lunes, 17 de junio de 2019

Extinción de especies

Se sabe que es un hecho y hasta hay intentos de cuantificar cuántas especies se han extinguido y cuántas se están extinguiendo. Pero si aplicamos el "si no lo veo, no lo creo", hay motivos para el escepticismo... si se trata de un escepticismo ignorante. Aquí se explican algunos porqués. Uno de ellos me ha interesado particularmente: los científicos son muy cautos a la hora de declarar una especie como extinguida. No es fácil, obvio; es costoso, claro; pero, sobre todo, la equivocación puede convertirse en "profecía que se autocumple". Si la comunidad científica se equivoca declarando la extinción de una especie en peligro, esa equivocación se puede convertir en un factor más de extinción ya que se abandonarán los intentos de conservación que precedieron al error, con lo que la especie, que no estaba en extinción, puede pasar a clasificarse, de hecho, en tal categoría. Si, como se dice en el artículo, hay otras razones adicionales para que los científicos sean cautos a la hora de anunciar una extinción, esas razones se convierten en un motivo más para dar crédito a sus datos. Y esos datos hablan de una aceleración del ritmo de extinción de especies y aumento de especies en riesgo de desaparecer, algunas muy importantes para la especie humana que, de momento, "sabe" que no va a extinguirse si dios no lo quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario