miércoles, 22 de mayo de 2019

Filantropía criticada

Dos casos algo diferentes. Se trata de millardarios (mil-millonarios) que deciden dedicar parte de sus beneficios a una obra filantrópica, sea donar instrumentos médicos a la sanidad pública o cancelar la angustiosa deuda contraída por estudiantes que querían, así, pagarse sus costosos estudios en universidades privadas.
La diferencia está en la reacción desde la izquierda oficial. En este último caso y en los Estados Unidos, aceptando la oferta aunque no esté en sus competencias. En el primer caso y en las España, criticándola y pidiendo su rechazo, también sin competencias en el asunto. 
La diferencia está también en el añadido: la parlamentaria estadounidense recuerda a los estudiantes que no deberían depender de filantropías; la candidata española, en cambio, se queda con que esa donación no debería producirse aunque ya haya sido aceptada en algunas comunidades autónomas que tienen competencias en el campo sanitario. Pedir, como hace, que lo que suponen esas donaciones sea cubierto por la inversión púbica es un "wishfull thinking", una omnipotencia de las ideas que diría Freud, lo cual no quita para que la filantropía no busque también sus ventajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario