(Añadido el 9: la resolución ha sido aprobada hoy por unanimidad. Incluye el voto de la China. Se sabe que USA estaba en contra, pero no tiene voto en el Consejo)

miércoles, 6 de octubre de 2021

Desigualdad a la americana

 The Economist lo dice claro en el titular y la entrada:

For a change, America grows more equal
The poor really have benefited from economic growth and income support

Yo preferiría, sin ánimo de fardar, un pequeño cambio:  Para cambiar, Estados Unidos se vuelve más igualitario. Los pobres realmente se han beneficiado del crecimiento económico y del apoyo a los ingresos. Pero, bueno, esa es la idea que se refuerza con su correspondiente gráfico:

Como se ve, el 25 por cierto más rico ha crecido bajo la pandemia, pero no tanto como el 25 por ciento que son los más pobres. Extraño. Porque se sabe que los hiper-ricos se han hecho más hiper todavía (lo que pueda pasar con Zuckerberg y su Facebook está por ver) y han crecido en número:

Creo que ese país no es más igualitario si se considera el aumento de personas pobres, sin empleo, sin asistencia, sin pensión. Son datos de la Oficina del Censo que se pueden comparar con los de las Españas.
Que me perdonen mi osadía, pero el texto de The Economist citado al comienzo también genera serias dudas sobre su titular. Que aumente el número de pobres y aumente el número de ricos no significa que aumente la desigualdad necesariamente. Pero lo mismo si se une a ese dato que las rentas de los cuatro grupos del primer gráfico han aumentado. Si hay más pobres y se benefician de los apoyos encontrados, no parece que se pueda atribuir al crecimiento económico. La tarta puede haber aumentado, pero el reparto sigue siendo desigual. Tal vez algo menos desigual, sea. Pero no lo tengo tan claro. Y ¿qué más da? Una vez más, ya me gustaría tener tantos datos y gráficos para otros países, por ejemplo, México, Bolivia, Perú, Ecuador y hasta España, claro. Y, por qué no, la China misma.
(Añadido el 9: Zuckerberg ha perdido casi 6.000 millones de dólares en un día)

martes, 5 de octubre de 2021

Amakudari

 Vocablo japonés, literalmente significa "caído del cielo" y que se refiere a los ex-burócratas del servicio público que encuentran su acomodo en la empresa privada una vez dejan el puesto: la política les "llueve" sobre la empresa. En inglés es "revolving door", "porte tournante" en francés (también "pantouflage"), "porta girevole" en italiano, "Drehtür" en alemán, "porta giratória" en portugués y, en castellano, "puerta giratoria". Significan lo mismo e indican lo difundida que está la costumbre de que políticos, una vez dejado el cargo, pasen a la empresa privada. Ejemplos: Schröder y el trío de las Azores, los de la guerra de Irak, Aznar, Barroso y Blair (Bush W. va por otro conducto y Blair aparece en Pandora). Las Españas no podían faltar en este fenómeno mundial. 

No es algo especialmente significativo. De alguna forma, están en o cerca de "los de arriba" y ahí las cosas se arreglan mejor que entre "los de abajo" que no suelen practicar el "agrupémonos todos". Pero lo que encuentro sintomático, en el caso español reciente, es que el que ahora acaba de usar (más o menos) la puerta giratoria, no solo haya tenido relación con temas de la empresa en la que ha aterrizado, lo cual es frecuente, sino que haya tenido en el pasado declaraciones públicas contra tal práctica. Piénseselo la próxima vez que oiga a un político criticar una determinada acción. Por sus obras los conoceréis.

lunes, 4 de octubre de 2021

Envidia, no

 Algunas reacciones en la televisión de ayer y en la radio de esta mañana me huelen a eso. Me refiero a lo de Pandora, que supongo que hoy encontraré en El País con abundancia como abundante fue el reportaje de anoche en el canal 6 de televisión en las Españas. No puedo evitar la impresión de que quien critica los manejos de algunos hiper-ricos lo hace pensando que ojalá el criticante estuviera en el lugar del criticado: habría hecho lo mismo. Pero el caso es que los mindundis no tenemos acceso a esos medios.

Lo entiendo. Las mismas motivaciones que llevaron a esos comportamientos son compartidas por algunos que los critican. Sobre todo si los critican por ser ricos. Porque el problema no es que sean ricos, sino otro: legalidad de su comportamiento y no-respuesta de los poderes públicos ante tamaños delitos fiscales (claro, algunos son políticos que han llegado al cargo desde su riqueza o que han hecho su riqueza a través del cargo, eso que llaman corrupción).

Hay dos formas de enfrentarse a estas cuestiones. El enfoque individual es uno: qué ha hecho cada cual y cómo lo ha hecho y cómo ha sido posible. Tíos listos o tíos que se buscan buenos asesores. Pero hay también un enfoque que, con perdón, se llama estructural. No es cuestión de este o el otro ni de cuánto ni de cómo lo ha hecho. Se trata de ver qué papel cumple la riqueza y los hiper-ricos como grupo en las sociedades locales y en el sistema mundial. En este sentido, Pandora es una ocasión perdida. Será cuestión de nombres, no de funcionamiento del sistema. 

(Nota: Efectivamente, el tema tiene rango de primera página y varias en el interior en el caso de El País, edición en papel, y ausencia total en la edición digital del Financial Times, pero no en El Mundo. The Economist, en su Espresso.Daily briefing de hoy le dedicaba un párrafo

An enormous leak of nearly 12m files from firms in offshore centres exposed information about the financial affairs of 35 current and former political leaders from around the world, as well as other public officials and wealthy people. The files, dubbed the Pandora Papers, were obtained and reported on by several news organisations, including the BBC and the Guardian, co-ordinated by the International Consortium of Investigative Journalists

Cuantifica los líderes políticos, pero no los funcionarios públicos y gente rica con dinero en paraísos "offshore". Dice que el ICIJ incluye a la BBC y al Guardian, faltaría más. 

El Libération titulaba:

«Pandora Papers» : les milliards cachés d’une élite décomplexée

Sin complejos, por supuesto. Se encuentran au-dessus de la mêlée. Libération se pregunta si estos papeles, resultado de una especie de trabajos de Hércules, tendrán algún efecto sobre los dioses del Olimpo como se esperaba de los Papeles de Panamá, que no los tuvo más allá de hacer pagar a algunos de los defraudadores. No se ha hecho mucho para impedir tales comportamientos y la prueba es que hay repeticiones en los que estaban en la lista de Panamá y los que están en la de Pandora. Y que la Unión Europea ha reducido la lista de declaradas "offshore".

Los Estados Unidos albergan a varios paraísos fiscales comenzando por South Dakota que compìten con los sospechosos habituales. Además, solo en este año y contando solo con los 20 primeros donantes a los políticos, se han "donado" 200 millones de dólares. El Reino Unidos también da cobijo a tales instituciones. Las donaciones de Facebook se conocen. No tienen nada que ver con su caída en bolsa después de las 6 horas sin conexión mundial.

Por cierto, mire esta lista de los 500 mil-millonarios -millardarios-. Algunos nombres me suenan, pero no sé si están en Pandora. Lo que sí sé es que usted no está en ninguna de las dos listas)

domingo, 3 de octubre de 2021

Pensar, actuar

 Sobre la pandemia abunda el "pensar localmente, actuar localmente". Basta ver cómo diferentes Comunidades Autónomas españolas, ante un mismo problema, actúan de modo diferente. Probablemente no buscan la solución del problema, sino conseguir los réditos políticos apropiados. O conseguir mejoras en el ambiente mental de su electorado que se supone algo alterado. Cito de elDiario.es y me tendría que callar ante el riesgo de repetirme:

Adam Tooze: "Si no vacunamos a toda la población mundial pondremos en peligro a la economía el próximo año"
"Estamos en una especie de pesadilla de Fukuyama en la que no hay alternativa a los mercados, pero que es continuamente inestable, desestabilizadora y autolegitimadora. El reto es ver si podemos encontrar maneras de hacer este sistema razonable porque realmente no hay alternativa o plantear si China está ofreciendo una alternativa".

Pues sí. La pandemia exigiría, primero, un pensar globalmente, actuar globalmente: habría que vacunar a toda la población mundial. Es lo que ha predicado, y no practica, Joe Biden en su discurso ante la 76ª Asamblea de Naciones Unidas. 

Pero también es cierto que "all politics is local", toda política es local, como predicaba y practicaba un político estadounidense. Así que habría que pensar globalmente y actuar localmente, ya que en lo local está el ámbito de lo que un político (y todos, de alguna manera, lo somos) puede hacer. 

Desgraciadamente, están los que piensan localmente y actúan globalmente, pero para eso hay que ser superpotencia. Como los Estados Unidos sin ir más lejos. Pero predicando un sistema que no funciona y para el que no se conoce alternativa. La que se presenta como tal, la china, parece que tiene sus fallos. Que se lo digan a Evergrande, por lo menos como indicador de fallo, no necesariamente como inicio de una hecatombe.

(Juego para la imaginación: Imagine que su país ha conseguido, gracias a la vacunación, la "inmunidad de grupo", es decir, sigue habiendo contagios, pero son escasos y, en general, benignos. E imagine que en el país de donde proceden sus inmigrantes legales (y, sobre todo, ilegales) no se ha llegado a vacunar ni el 5%. Es decir, que el virus sigue activo y mutando. Ahora imagine que estos virus mutan de modo que se hagan inmunes frente a las vacunas realmente existentes y llegan en los cuerpos de esos inmigrantes contagiando a los locales vacunados. ¿Vuelta a empezar? ¿O peor me lo pintas? ¿Error en la imaginación? El problema es global, los efectos son locales, pero solo con políticas locales es pan para hoy, hambre para mañana. O no, claro, como dirá todo buen optimista. Pero vuelvo a citar a Sciascia: Non è che io sia pessimista; è la realtà che è pessima. No hay que ser agoreros.

(Añadido el 3: el apocalipsis según Chomsky, centrado en la proliferación nuclear y en la crisis climática. Global)

sábado, 2 de octubre de 2021

Hostilidad hacia religiones

 El informe es tan detallado como aquí (traducido por google, el 8 lleva a la fuente de tal aseveración):

En Bolivia, por ejemplo, los misioneros y pastores protestantes habían sido expulsados en 2018 de las zonas rurales donde se practican las creencias espirituales indígenas, pero no se informaron tales expulsiones en 2019.8

Pero, una vez más, tomando el Planeta como si fuera un solo país (de 198 componentes, es decir, estados o territorios), la hostilidad hacia grupos religiosos habría caído en el último informe del Pew Research Center, es decir, ha caído el porcentaje de países con altas tasas de hostilidad.


Difícil saber si es alta o baja, pero sí que en una tendencia aparentemente ascendente, el último año encuestado supone una reducción. Nótese, de paso, que, como he querido dejar claro en la cita literal anterior, que se refiere a cualquier forma de religión. 
Los gobiernos siguen una tendencia algo más clara: el porcentaje de hostiles a través de restricciones habría crecido con claridad

Téngase en cuenta que estas restricciones pueden venir de gobiernos cristianos hacia minorías musulmanes o de gobiernos musulmanes hacia minorías cristianas. Si quiere saber cómo sitúan al gobierno de su país en las diferentes variables que componen los índices (my country right or wrong), lo puede ver en el apéndice E del informe. 
¿Qué pasó en 2012?

viernes, 1 de octubre de 2021

Datos, no: sentimientos

No recuerdo en qué contexto se produjo la anécdota: un conferenciante defendía sus datos cuando, desde los asistentes, salió la alternativa: no estamos discutiendo datos: se trata de sentimientos.

Hace años, antes de que se convocara el referéndum sobre la independencia de Cataluña, di una conferencia en Sant Cugat (donde, por cierto, yo había vivido un par de años bastante tiempo antes). Mi tema era la cuestión de las identidades, desde el punto de vista de las ciencias sociales. No me mojé. Pero en el coloquio no pude evitar la esperada pregunta: qué opinaba yo sobre la convocatoria del mentado referéndum (cuyo aniversario, por cierto, se conmemora hoy con una división incluso dentro del campo independentista). Contesté lo que pensaba y pienso: que yo era favorable a la convocatoria un referéndum, planteado según la legalidad vigente y negociado con el gobierno central, pero que, si fuera catalán, votaría claramente un NO a dicha independencia. Y no eran sentimientos, que es lo que, después, en corrillos, encontré entre algunos asistentes. Eran razones que tenián que ver con las particularidades  del proceso de secesión y sus efectos en la economía.

Con el tiempo, usé la palabra Catalexit para referirme a los paralelismos con el Brexit. Que en un caso y otro predominaban los sentimientos, incluso en los informes científicos de reputados expertos, me parecía claro. Y ahora lo veo a propósito de la situación energética en el Reino Unido. Parece, dicen, que aquella campaña a favor del SÍ creó una realidad paralela, la de los sentimientos (nacionalistas, nostálgicos de un pasado inventado, entusiastas) y no con las consecuencias pedestres de las propias decisiones y futuros poco brillantes. Se creó una realidad paralela, con tintes misioneros difundiendo la propia "verdad" y ajenos, o muy alejados, de los leninistas "análisis concretos de situaciones concretas". Al freír será el reír y al pagar será el llorar. Lo veíamos algunos y no me parece que fuera por sentimientos contrapuestos como eran. en el caso de Cataluña, los sentimientos españolistas, de nacionalismo español, aunque haberlos haylos. Pobre Kant, con su noumenon y su phenomenon.

(Nota: el negociador europeo con el Reino Unido para el Brexit dice que en aquel caso "la ideología o la retórica han triunfado sobre el pragmatismo". Otra forma de ver.

jueves, 30 de septiembre de 2021

En calma o excitados

 Si la Tierra fuera un solo país formado por 116 países y las resupuestas de sus ciudadanos fueran la respuesta del mundo, los ciudadanos del mundo preferirían, con mucho, una vida tranquila que una vida excitante. Lo cuenta Gallup

Y la verdad es que me extraña, pero ese es el dato que no acaba de matizar el hecho de que en Georgia se hayan producido las respuestas en el orden inverso: mejor la excitación. O que en el Vietnam gane el "ambos". Gallup no da más datos por país, pero sí por región y son estos:
La diferencia entre el sure asiático y Asia oriental es palpable en cuanto a lo que se refiere a respuestas a favor de una vida calma. Pero también lo es la de Europa occidental en lo que respecta a una vida excitante. También las diferencias entre América Latina y USA/Canadá.
Creo que no se pueden extraer grandes conclusiones. Es lo que hay.

miércoles, 29 de septiembre de 2021

Poderoso caballero

 Es un trabajo que produce millones a quien lo ejerce y millones que generan atención por parte de los medios. En este caso, Le Monde (y también La Vanguardia), comienza su noticia con el nombre de un futbolista, hipermillonario gracias a sus contratos, juego, publicidad, franquicias. Los que le pagan reciben dinero de los medios que airean, con exclusivas, las andanzas de estos millonarios y lo que hacen en el campo de juego. Y de vender, por ejemplo, camisetas cuyo precio aumenta con las andanzas de los ya millonarios. Un buen amigo, deportista él, pero trabajador en una universidad, piensa que esos asuntos son "indecentes". 

A mí no me interesa el fútbol. A mi viejo amigo Michal Barratt Brown tampoco le interesaba, cosa que, viendo lo que sucedía a su alrededor, procuró entender y se puso a ver partidos en televisión hasta que, viejo comunista, después laborista, después sindicalista, se dio cuenta de que siempre iba con el perdedor, con el más débil. No sé ahora qué diría, como buen economista traducido al castellano, viendo el espectáculo económico en el que dos goles se convierten en titular de unos periódicos supuestamente serios. ¿Panem et circenses? No, sólo circenses. El "panem" no es para los espectadores. Y los "circenses" tienen nombre o apellido o mote. O una mezcla.

Item más: los clubes que se declaran en quiebra no tienen ERTE para sus asalariados.

(Añadido el 30: En la sección de deportes de la edición impresa de El País, prácticamente todos los titulares llevan un nombre propio. Bien pagado, supongo)

martes, 28 de septiembre de 2021

Los muertos tienen nombres

 Las andanzas de los Estados Unidos por el sistema mundial han producido algunas listas impresionantes. Comenzaría por la que recogió Johan Galtung en su trabajo de 2008 sobre la decadencia de los Estados Unidos que vale la pena seguir leyendo. Invasiones, intervenciones, asesinatos, bombardeos, manipulación de elecciones hasta la fecha del texto que cito.

Algo más reciente. Ahora es Nick Turse el que presenta los muertos por  esas variadas actividades de los Estados Unidos. Pero con una diferencia: siempre que puede y la lista es manejable, el autor pone nombre a los muertos, esos nombres que nunca vendrán en los periódicos donde, a lo más, habrá una cifra. 

El número es importante. Es posible, con ello, hacerse una idea del volumen y evolución del tema. Pero los nombres añaden un elemento que el número hace olvidar y casi oculta: son personas concretas, concretísimas, con familia, planes, preocupaciones, ilusiones, aficiones, amores. Hay, sí, nombres de nuestros "caídos". En las Españas, esas lápidas tienen problemas si son de los "nuestros" o son de los "otros", dicotomía que sigue funcionando no muy "fraternalmente". En los Estados Unidos solo hay, que yo sepa, de los "nuestros" hasta llegar al 11-S que creo que es la última lista grabada en piedra. Pero, insisto, son personas concretas que, sí tienen nombres que significan tener una personalidad intransferible. Las de Turse también. Pero no hay listas de los negros muertos por violencia directa.

lunes, 27 de septiembre de 2021

Guerras no tan nuevas

 Primero fue a brazo partido cuerpo a cuerpo, después vino el hierro, le siguió la pólvora, y los aviones, y las bombas (Hiroshima, 6 de agosto), y los misiles. Cada vez, como se ve, la distancia entre atacante y atacado fue mayor, y se mataba a más gente a más distancia, pero guerra había, es decir, enfrentamiento entre dos o más bandos con victoria final de uno de ellos. Era ya una metáfora: "agrupémonos todos en la lucha final" contra los "otros".

Y llegaron los ciberataques y, sobre todo, los drones. El derecho internacional sobre las guerras (por ejemplo, la convención de Ginebra) son papel mojado ya que no hay una instancia superior que imponga la ley y castigue al que la viola a no ser que sea un mindundi castigado por las potencias dominantes. No hay bandos definidos ni definición de cómo terminaría el ataque (que no enfrentamiento), pero, eso sí, las víctimas civiles siguen siendo parte visible del espectáculo. Ya pasaba (de nuevo, el extremo de Hiroshima), de modo que declarar una intervención como "ilegal" es como declararla "blitris". Sin embargo, la guerra de Afganistán no ha terminado: ha mutado.

domingo, 26 de septiembre de 2021

Me suena

 Hace años, cuando daba clase a empresarios, les comentaba el auge del Japón y sus cuatro "japoncitos" (Corea, Taiwán, Singapur y Hong Kong). Tenían un modelo propio, los "gansos voladores" de Akamatsu Kaname, un nivel educativo alto (llegar a la universidad exigía mucho esfuerzo y había quien se suicidaba al no conseguirlo) y una dirección política clara. La cosa iba bien. El Japón llegó a tener mayoría en el grupo de los diez primeros bancos del mundo mientras se mantenía un política de igualdad desigual muy curiosa. Mientras, los Estados Unidos, sufrían su crisis de "nos vamos para abajo" y "esto ya no es lo que era". Total, el Japón podría sustituir a los Estados Unidos en la hegemonía mundial a pesar de sus peculiaridades y su escaso ejército.

Una burbuja inmobiliaria acabó con aquella posibilidad (lo que en las Españas se llamó "el ladrillo" que ahora podría volver: comprar caro para vender todavía más caro y así sucesivamente hasta que los precios se detienen y tienes que vender barato). Ya no tienen tantos bancos en la lista de los diez primeros y a nadie se le ocurre pensar que sea una alternativa, vista su trayectoria descendente.

He tenido que recordar esos viejos tiempos el ver qué está sucediendo en la China con Evergrande, la inmobiliaria en dificultades, es decir, al borde de la quiebra. Era una empresa privada, con un fundador carismático y que el Partido dejaba pastar a sus anchas. Ahora, hay quien se pregunta si esto va a tener consecuencias importantes para el sistema económico de la China (ésta sí, militarizada, y contaminante como la que más) y para su papel en el mundo. Tal vez sea un wishfull thinking de los que se encuentran a gusto con los gringos y aborrecen los cambios y más los de jefes. 

Pues eso: me he tenido que acordar de lo del Japón, con la diferencia de que, tal vez, el efecto dominó de Evergrande podría ser mucho mayor. Las Bolsas andan inquietas. Pero eso no es novdad.

(En el Global Times de hoy no he encontrado ninguna referencia al asunto. Tampoco en el People's Daily en español -veré después en inglés-. Eso sí, la Bolsa china podría abrirse el jueves que viene

sábado, 25 de septiembre de 2021

Nada nuevo

 Los datos se acumulan. Desgraciadamente para los Estados Unidos. Y este "desgraciadamente" significa que me gustaría verlo en otros países tanto del centro, de la semiperiferia y de la periferia. El caso es que la pandemia ha servido para que algunos ricos se hayan hecho más ricos mientras algunos pobres se han hecho más pobres. En los Estados Unidos, como en las Españas, se han levantado voces, tímidas sobre todo en España, para que los ricos paguen más impuestos. El asunto, en USA, es viejo: Warren Buffett hacía ver que su secretaria pagase, proporcionalmente, más impuestos que él, el superrico.

Pero no es esa la cuestión ahora. Ahora es que la campaña, en USA, ha incluido el traje que una conocida parlamentaria ha mostrado en una fiesta con un letrero que decía "Tax the Rich", que los ricos paguen impuestos. 

Pero tampoco es esa la cuestión ahora. La cuestión es el papel que los medios de referencia (si se lee este blog, se verá que los sigo) han tenido no tanto en las diferencias fiscales sino en que alguien conocido lo pida en público. Para estos medios ("corporate media", los llaman algunos) lo digno de mención no es el motivo de la manifestación pública sino la manifestación únicamentes.
(Nota para españoles: habrán notado que radios, televisiones y periódicos -por lo menos los que yo sigo- se han olvidado de Afganistán, del volcán de La Palma -Islas Canarias- y se dedican ahora a la liberación en Cerdeña del expresidente catalán Puigdemont. La "actualidad" manda, aunque se puede comparar la de este con la de este o este)

viernes, 24 de septiembre de 2021

Ahora se extrañan

 Un experto alemán dice  que el pacto de seguridad AUKUS (Estados Unidos, Reino Unido y Australia) es un "insulto" a la OTAN, pacto de seguridad Organización del Tratado del Atlántico Norte. La cosa es que el mundo está cambiando.

Antes, el conflicto por la hegemonía mundial era entre los Estados Unidos y la Unión Soviética (hoy desmembrada). Se llamaba Guerra Fría y los Estados Unidos usaba a los europeos como punta de lanza contra la URSS y su Pacto de Varsovia. Europa del Este y "Occidente". Alemania jugaba un papel central, dividida políticamente entre un lado y el otro y después recompuesta. España pasaba de "OTAN de entrada NO" bajo Felipe González a un referéndum en el que el susodicho pedía el SI con el truco de decir: "¿Quién gestionará el NO? Porque yo, no". Alemania hizo como que se creía el "Ich bin ein Berliner" de John F. Kennedy. Pero el caso era que era que eran peones del Jefe. Y la España gloriosa también.

Ahora el mundo ha cambiado. Desapareció la Guerra Fría y hubo que buscar un enemigo que justificara el keynesianismo invertido y pervertido que se practica con el sector armamentístico. Al mismo tiempo, surgía la posibilidad de una nueva potencia hegemónica, vista la decadencia del imperio estadounidense ("el tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos"). El Japón parecía que iba a serlo, pero una burbuja inmobiliaria lo dejó en tierra. La Unión Europea, "Occidente" puro, no pudo soportar sus políticas de ampliación, posterior profundización de sus relaciones internas y siguiente ampliación. Y apareció la China, incluso para el sector armamentístico, el Complejo Militar-Industrial como lo llamó el militar presidente Eisenhower, general, en su discurso de despedida.

Los países no tienen amigos sino aliados coyunturales. La renqueante Unión Europea ha dejado de tener interés para la nueva Guerra Fría que ahora es con la China. No se extrañen, pues, de que la potencia hegemónica, responsable ante Dios y ante la Historia, pero no ante sus aliados coyunturales, decida pasar de un aliado a otro. Si para eso Francia ya no va a poder venderles sus submarinos nucleares, pues pelillos a la mar y nunca mejor dicho.  En Alemania se extrañan. En Francia retiran su embajador en Washington en un gesto que después cancelan. En España, la noticia es la de un volcán. 

Política, economía y sistema militar una vez más interactuando.

Ah, y no se olvide el papel que tuvo la burbuja inmobiliaria en la "caída" del Japón. Lo digo porque el asunto de Evergrande podría tener un efecto parecido. No se pierdan la que se viene. Porque la hipótesis de que Evergrande sea como Lehman Brothers en 2008 se ha discutido y se discute.

(Nota: los primeros 9 lectores de este post lo hicieron cuando tenía un error imperdonable: atribuí el "yo soy un berlinés" a Bill Clinton y no a su auténtico autor, John F. Kennedy. No puedo pedirles disculpas por lo que ya han leído y no van a volver a leer. Pero reconozco mi error gracias a la amable corrección de un amigo que sabe de Alemania y de alemán más que yo.

jueves, 23 de septiembre de 2021

No me resisto

 Pretendía seguir más tiempo de vacaciones, es decir, escribiendo un capítulo para un libro en homenaje a un buen amigo, cosa que me está costando (nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos). Y me costaba no reaccionar ante lo que leía cada día en medios e informes. Pero estas cosas tienen un límite. Y, en mi caso, es haber encontrado un par de frases lapidarias sobre el trabajo del periodista y asimilados (me incluyo).

Comencemos con lo positivo, la existencia de los "buenos" frente a los "malos". Periodistas y asimilados, por supuesto.

los que cada día tienen más preguntas que respuestas, los que no quieren cavar trincheras ni situarse en ellas, aquellos que no conciben la democracia como un acoso y derribo permanente del adversario.

Se me ocurren varios ejemplos, con nombres y apellidos, que encajan con lo contrario de este perfil, cargados de razón.

Y ahora hablemos de los "malos" (medios españoles, no necesariamente todos los del mundo)

La autocomplacencia en algunos casos y el cinismo en otros (a menudo se mezclan ambos) han ido ganando terreno a medida que las empresas periodísticas iban perdiendo recursos. Entre las que vinieron después las hay que hicieron del chantaje su razón de ser desde el primer día. El resto hemos callado demasiado por una concepción gremial equivocada. Sus malas praxis nos acaban perjudicando a todos. 

También se me ocurren ejemplos de estas tierras.

 La fuente es, curiosamente, un homenaje a un periodista que se retira. La vejez, efectivamente, es ir dejando cosas.

Eso sí: siempre nos quedarán las redes.

domingo, 5 de septiembre de 2021

Cerrado por vacaciones

 Como música de fondo

No se fíe

 Ayer reproduje un tremebundo texto comparando los jóvenes de antes y los de ahora en su relación con sus "ídolos". Una comparación entre dos tipo de fans. Evidente, según el texto, que la cosa ha empeorado.

Pero vendrá bien saber (como prometí ayer) que la cita está tomada de The Global Times, un periódico chino, y que les sirve para justificar los recortes al acceso juvenil a determinadas fuentes, por el bien de los jóvenes por supuesto. Como decía Péguy en su Eva (mi favorita), "on ne travaille que pour les enfants". Es por su bien y, ya puestos, por el bien de la sociedad. 

Usted verá. Pero sí creo que se trata de un caso extremo de maniobra informativa para justificar decisiones políticas tomadas antes de efectuar tal análisis (si es que análisis puede llamarse). Con algo de malicia, seguro que se pueden encontrar casos parecidos sobre otros asuntos en la prensa de su localidad, aunque me parece que será difícil encontrarlos tan extremos. Cautela, pues.

sábado, 4 de septiembre de 2021

Estos jóvenes...

 Este es el texto que quiero comentar:

While teenagers have always chased after celebrities, today's young "idol" worshippers are taking matters to concerning extremes. Gone are the days when celebrities served as role models to exemplify what hard work could accomplish. "Fan circle" culture today is witnessing youths supporting scandal struck starlets. They spend their idle time following these idols and spending massive amounts of money on them - and frequently engaging in verbal abuse of other celebrities' fans.

Evidente. Los jóvenes de antes tenían sus "ídolos" en los que encontraban modelos a seguir. Eran modelos respecto a que había que trabajar para lograr algo en la vida. La verdad es que me extraña. Los "ídolos" de mi juventud no tenían esas características. Pienso en los Beatles que escuché en el Perú con devoción, por primera vez, en un "jukebox" de un bareto, en la carretera de Lima a Tarma, años ha, muchos años ha. Pero, en fin, algo sabrá el periodista que prosigue diciendo que los de ahora (típico comparar los buenos de "antes" con los "malos" de ahora) son seguidores de estrellas cargadas de escándalos, gastan un montón de dinero siguiendo a esos sus ídolos, pudiendo, incluso, en su entusiasmo, llegar a las manos con seguidores de otras "celebrities" organizados en grupos unos y otros. Pandillismo, vamos. Un desastre.

Vuelva a leer el texto que he cortado y pegado y piense, si es "mayor", si es ajustada a la realidad esa diferencia entre los jóvenes de antes y los de ahora. En todo caso, piense si los jóvenes de ahora son así. En el fondo, un peligro para la sociedad. Mañana le contaré la segunda parte.

viernes, 3 de septiembre de 2021

Creen, sospechan, acusan

 No todo el mundo recibe de la misma forma las decisiones de su gobierno sobre cierres, toques de queda y demás restricciones relacionadas con la pandemia. En el caso de Europa y por países, se sabe cuántos creen que dichas decisiones son correctas, cuántos sospechan sobre las mismas ("hay gato encerrado", hay intenciones ocultas) y cuántos acusan directamente a sus gobiernos de intentar manipularles con tales decisiones. Este es el resultado:

Los cuatro primeros están claros, con Suecia y Dinamarca con su bajo nivel de "acusadores". Pero los cuatro últimos son también curiosos por el porcentaje de encuestados que sospechan de su gobierno. Cierto que Polonia tiene una reacción extrema que se une a las diversos problemas internos y de relaciones internacionales (con la Unión Europea y, sí, con los Estados Unidos). Recurrir a la opinión pública como argumento a favor de la propia opinión es poco aconsejable si se quiere conocer la realidad o, mejor, reducir la propia ignorancia.

jueves, 2 de septiembre de 2021

Mu o Mi (táchese lo que no proceda)

 Seguimos con el alfabeto griego. Delta ya es conocida. Y cuando la Lambda todavía no había subido al palmarés, ya aparece la Mu (en francés y en castellano, aunque yo la llamaría Mi), todavía peor que la Lambda que ya fue peor que la Delta.

Mientras, seguiremos discutiendo sobre el virus "chino", es decir, sobre si se originó desde un pangolín o por una fuga de un laboratorio en Wuhan. ¿A quién le importa eso a estas horas? Pues a los enzarzados en ver quién manda aquí, a saber, los Estados Unidos y la China. El contraataque chino consiste en decir, con la misma base que los USA dicen lo del laboratorio de Wuhan (la OMS dixit), que el coronavirus se originó en los Estados Unidos y dan el nombre, que ya he citado aquí un par de veces, del laboratorio estadounidense de donde se habría escapado. Todo eso sin olvidar que, para algunos, todo forma parte de una conjura de "los de arriba más arriba" que, a diferencia de los proletarios del Manifiesto Comunista, no tienen patria. Las cosmocracia como la llaman algunos.

Tres juegos, tres. El conflicto por la hegemonía, la crisis climática y la pandemia con todas las intersecciones que se quiera poner para evitar un problemilla de fondo: la desigualdad entre países y dentro de los países. Pero podemos entretenernos viendo la hegemonía- crisis climática (qué hacen las superpotencias frente a la crisis y que es muy poco, más allá de la retórica), la hegemonía-pandemia (el culpable es el otro) y la crisis climática-pandemia (estén atentos a sus pantallas).

(Añadido por la noche: dicen que los efectos de la crisis climática, en los Estados Unidos, serán más negativos para los negros. La desigualdad cuenta)