miércoles, 1 de mayo de 2019

Tampoco es local (únicamente)

El etiquetado no es irrelevante. No es lo mismo hablar de escaramuza, sublevación, intentona, alzamiento, levantamiento, golpe de Estado, rebelión, y cito de memoria. Seguro que ha tenido más descriptores.
También han sido variadas las reacciones. A favor del gobierno (legalidad, constitución, voluntad popular), a favor de sus contrarios (poner fin al gobierno ilegítimo, constitución, voluntad popular) y ambiguas. Estas últimas son interesantes como muchas europeas y, en particular, la del gobierno (en funciones) español: simplemente, estar a favor de una solución pacífica (un golpe de Estado sin sangre, un cuartelazo ¿es pacífico?), tal vez pensando en las empresas españolas que actúan en Venezuela.
Pero, en mi opinión, las que merecen una atención especial son las externas, dejando el asunto en "algo más que local". Tenemos las declaraciones del trío gobernante en los Estados Unidos (Bolton, Pompeo, Pence) en contra de Maduro y los suyos. El gobierno colombiano en la misma dirección. Después está la atribución (comprensible, pero no demostrada) de Rusia en el "consejo" a Maduro para que no tomara el avión y huyera. Y, claro, al margen de la declaración, entre otros, del gobierno boliviano, está el apoyo efectivo cubano, necesitado del petróleo venezolano, apoyo inmediatamente rechazado por el trío estadounidense en palabras de su portavoz, el presidente, que amenaza con más sanciones contra la isla si mantienen su apoyo a Maduro y los suyos. De la Unión Europea y los suyos, poco hay que decir: buenos deseos. Y de la China nada que yo sepa.
No es, pues, un asunto meramente local. Hay más en juego en el terreno simbólico y en el pragmático inmediato. Los diferentes espías deben de estar haciendo horas extra, precisamente en el Día del Trabajo. Ya las hicieron para liberar a López, refugiado en la embajada española (o, según otros medios, en otra embajada). Porque, a todo eso, la información sobre lo sucedido y por suceder ha sido muy confusa. Probablemente por ser algo "más que local".
Lo local se resumía así:
After a confusing 24 hours of dueling protests and rival claims of military backing, Venezuela ended up Wednesday morning roughly where it started the day Tuesday: Deeply divided, with President Nicolás Maduro in charge.
(Añadido el 2 de mayo: Sobre lo externo (China incluida, pero no los gobiernos sudamericanos) aquí.) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario