viernes, 31 de enero de 2020

Air Strip One

Pista de aterrizaje, así definía Orwell, en su 1984, la posición de su Inglaterra en la división territorial-política en aquella distopia. El mundo se dividía en tres potencias en continua guerra (ahora comercial) entre ellas. Oceania incluía a los Estados Unidos y al resto de América y a aquella modesta pista de aterrizaje para la guerra con Eurasia, el Continente. El Partido ahora sería el deep state y el Gran Hermano sería ahora internet, ahora impersonal, entonces tal vez inexistente como individuo real.
Puede leerse ahora lo que cuenta The Economist sobre una de las intenciones del Brexit: una mayor "special relationship" con los Estados Unidos por parte del Reino Unido (si es que consigue mantenerse como tal, que se lo digan al partido nacionalista escocés y a los irlandeses). La revista no puede menos que ironizar sobre tal intención ya que parece mostrar serias dudas de que una "debilitada" (sic) Inglaterra pueda mejorar bajo el paraguas del actual gobierno de los Estados Unidos. Pues eso: Air Strip One. Con o sin USA, hay quien no ve el futuro muy claro para Inglaterra y sabe de qué habla y supone mentiras por parte del gobierno británico.
(Las portadas de los principales periódicos británicos se pueden ver aquí y los del día siguiente,1º de febrero, aquí)

Veredicto y sentencia

"Sentencia primero, veredicto después", viene a decir la Reina al Rey en Alicia en el País de las Maravillas. Y en esas estamos si he de creer los mensajes que se producen en radios, televisiones, periódicos y mensajes por diversos canales de la internet. No son la mayoría, pero sí suficientes como para hacerse notar. La sentencia, como puede suponerse, no se deriva de un veredicto sino del parti pris de quien la emite. Esa sentencia llevará a buscar en la "rugosa realidad" aquellos elementos que encajen con las propias preferencias (individuales o del medio). 
Hoy encuentro un caso particular, más sutil, en las portadas de los periódicos españoles "de ámbito nacional". Lo que casi todos ponen con grandes titulares en primera página, alguno, que no puede evitar el peso de la noticia, la sitúa en un discreto rinconcito de su primera. No hace falta decir que las palabras que unos y otros usan son ya una "sentencia". El correspondiente "veredicto" viene en el texto.
No sé en otros países, pero igual que la crisis de 2008 nos hizo a todos economistas especializados en Bolsa, la crisis actual nos está haciendo especialistas en derecho, desde el internacional público hasta el penal, pasando por el derecho político. Porque, si para ser nombrado  president en Cataluña hace falta ser parlamentario, según su Estatut,  ¿qué sucede si un president deja de ser miembro del Parlament? Hay sentencia para cada gusto y, por tanto, producirá su propio veredicto.
(Añadido el 1º de febrero: un ejemplo mejor, a saber, el del impeachment. Aquí varias intervenciones relevantes)
(Añadido el 2: sobre el impeachment en el que la sentencia precedió al veredicto y cómo tendría que aplicarse al senado mismo. Más claro en este artículo)

jueves, 30 de enero de 2020

Más sobre democracia

Ya comenté el informe de la Intelligence Unit de The Economist sobre la situación de la democracia en el mundo, con un mapa de cómo está distribuida país por país y con un gráfico que indicaba los factores que llevaban al deterioro de tal institución a escala mundial.
Ahora me llega otro informe en la misma dirección. De un instituto de la University of Cambridge. El mapa no es sobre el nivel de democracia (como el caso anterior, que se construye con indicadores) sino sobre la satisfacción con la misma (que se construye con encuestas).
Algunas chocantes diferencias y algunas coincidencias (en América, Canadá y Uruguay y, en cierto sentido, Venezuela). Pero el resultado va en la línea del The Economist: se da un deterioro de la democracia y esta va acompañada de un aumento de la insatisfacción con la misma. Claro que hay diferencias de país a país. Primero, van los que muestran más respuestas (hablamos de encuestas) en la línea de la insatisfacción y, encima, aumentando. Como México, Colombia, Perú y Venezuela. Nótense los países cuya insatisfacción con la democracia ha aumentado más desde 1990: los Estados Unidos, Grecia, España, Reino Unido.  Lo de Australia ya venía de largo, antes de incendios e inundaciones con un gobierno negacionista. Después, van los países con menores porcentajes  de insatisfacción y, como sucede con los escandinavos, reduciéndose.
Recuérdese: The Economist trabaja con indicadores más o menos objetivos mientras que el instituto de la U. de Cambridge se refiere a la parte subjetiva expresada en encuestas muy heterogéneas en muestra y tiempo. Datos problemáticos, como todos los datos con los que se puede trabajar. Pero mejor que nada ya son.

miércoles, 29 de enero de 2020

El pacto del siglo

Es la propuesta de Trump (a favor de Netanyahu) sobre la cuestión político-territorial en Palestina-Israel. No voy a entrar en su contenido (y sus posibles ilegalidades en términos internacionales) ni en lo que parece un intento de "compra" de la voluntad palestina mediante lo que su concepción de la política comprende bien: el dinero (no se olvide que Netanyahu está imputado en un caso de corrupción). Lo que me parece que no hay que olvidar es que un judío, Kushner, el yerno de Trump, ha jugado un papel importante en tal "pacto". Pero también que un judío, Sanders, pre-candidato a la presidencia de los Estados Unidos se declara contrario al mismo considerándolo "inaceptable":
"Any acceptable peace deal must be consistent with international law and multiple UN resolutions," Sanders said.
"It must end the Israeli occupation and enable Palestinian self-determination in an independent state of their own alongside a secure Israel. Trump's so-called 'peace deal' doesn't come close, and will only perpetuate the conflict. It is unacceptable."
 Lo recuerdo para los que piensan que todos los judíos son iguales, cosa que saben por un más que evidente prejuicio. En un sentido o en el otro.
(Estos deben de ser goyim, bueno, su autor, no el presidente Netanyahu
Steve Bell on Donald Trump's Middle East peace deal – cartoon

Corrupción y sus actores

Cuando me ocupé del tema de la corrupción ya era inevitable hablar no solo de la corrupción local (visible, utilizable por los políticos contrarios) sino también de la global. Y de los corruptores, no solo de los corrompidos, ya que "la corrupción, como el tango, es cosa de dos".
Ahora veo que es preciso introducir más actores en tan importante fenómeno. Primero, los facilitadores (consultores, asesores de impuestos, bancos que aparecen en el Angola Leaks al que ya me he referido). Segundo, los que crean un ambiente de "todo vale" y "la ley contra el más débil" y esto tanto en la escena local como, con más fuerza, en la escena mundial. Demostrar y alardear de que, si uno manda, hace lo que le da la gana, se convierte en una invitación a buscar los caminos que lleven a ese enriquecimiento, ilícito pero tanto da que sea ilícito. Total...no pasa nada.

martes, 28 de enero de 2020

Coronavirus wuhan

Un consejo a quienes saben equivocarse sin necesidad de que se les ayude ("No necesito consejos: sé equivocarme solo"): una lectura (pongo textos en castellano) de lo que sucedió en 2009 con la gripe A o gripe porcina y su remedio, el Tamiflu, de la empresa Roche. Y si algún miembro del gobierno de entonces en los Estados Unidos era o había sido accionista de tal empresa.
Recuerden los que tengan edad para eso. Una amenaza mundial de gripe, la aparición de un remedio, la declaración de la OMS y la compra por parte de gobiernos amigos de los Estados Unidos (España entre ellos) del tal remedio. Repito el detalle: el interés por parte de políticos para que se vendiera el tal remedio y "presiones" para que los gobiernos "amigos" hicieran lo propio: compra inútil, por cierto, excepto para los accionistas de la tal empresa.
Una comparación no es una prueba de nada. Simplemente, sirve para preguntarse sobre el caso B teniendo en cuenta lo que se sabe sobre el caso A. Por cierto, en la China se está trabajando para conseguir la vacuna a este coronavirus. Dada su conocida eficiencia y eficacia (lo he escuchado así), pronto la tendrán.  Preparen sus bolsillos los gobiernos satélites. Y cuidado con las fake news sobre si se trata de un virus creado "ad hoc".

Solo para economistas

Para entender este artículo hace falta ser economista. Y estar suscrito al Financial Times o buscar que alguien lo haya copiado y colgado por su cuenta. Por mi parte, no he entendido casi nada, pero sí lo que anuncia en el título y concreta en el último párrafo: que tal vez (él lo da por seguro) todos (sic) los economistas han estado equivocados en algunos temas como, dice, la cuestión de la productividad. ¿Un batallita entre ellos? No lo excluiría, pero igual tiene razón. Eso no me extrañaría: pretender que siempre se tenga razón en todo es no conocer la historia reciente de la disciplina. Vaya el párrafo final:
Paradigm shifts require radical rethinking. Today’s economy is undergoing an epochal shock driven by technological change and globalisation. That suggests that the negative nominal rates now common in much of the world may be normal and could be with us for a long time. Policymakers must adapt their world view and tools accordingly.

Chivatos

En inglés es más fino: whistleblowers que yo traduciría como soplones. En realidad no todos lo son: Assange, Snowden, Greenwald. Su caso muestra, dicen, la prontitud de los gobiernos para dificultar o impedir el trabajo que se le atribuye a los medios de comunicación, en particular a la prensa (no a twitter, claro).
Son casos estadounidenses-anglosajones y por eso son noticia en esos medios de comunicación a la defensiva (y no hay mejor defensa que un ataque). En mi entorno (Comunidad Valenciana, Reino de Valencia, País Valenciano -táchese lo que no proceda-) también los hay: el testigo protegido en el caso del asesinato de un alcalde en Polop y el "yonqui del dinero" en uno de los casos de la corrupción en el Partido Popular, son los primeros que se me vienen a la memoria. El primero por reciente, el segundo por teatrero. Pero vuelvo a los "gringos" ya que estos no acaban de ser del mismo tipo. 
Me interesan los que, por un lado, muestran la capacidad de los gobiernos de defender sus maldades (porque maldades son si por tales se entienden ilegalidades de los que están por encima de las leyes) y, sobre todo, los que muestran la existencia de actividades importantes por parte de los cargos electos apartadas del conocimiento de los electores. Porque ahí hay un problema creciente y no solo para los "gringos", sino que es general: los electores -ya he citado ese diagnóstico- sospechan que sus gobernantes lo hacen a sus espaldas y eso no les gusta. Parte del síntoma, pues. En particular en USA.

lunes, 27 de enero de 2020

Fragmentación política

Ya hay datos posteriores pero no lo reproduzco, desde La República, por eso.
grupo larepublica
Se trata de unos resultados de las elecciones de ayer en el Perú. Supongo que al Parlamento llegarán unos diez-doce. ¿Fragmentación? Véase qué sucede en Europa, según La Vanguardia
Se puede comparar España con Suecia. Y olvídese de las regionales italianas: Emilia-Romagna no es Calabria. Pero a lo que voy: como se sabe, Duverger dixit, los sistemas electorales mayoritarios favorecen el bipartidismo, tipo anglosajón. Pero los sistemas proporcionales ayudan a la fragmentación si, además, hay otros factores en la sociedad que llevan a esa situación. Es más fácil entusiasmarse con un partido nuevo que promete el Paraíso (y oculta datos), que con un partido viejo que arrastra errores, cambios tácticos, corrupciones, mentiras y demás lacras que produce el envejecimiento y más si ha disfrutado de largas temporadas en el poder. Únase a otros síntomas de la que está cayendo y no se olvide que estos rasgos comunes tienen factores locales que diferencian a unos de otros.

sábado, 25 de enero de 2020

Otro síntoma

Este es el mapa que acaba de publicar la Economist Intelligence Unit (los detalles, aquí)
Democracy index 2019 map
El síntoma no está en el mapa que, por otra parte, me recuerda de lejos al que se podría construir con el mundo de 1984. De todos modos, en el continente american.o destacan los Estados Unidos (cuyos indicadores no dan para clasificarlo como "full democracy") cosa que sí sucede con Canadá, Chile (manifestaciones al margen) y Uruguay, dejando a Venezuela entre los autoritarios y a Bolivia entre los "híbridos" -no sé si después de los últimos movimientos locales sus indicadores empeorarán-.
El síntoma está en el deterioro general de la calidad democrática.
Razones:
  • an increasing emphasis on elite/expert governance rather than popular participatory democracy; 
  • a growing influence of unelected, unaccountable institutions and expert bodies; 
  • the removal of substantive issues of national importance from the political arena to be decided by politicians, experts or supranational bodies behind closed doors;
  • a widening gap between political elites and parties on the one hand and national electorates on the other; 
  • a decline in civil liberties, including media freedom and freedom of speech
El gráfico que muestra la evolución reciente de los indicadores utilizados para construir ese índice ya lo expresa.
Lo dice ya en el título de uno de sus propios comentarios: "democracia en retirada". Cierto que mejora la participación política, aunque queda por ver en qué dirección vaya. La cultura política se mantiene estable. Pero los demás indicadores reducen en calidad. A subrayar el deterioro del funcionamiento de los gobiernos.

viernes, 24 de enero de 2020

Síntomas

Por un lado, tenemos los grupos neo-nazis, organizados, activos, militantes, como La Base, que es una traducción del árabe Al Qaeda. Por otro lado, están los mil millones ($1bn) que George Soros va a dedicar a promover los valores liberales anti-autoritarios y anti-nacionalistas en las universidades (No teman los conspiranoides: no tiene nada que ver con las guerras culturales en las Españas de hoy más o menos impostadas). Ninguno de los dos se queda en un solo país. Internacionales son. Nada localistas, como puede ser Combat 18 en Alemania.
Algo falla.

Apocalípticos

El presidente Trump, en su discurso electoral -porque electoral fue- en Davos, criticó a la gente a la que, como a Greta, tildó de apocalípticos (dicha joven no pudo aguantar todo el discurso y salió de la sala a respirar aire puro de las montañas suizas).
Estos son otros. Se trata de un ejercicio que, anualmente, llevan a cabo en el Boletín de Científicos Atómicos. Consiste en discutir con personas de relevancia intelectual y política si nos acercamos o nos alejamos precisamente del apocalipsis, el día del juicio final (Doomsday), simbolizado por un reloj que marca la medianoche, el momento del final.
Según esa simbología, el año pasado faltaban dos minutos para la medianoche. En el ejercicio de este año se ha reducido a 100 segundos, en torno al minuto y medio.
¿Razones? Pueden leerse los detalles en la cita que he incluido, pero son fáciles de entender: el riesgo de una confrontación nuclear que produciría una MAD, la locura de una Destrucción Mutua Asegurada, y la falta de decisiones concretas, más allá de la retórica de las buenas palabras, en el terreno de la crisis climática. Añádanse las nuevas tecnologías desestabilizadoras (disruptive) y se tendrán las razones de más peso para mover las manillas del simbólico reloj.
El asunto nuclear no solo tiene que ver con USA-Irán sino que hay que añadir la posible escalada India-Paquistán a propósito de Cachemira. Creo que ha sido a Netanyahu a quien se le ha escapado reconocer que Israel también es potencia nuclear. La China lo es ciertamente. Y las armas se tienen no solo para asustar sino también para usarlas o para verse en un círculo vicioso que pasa del susto al uso.

jueves, 23 de enero de 2020

Problemas con el capitalismo

Por supuesto, están posiciones, como la de Trump, que no incluyen problemas con el capitalismo, ya que es la solución, no el problema. En el otro extremo, están los que creen que el problema no es el cambio climático sino su causa, a saber, el capitalismo, causante de esta antesala del apocalipsis. Si se quiere resolver la cuestión mediambiental, dicen, hay que acabar con el capitalismo. En medio estarían (Sarkozy fue explícito al respecto en su día) los que creen que ha de ser reformado si queremos un mundo viable, incluso económicamente. Ha resonado en Davos estos días.
No tengo claro qué entiende cada cual por "capitalismo". Si se refiere a las reglas de este juego global es una cosa, si se refiere a un determinado tipo de retórica no cumplida ni traducida en hechos (como el proteccionismo de Trump) es otra. Desgraciadamente, las reglas de ese juego son difusas. Nada que ver con las reglas del ajedrez o del bridge. Y permiten, en su misma formulación, hacer trampas. En un mundo dominado por la lógica de los tuits, la retórica es gratis. Se puede decir lo que uno quiera. Los seguidores ya verán qué hacen y, por lo general, no tendrán tiempo para ver si lo que el tuitero mayor dice tiene algo que ver con la realidad o si tiene algo que ver con un tuit anterior en el que se decía lo contrario, cosa que solo los contrarios se encargarán de publicitar, aunque con escasos efectos a medio plazo.
En todo caso, y evitando caer en la logomaquia, sí parece que el funcionamiento del sistema mundial contemporáneo (llámese como se llame, que es lo que Andre Gunder Frank repetía incansablemente: que es el funcionamiento, no la etiqueta lo que cuenta), el funcionamiento, digo, está teniendo efectos en fenómenos que van a dificultar ese mismo funcionamiento: la creciente desigualdad, los problemas mediambientales, tal vez no en el aumento de la pobreza pero sí en el empeoramiento de condiciones de vida de algunos sectores ("marginales" se dirá) de la población, la búsqueda del beneficio totalmente al margen de la producción (etiqueta: "capitalismo de casino") excepto en lo que atañe a la violencia ("industrial-military complex" como lo llamó nada menos que el general Eisehower en su discurso de despedida de la presidencia de su país) y así.
Se saludan los movimientos que no quieren tomar el poder sino cambiar el sistema.  Desde abajo. El problema, dicen, no es el poder.
Diagnóstico, sí. Pronóstico, grave. ¿Terapia? Los reunidos en Davos, desde arriba, han mostrado su preocupación (diagnóstico) por el comercio, el cambio climático y (¿terapia?) la reforma del capitalismo.  Lo cuenta el poco sospechoso Financial Times.

miércoles, 22 de enero de 2020

Lo de Davos y el mediambiente

 Es el Financial Times el que hace una crónica de lo que supone el tema de cambio climático en las discusiones de estos días en Davos. Esa élite, dice, no está muy interesada en lo que diga Greta. Eso se deja para los activistas. Están interesados en lo que se les dice sobre lo que sería el impuesto (global) sobre el carbón. Y ahí sí que atienden porque impuestos, aunque sea para salvar a la Humanidad, significan menos beneficios y el beneficio (propio y de los accionistas) es el principio supremo de esa religión.
Tampoco parece que los gobiernos con peor comportamiento estén dispuestos a hacer algo al respecto. El caso de Trump es extremo: para él, el cambio climático es un "hoax", nada, que no existe, que es una mentira. Otros líderes contaminantes actúan como si pensaran lo mismo. Y ya se sabe que lo que piensen es relativamente irrelevante: lo que cuenta es lo que hacen.
Y llegamos a los inversores. El gráfico que acompaña al artículo que cito (y que insisto en recomendar) es expresivo: compara el porcentaje (para los Estados Unidos) que ha oído hablar de las diferentes campañas, el que confiesa que le han hecho pensar y el que dice que ha hecho algo al respecto. La distancia entre oír y actuar en inmensa en todos los casos incluso en el que presenta la menor de ellas: la que se refiere a la cuestión del plástico.
El gobierno español propone un esquema general sobre el tema. Veremos qué dicen los empresarios (incluidos los bancos -es una parte interesante del artículo del FT-), qué hacen y qué sucede con las prácticas observables.
(Obsérvese, como ahí se dice, que los 4 billones de dólares en impuestos serían para evitar los 2 grados centígrados de aumento de la temperatura media. No se dice cuánto sería si el objetivo fuera el del IPCC, a saber, 1,5 grados. Se verá, dicen en otro artículo)

Lo de Irán

Un largo artículo de Chossudovsky poniendo en contexto los últimos acontecimientos en la porfía USA-Irán. El artículo termina así:
Conclusion:
A US president committed to war crimes.
A failing  “War on Terrorism” narrative,
Weakened military command structures,
Failing alliances,
Sleeping with the enemy,
Unpredictable foreign policy analysts,
Deception and mistakes.
At this juncture: The US’ most powerful weapon remains dollarization, neoliberal economic reforms and the ability to manipulate financial markets.
Que viene el lobo. Tal vez esta vez sea cierto.

martes, 21 de enero de 2020

Vaya mundo

Estas respuestas a la encuesta de Edelman sobre la confianza refleja una opinión sobre el funcionamiento del mundo bastante descorazonadora:
competence and ethics
Las competentes, pero poco éticas, son las empresas, los negocios. Lo contrario son las ONG, éticas, pero poco competentes (siempre en la opinión de los encuestados en 28 países). Lo "normal" son instituciones poco éticas y poco competentes: los medios y los gobiernos, destacando estos últimos en ambas carencias.
La confianza, en general, no queda muy bien parada. Puede verse el puesto de España en el índice creado por la empresa encuestadora.
Y otro dato sugestivo: las diferencias de respuesta entre el "público informado" y la "población general". Los primeros muestran más confianza que los segundos, sobre todo en lo que respecta a los medios y a los gobiernos, peor considerados por la "población general". Algo saben los "informados" que la "población" no sabe. O es que los "informados" están en el ajo.
Pero hasta ahí no más. Ahora que la hija del ex-presidente de Angola ha sido conocida también por sus posibles delitos gracias a la labor de periodistas de la ICIJ, ha sido retirada de la lista de asistentes al foro de Davos y la PwC ha suspendido sus contratos con la super-millonaria. Competencia y limpieza ética repartidas muy desigualmente en esta cleptocracia.

lunes, 20 de enero de 2020

Guantánamo

Se cumplen 18 años de la creación y uso de este campo de concentración (por usar vocabulario de los 40) o gulag (por ponerlo al día a tiempos de la URSS). Es el momento en el que se revisan los incumplimientos al respecto por parte de los gobiernos de los Estados Unidos incluyendo la incumplida promesa de Obama, en su primer año de mandato, de cerrar en un año tales instalaciones en Cuba que todavía albergan a unos 40 "prisioneros perpetuos". También se incluyen, entre otros argumentos de derecho internacional público, las observaciones del presidente Trump considerando "obsoleta" la Convención de Ginebra. Al fin y al cabo, dicho presidente da por bueno el asesinato de Suleimani ya que había dicho "cosas malas sobre el país", los Estados Unidos por supuesto. Juicio debido.
Si ya es problemático el "imperio de la ley" en diversos estados del mundo, mucho más clara es su ausencia a escala mundial. Interesante, al respecto, esta entrevista a un veterano miembro del Tribunal de Estrasburgo. ¿Derechos humanos? ¿Derechos? Fuerza, poder, impunidad.
(Una triste frivolidad. Frivolidad pero triste: "con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar". Será por el Blue Monday)
(Añadido el 22: interesante el papel de los psicólogos que diseñaron las torturas en Guantánamo. Se discute aquí)

domingo, 19 de enero de 2020

Anti ¿qué?

No parece que las duras críticas del partido españolista Vox contra el actual gobierno de España hasta declararlo ilegítimo puedan clasificarse de anti-españolas. Son anti-gobierno. Y están en su derecho.
Curiosamente, existe una tendencia (aprobada en parlamentos europeos) a declarar anti-semita (o anti-judío) cualquier crítica al actual gobierno de Israel. Otra cosa sería declarar anti-judío a quien critique la existencia del Estado de Israel, crítica que muchos palestinos ejercen, pensando en la nakba, la creación de tal Estado ocupando territorios palestinos tradicionales. 
Los políticos estadounidenses en liza por conseguir ser el candidato demócrata a las elecciones de este año (de mañana en un año se cumplirán los cuatro del mandato de Trump) se han encontrado con ese tema y han tenido que hacer equilibrios para estar en misa y repicando: dicho Estado tiene derecho a existir, pero también a defenderse de los ataques de sus vecinos (o expulsados por la nakba, si se prefiere). La política de una buena parte del actual gobierno en funciones en Israel (van por sus terceras elecciones sin conseguir mayoría "a la española") consiste en identificar a los que critican sus políticas de gobierno como críticos anti-semitas o anti-judíos y, como digo, así ha sido aceptado por algunos gobiernos europeos. Buen argumento contra Vox por parte del gobierno de coalición español.

sábado, 18 de enero de 2020

Riesgos 2020

Siguen saliendo informes sobre este 2020. Este es el presentado en Davos, en el Foro Económico Mundial y habla de riesgos esperables. Me quedo con uno de sus gráficos

Obsérvese que las barras en azul claro (las directamente económicas) son pocas y con menor probabilidad de aumentar. Subrayo lo de geopolítica, confrontación entre grandes potencias, y lo de polarización política doméstica.
Este otro gráfico es más sutil: incluye la estimación del impacto que supondría el evento y el nivel de probabilidad que se le asigna.
Probables y de mayor impacto son los "verdes", es decir, los mediambientales. Por separado sería:
Entre los diez primeros, los económicos solo aparecen al final de la lista de riesgos probables y no están entre esos diez primeros riesgos de gran impacto. Para tranquilidad de los que así prefieren, el segundo mayor impacto (el de las armas de destrucción masiva) está en el puesto más bajo de probabilidad. Comprensible: las guerras están cambiando, los drones han entrado para proporcionar blancos individualizados (como el de Suleimani) y hay medios más interesantes de guerrear, a saber, los ciberataques y similares. Con más probabilidad que la locura MAD (Mutual Assured Destruction) digan lo que digan los "milenials" entrevistados para la Cruz Roja en unos pocos países de dudosa representatividad.

viernes, 17 de enero de 2020

Política profunda

Se ha discutido recientemente sobre el significado de "deep state", estado profundo.  Trump lo usa para referirse a los sectores de su propia Administración que son contrarios a sus decisiones. Otros prefieren dedicar la palabra al hecho de la relativa inercia de las maquinarias burocráticas estatales que se mantiene a pesar de los cambios en sus cumbres y que se convierten en rémoras o acicates que el político no esperaba. 
Sea. Pero hay algo más ramplón y son los manejos subterráneos que se producen en todos los niveles de la política, desde lo local a lo internacional, trapicheos, do ut des, chantajillos o auténticos chantajes para conseguir un puesto, mantenerse en él o lograr que una determinada política salga adelante. El caso de Ucrania que ha llevado al "impeachment" de Trump es un buen ejemplo. Léase, si quiere, el artículo del Washington Post que cito (recuerde que el WP está enfrentado a Trump) y verá los complicados manejos de un equipo de abogados (alguno de ellos candidato ahora en lo local), una embajadora, un "mediador" y un "padrino" y tendrá un ejemplo de alto nivel. Pero no es muy diferente de lo que a veces he oído, en boca de conocedores de la materia, en terrenos más cercanos a mi vivienda habitual. O lo leído sobre el Estado VaticanoO sobre los congresos de los partidos políticos

jueves, 16 de enero de 2020

Diversidad lingüística europea

El Pew Research Center ha publicado un trabajo sobre la lengua que hablan en casa los europeos. El cuadro, con dos pequeñas salvedades, está ordenado por el porcentaje que habla la lengua principal del país. España queda hacia el final, pero por encima de los Estados Unidos que, por cierto, tienen como segunda lengua doméstica el español.
Many European countries have linguistic diversity
La tabla se encarga de subrayar los puntos más notables: la presencia del ruso en Lituania y, claro, en Ucrania, como segunda lengua más hablada en casa. La presencia del árabe en tres países (Francia, Holanda y Alemania) y del romaní en cuatro (Hungría, República Checa, Eslovaquia y Bulgaria) también la subraya con razón.
Los autores distinguen, en España, entre catalán y valenciano, cosa que muchos lingüistas verán como muy discutible y algunos valencianistas leerán con alegría.

miércoles, 15 de enero de 2020

Cita incorrecta

De Voltaire:
«Je ne suis pas d’accord avec ce que vous dites mais je me battrai jusqu’à la mort pour que vous ayez le droit de le dire»
 Pues no. No es de Voltaire aunque lo cite como tal Ségolène Royal. Tanto da. Es todo un programa que no parece cumplirse en ningún sitio. Tampoco, casi por definición, en el Vaticano, con lo de la ordenación sacerdotal de casados.

Cómo mueren las democracias

Un artículo comparando la situación en la que se produjo el auge, respectivamente, del fascismo y el nazismo en Italia y Alemania con lo que está sucediendo en los Estados Unidos antes de Trump y con Trump. La historia, efectivamente, no se repite, pero lo que sucedió entonces lleva a hacerse preguntas sobre lo que ahora está sucediendo allí y, sí, lo que está sucediendo, a distintos niveles y velocidades, en Europa, ya que no es lo mismo Hungría que España, pero los elementos comunes son dignos de atención. Me resulta digno de mención el auge de la violencia nihilista, como la llama el articulista, de atentados, ataques a minorías, peleas por el "gusto" de pelear y cosas por el estilo que acompañan a parlamentos polarizados y poco eficaces, propagandas extremas y exageradas y demás rasgos económicos, políticos, sociales y culturales que pueden encontrarse comunes sin grandes esfuerzos.

martes, 14 de enero de 2020

Más inmigrantes

Vienen a robarnos y a alterar nuestra cultura cuando no a destruirla. No creo lo primero y distingo en lo segundo: claro que la alteran ya que no hay culturas eternas e inamovibles, pero no tiene sentido hacer un caso sobre la destrucción de esa supuesta identidad eterna e inamovible.
En todo caso, repásense estos cuadros que presenta el Financial Times sobre el envejecimiento de Europa, su nivel, las proyecciones, el gasto que suponen y lo que puede esperarse. La conclusión es conocida (y olvidada por los que ponen la xenofobia irracional por encima de la constatación empírica): hace falta inmigración.
Chart showing median age of population by continent. Europe is the oldest.
Chart showing how Europe is the only continent with a declining population
Chart showing decline of Europe's working age population
Chart showing the proportion of the population aged 65 and over, by continent. In the early 1960, fewer than 1 in 10 Europeans were aged 65 or over. By 2020, that figure had risen to nearly 1 in 5
Qui potest capere, capiat.

Más que un club

No me interesa el fútbol. Pero sí sus negocios. Estos son los datos de la "liga del dinero" de los cinco primeros clubes mundiales que sigue Deloitte. Se trata de sus ingresos. Lo reproduce el Financial Times. Naturalmente, eso no afectará a los fans, tifosi, hooligans, partidarios o como se llame ese particular tipo de identificación con un equipo "manque pierda".
Chart showing revenue of top 5 football clubs. Barcelona are now ranked number one globally
Conozco a varios de esos partidarios y me fascinan las conversaciones entre fanáticos de uno y fanáticos de otro. No tanto cuando ese fanatismo entra en la epidemia de nihilismo violento: quedadas para tanganas.
No suelo encontrar reflexiones sobre este aspecto económico, nada irrelevante, del funcionamiento de los clubes-empresa. Pero, sí, una vez más se demuestra que el Barça es "más que un club". Es un negocio. Uno más. Eso sí, con una importante "crisis de identidad" según Le Monde.

Verdad y noticia

Esto es una confesión.
Creo que era Salvador de Madariaga el que decía que un especialista es aquel que cada vez sabe más cosas sobre un tema cada vez más concreto hasta que al final lo sabe todo sobre nada. Es, por ejemplo absurdo, el del historiador que al final lo sabe todo sobre las doce horas del 2 de mayo de 1808 en Chueca, Madrid. Y solo sabe eso. Más que nadie.
La versión para un generalista es: aquel que cada vez sabe menos sobre más y más temas hasta llegar a no saber nada sobre el todo. En esas estoy.
Viene esto a cuento a propósito de este artículo sobre la sutil frontera entre noticias y propaganda, propaganda que puede ser igualmente sutil (no como los memes de VOX -el partido español-  que me llegan a diario) o de lo más grosero. Es obvio que lo que cuentan los periódicos no suele ser lo que ellos han visto sino lo que les dicen que han dicho que otros dicen. La cadena queda clara. Demasiado clara en mi opinión, pero no por ello rechazable en su realidad. 
¿A dónde quiero llegar a parar? Pues a algo muy simple: mis comentarios se basan en noticias e informes a los que reacciono por lo general en cuanto los recibo. No tengo la más mínima posibilidad de verificarlas. Lo sé. Pero la alternativa no es el silencio. Lo que yo diga no pesa nada en el mar infinito del ciberespacio. Pero es ante mí ante quien respondo: la búsqueda de lo que las cosas son, la defensa de ciertos valores tendentes a libertarios -incluyendo la cartesiana duda metódica- y la auto-obligación de seguir leyendo-escribiendo para no quedar totalmente momificado. Así lo veo.

lunes, 13 de enero de 2020

Intrascendencias

En 80 años ha fecundado a 800 hembras. Evidente, 10 al año. Me permito la frivolidad de citar a un amigo (a M.G.) que decía que, por condiciones particulares de su vida juvenil, había perdido 1.500 actos sexuales en 15 años, es decir 100 al año, cosa que otro amigo (F.G) calificó de "muy optimista" y, por supuesto, nada de calcular embarazos.
La diferencia está en que el fecundador es una tortuga llamada Diego que ha sido jubilada, y trasladada, estamos hablando de las islas Galápagos, a otra isla en la que, probablemente, un 20 por ciento de las 1.800 tortugas que encuentre habrán sido hijas suyas. Y, no haría falta decirlo, lo de M.G. fue voluntario aunque no placentero y lo de Diego involuntario aunque placentero se supone. No sé qué dirían los defensores de las respectivas especies. Eso sí, no me parece que crean que haciendo la danza de la lluvia u otros rituales, mejoren los incendios en Australia. Otra cosa es el vandalismo con fines políticos. O no.
Los esquemas medios-fines exigen evaluar si tales medios llevan a tales fines. Cosa evidente en los dos primeros casos que he presentado.

sábado, 11 de enero de 2020

Agudeza mental

Un entretenimiento de fin de semana. Ahí van dos frases de dos personajes estadounidenses diferentes. Esta es una:
that our campaign is focused on making sure the government stops representing billionaires and start representing us — the working class of this country.
Y esta es la otra:
we are not merely transferring power from one Administration to another, or from one party to another – but we are transferring power from Washington, D.C. and giving it back to you, the American People.
El entretenimiento consiste en saber cuál de ellas ha sido de Bernie Sanders, candidato a la presidencia y cuál a Donald Trump, presidente. Obvio: uno habla de campaña y el otro de trasferencia de poder (es el discurso inaugural). Pero ¿a que es curioso? Sobre todo los matices.
Aunque los dos hablan del gobierno-Administración, las diferencias cuentan: clase obrera o clase trabajadora por un lado y pueblo americano por el otro. Milmillonarios  para el que está en campaña y Washington D.C.  para que el que está tomando posesión. Y después dicen que no hay ideologías. Por supuesto que las condiciones materiales desde las que se emiten esas frases cuentan lo suyo, pero...

viernes, 10 de enero de 2020

Guerra para quién

 Un artículo sobre quiénes pueden estar beneficiándose del asesinato del general Suleimani y su posterior riesgo de una guerra abierta entre los Estados Unidos e Irán. Tomo de ahí esta tabla:

Me interesa, entre los muchos datos que proporciona, la tres últimas columnas: el cambio, en absoluto y en porcentaje. de las acciones cotizadas el 3 de enero.

jueves, 9 de enero de 2020

Otro 2020 más

Esta vez es Gallup la que plantea tendencias a escala mundial. Migraciones, liderazgo, sufrimiento y tensión, en gráficos claros y sugerentes. No vale la pena que me ponga a repetirlos. Pero sí aconsejo ver el puesto que ocupan Israel y los Estados Unidos, respectivamente, en las listas de países con menos y con más aceptación de inmigrantes. Algo falla.
Sin embargo, tiene sentido el gráfico sobre el liderazgo mundial según la opinión pública. En particular, en lo que se refiere a los Estados Unios.

miércoles, 8 de enero de 2020

Causa o empeora

Los incendios en Australia han sido lo más espectacular sucedido recientemente. La nube de humo ya llega a América Latina y es de suponer que seguirá su curso. El problema es la causa. Y uno puede escoger entre los incendiarios (24 personas detenidas por haber provocado incendios) y el cambio climático (viento, calor, sequedad). También puede decir que no se trata de un aut-aut sino de un et-et. Ambas cosas podrían haber intervenido. Y la cuestión es saber qué fue antes, el huevo o la gallina. Incendiarios en facilidad climática o cambio climático ayudado por los incendiarios. Esto último es lo que se presenta como correcto. A saber.

Comparaciones

Una comparación no prueba nada. A lo más, levanta preguntas desde uno de sus términos hacia el otro. Comparar lo que ahora dice el gobierno USA y sus voceros sobre los males causados por Irán (por ejemplo, haber matado a centenares de estadounidenses) adquiere una coloración particular cuando se lo compara con lo que se dijo en su momento sobre las armas y capacidad mortífera del Irak de Sadam Husein. "Créanme", decía el entonces presidente Aznar, al afirmar en televisión española la existencia y peligro de tales armas. Tony Blair había añadido que tales armas podían alcanzar al Reino Undo en minutos. Era mentira, reconoció Blair con el tiempo, y, para el otro caso, si no era mentira era efecto de un engaño recibido con exceso de ingenuidad indigna de un mandatario de su categoría. Aznar no ha pedido disculpas. Tampoco Bush Jr. Blair sí.
Así que cabe la pregunta sobre lo que ahora se dice de Irán. Hasta sobre su "invasión" a Irak en esa pugna que mantienen por lo menos desde que estuvieron en guerra los dos países. De momento, en Irak hay soldados estadounidensesbritánicos y españoles (supongo que de más países "occidentales", pero estos son los del "trío de las Azores). Las preguntas son sobre la veracidad de tales aseveraciones, sobre su intencionalidad, sobre la credulidad de los que las difunden. Pero eso no es noticia. Tampoco las diferencias entre lo que ha sido una guerra y lo que podría serlo.
Un mapa tomado de esta última referencia:

(Nota: si observan caídas en la Bolsa de Madrid y tienen la tentación de atribuirlas al nuevo gobierno "progresista", vean si hay algo parecido en otras bolsas atribuible a la amenaza de guerra en países petroleros -Irán, Irak, Arabia Saudita- con complejas alianzas geopolíticas -Rusia, Israel, Siria-. O piense en la costosa crosis económica que, dice The Economist , va a producir la "guerra" o "ruptura" económica entre los Estados Unidos y la China)
(Añadido el 9: las Bolsas parece que han apostado por la distensión USA-Irán)

martes, 7 de enero de 2020

Credulidad

Un viejo historiador estadounidense (siento no recordar su nombre, pero no hace al caso) se preguntaba cómo era posible que el pueblo estadounidense fuese tan crédulo como para tomar por verdades lo que no eran más que mentiras. Su respuesta era muy sencilla y muy compleja: el nacionalismo, esa ideología que hace decir "my country right or wrong", es decir, que "mi" país siempre tendrá razón. No hay más, entonces, que unir una determinada afirmación a la tal ideología para que aumenten las probabilidades de que aumente su aceptación como verdadera aunque sea falsa. O, también, no hay como levantar los sentimientos (porque sentimientos son, no razonamientos) nacionales para que se olviden otros asuntos más espinosos y que no convienen a los encargados de promover tal manipulación.
Hay una teoría sobre el asesinato del general iraní ordenado por el presidente estadounidense. Asesinato, sí. La teoría, entre otras posibles que tienen que ver con salud mental, es benigna: una maniobra distractiva que aparte de las primeras páginas los avatares del "impeachment" hasta desaparecer en los medios favorables y pasar a páginas interiores en los contrarios. "America great again", más allá del bien y del mal, "second to none".
No hay que irse tan lejos ni llegar a tales niveles. Baste recordar cómo el "asunto Banca Catalana" que parecía salpicar al entonces presidente de Cataluña se convirtió en un asunto nacionalista al presentarlo como un ataque más de "ellos" contra "nosotros" (y nosotros no era el presidente y su familia sino el pueblo catalán, Cataluña en su conjunto). Los trapicheos financieros de tal familia o han prescrito o quedan reducidos a alguno de sus miembros. No son importantes cuando lo que hay es un planteamiento de la "cuestión nacional", que también parece ser usada para distraer la atención sobre las financiaciones irregulares de algunos partidos nacionalistas que han ido cambiando de nombre para des-responsabilizarse de aquellos manejos.
No conviene olvidar que asuntos tan complejos como los que acabo de resumir nunca tienen una única explicación ni un solo factor que los produzca. Para el caso del asesinato habría que incluir el interés de las empresas armamentísticas y de las milicias privadas. Para el caso de los robos, el progresivo encarecimiento de las campañas electorales y del funcionamiento de los partidos. Ya pasó con el Partido Socialista cuando un encargado (hermano de un alto líder del partido) de buscar tales fondos cayó en la tentación (errrare humanum est) de desviar algunos fondos para su lucro personal que incluía comprarle un caballo a su hijo. No sería difícil encontrar vestigios de nacionalismo (en este caso, español) en el abordaje de aquella situación.
Sospechoso es que el nacionalismo se convierta en al gran argumento. Repetido infinitas veces, como proponía Goebbels, aunque la novedad son las redes sociales. Pásalo. ¿Cómo le vas a decir a una hija enamorada que "ese chico no te conviene"? Decírselo a la que no está enamorada es perder doblemente el tiempo. O temer lo que nos puede venir encima.
(Añadido el 8: Howard Zinn es el historiador que intentaba recordar. Su texto se refería a la credulidad estadounidense ante posiciones belicistas de su gobierno. Y esta es su narración de los hechos sobre la guerra en Vietnam)
(Añadido el 10: más sobre el uso nacionalista-guerrero para ser reelegido. En los Estados Unidos, por supuesto)

Mienten pero no importa

En las pasadas sesiones en las Cortes (parlamento) de España, hubo intercambios de acusaciones de mentir y los medios se hicieron el correspondiente y selectivo eco, a saber, los que mentían siempre eran los contrarios, olvidando que esos contrarios estaban acusando a los propios exactamente de lo mismo. No importa.
El Washington Post, evidentemente contrario a Trump, tiene contabilizadas las mentiras que el Presidente ha proferido en su cuenta de Twuitter o en actos públicos: 15.413 hasta mitad del mes pasado. No importa. Volverá a ser elegido aunque, como en la vez anterior, pierda en voto popular. Caprichos del sistema electoral. Y ya se habla de su hijo o de su hija como candidatos para las presidenciales de 2024.
Haaretz tacha a Netanyahu de mentiroso y con los mismos efectos que los anteriores: ninguno, excepto la confirmación de sus contrarios que saben estar en la verdad mientras su oponente sea un mentiroso. 
El político A dice que B miente. Eso confirma a los votantes de A y no afecta a los votantes de B ya que B ya se ha encargado de decir que A miente. 

lunes, 6 de enero de 2020

Musulmanes en cambio

 Este gráfico que presenta The Economist indica hasta qué punto el mundo musulmán-árabe es heterogéneo y está cambiando en lo que a religión se refiere.
Dada su actualidad, se hará bien viendo qué sucede con Irak. Pero es Libia la que me ha llamado la atención y no por lo que refleja el gráfico sino sobre el cómo se han obtenido los datos. Situación complicada para hacer una muestra representativa y más viendo lo que sucede.



domingo, 5 de enero de 2020

Para futuros, los de antes

En 2004 la CIA, la omnipotente y omnisciente agencia de "inteligencia" (es un decir) estadounidense, publicó un informe sobre cómo podría ser el mundo en 2020. Me hice eco de él  aquí, presentando los escenarios que entonces veían o suponian y algunas incertidumbres que entonces se planteaban. Si no se quiere leer mi resumen con algunos de mis errores de apreciación,  se puede leer el original, en inglés of course,  aquí

viernes, 3 de enero de 2020

Más 2020

Project Syndicate reúne las aportaciones de varios autores sobre lo que puede ser 2020. Su resumen es este que publica hoy:
In many ways, the start of 2020 resembles the start of 2019: the global economy is slowing amid rising geopolitical uncertainty, and longer-term crises such as climate change and societal aging are going unaddressed. But 2020 could be the last chance for supporters of democracy and international cooperation to steer developments back in their favor.
Y, sí, hay semejanzas entre lo que se planteaba a principios del año pasado: una economía que se ralentiza, incertidumbre geopolítica y crisis a largo plazo (cambio climático y envejecimiento de la población) a las que no se les está haciendo el caso que debería. 2020, dicen, podría ser la última oportunidad para que los que apoyan la democracia y la cooperación internacional redirijan los acontecimientos hacia esas sus preferencias. Lo cual no quita la posibilidad, añado, de que los que no están interesados en la democracia ni en la cooperación internacional mantengan las tendencias autoritarias y proteccionistas que se observan en la actualidad.

jueves, 2 de enero de 2020

El mundo como comercio

Este gráfico de The Economist merece algunos comentarios. Se trata del porcentaje que distintos países suponen sobre el comercio mundial de mercancías, con datos de la Organización Mundial del Comercio (de feliz memoria)

Antes que nada. Los datos sobre comercio internacional son problemáticos. El hecho es que no siempre coinciden las cifras mundiales de exportaciones con las cifras mundiales de importaciones. En buena lógica, lo que unos exportan es porque otros lo importan, así que ambas cifras deberían coincidir. No siempre es así. Hay países que hacen contrabando (no declaran exportaciones) a países que sí declaran la importación y, viceversa, países que declaran lo que exportan pero que algunos países que lo importan prefieren guardar un pudoroso silencio al respecto.
Lo primero que salta a la vista es la reducción del Japón que, por lo visto, tiene dificultades para superar su vieja crisis interna producida por una burbuja que se llevó por delante a sus bancos que antes habían estado en los primeros puestos mundiales. Pasó de ser alternativa a los Estados Unidos a ser un modesto entre los grandes. Grande, pero modesto.
Tal vez por eso ya no se habla de los "cuatro japoncitos" sino de los "cuatro tigres asiáticos" (Corea -del Sur, por supuesto-, Taiwán, Singapur, Hong Kong) cuyo peso es comparativamente importante.
Pero lo más visible es el incremento del peso de la China en el comercio mundial de mercancías. Comparándolo con los Estados Unidos, se entiende esa "guerra comercial" que poco tiene que ver con el mítico mercado autorregulado. Si con la China va a haber el mismo espejismo que se vio con el Japón, eso está por ver. Tal vez ahora ya se pueda decir "que viene el lobo" para la hegemonía estadounidense con algo más de probabilidad de acertar que cuando se decía del Japón. Tal vez no. Pero la Unión Europea (no Alemania sola, evidentemente) ni está ni se la espera.
Quizás estos datos, de otra publicación del The Economist sobre la economía mundial, sirva para verlo desde otra perspectiva.


miércoles, 1 de enero de 2020

La civilización del petróleo

El petróleo y sus máquinas han marcado una civilización mundial en la que productores, trasportistas y consumidores entraban en lizas y acuerdos que determinaban épocas dentro de esa civilización. Baste recordar qué fue la "crisis del petróleo" en los años 70. 
Se ha discutido (y manipulado) sobre el "pico del petróleo", ese momento en el que el consumo ya tendría que basarse en las reservas, marcando así el ocaso de esa civilización. Las alternativas al petróleo en el caso de los coches han sido llamativas.
Por eso me resulta curioso que se siga presentanto a "las máximas reservas" o mayores yacimientos regionales. Ahora es Noruega la que puede vanagloriarse de tener las mayors de Europa, aunque el asunto genere discusiones importantes, dice el Financial Times de hoy. O el Perú el que puede presentarse (no sé hasta qué punto) como alternativa a Venezuela como poseedora de las mayores reservas del continente.
Como toda civilización, las diferencias internas son visibles. Y esos dos países que hoy me aparecen en pantalla son un buen ejemplo de ello. Venezuela es una "república petrolera" donde las haya y, como tal, sufre de manera particular los altibajos del precio de ese oro negro. El entusiasmo peruano puede ir en la misma dirección. Se verá si cae en el rentismo venezolano que tanto ha debilitado al país (al margen de las intromisiones estadounidenses). Noruega, en cambio, dedica las ganancias a un fondo soberano. Dedica o dedicaba, ya que puede producirse, según el título del libro de Alberto Acosta (que fue ministro de energía en el Ecuador), "La maldición de la abundancia" que es lo que han sufrido las repúblicas petroleras.
Curioso que algo tan "global" se vea, en primer momento, como continental (en esa manía de hacer rankings de casi todo) y, después, como estatal. Caso del Ecuador que plantea su salida de la OPEP.
Ya comenté ayer que una de las incertidumbres que recogen periódicos nada revolucionarios es precisamente saber si los gobiernos van a hacer algo significativo, realmente significativo, sobre la cuestión ambiental en la que algo interviene este oro negro, además de intervenir en las Bolsas de valores.