sábado, 15 de junio de 2019

Si no lo veo no lo creo

Bien hecho. Creerse lo que uno ve con sus propios ojos es una buena norma frente a los que creen lo que leen o, peor, creen lo que otros les cuentan de boca a oreja o por la radio. Pero la vida no es una novela. Aquí se cuenta la historia de un vídeo ab-so-lu-ta-men-te creíble y que, además, encaja con lo que mucha gente piensa al respecto (compartir una idea con otros es también un criterio de verdad). Zuckerberg, su protagonista, dice cosas como:
“Imagine this for a second: one man with total control of billions of people’s stolen data, all their secrets, their lives, their futures,” [...] “I owe it all to Spectre. Spectre showed me that whoever controls the data, controls the future.”
Quien controla los datos (y él el primero) controla el futuro porque puede saberlo casi todo sobre miles de millones de personas, sus secretos, sus vidas, sus futuros. Eso sí que va a ser poder y Zuckerberg se presenta como quien ya tiene esos datos. (La vieja broma decía que Zuckerberg no quería ser presidente de los Estados Unidos porque eso significaría perder poder).
El video está en el enlace que cito más arriba y da una idea muy clara de qué está pasando y qué puede pasar. ¿Problema? Que es falso. Lo que no es falso es el aumento de poder y que esos vídeos ya se pueden construir haciendo decir a las personas lo que sus autores quieran que parece que dicen, dando así un argumento para que la gente crea lo que en él se dice. Pero es falso. Como un billete de 2, 35 euros.
Es un argumento para la cautela y una advertencia para los que solo creen lo que ya creen y refuerzan su fe con argumentos visibles. Bien está tomar el vídeo como un espectáculo más, un "così è se vi pare", la brillante obra de Pirandello. Porque vídeos auténticos, íntegros y verídicos (como se decía de los evangelios seleccionados por la jerarquía católica entre los muchos existentes) haberlos haylos. Doble trabajo: diferenciar unos de otros. Por lo menos, reconocer el problema.
Se pudo hacer en su día con los videos de Colin Powell sobre Irak y se tendría que hacer ahora con los videos de Mike Pompeo. Ni se hable del golfo de Tonkin o del hundimiento del Maine. Pero, cuidado, que se parezcan esos hechos no es prueba de que ahora lo de Pompeo sea lo mismo. Pero... Efectivamente, no estará de más reconocer el problema y guardar distancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario