sábado, 11 de mayo de 2019

Ciudadanos genuinos

El nacionalismo, ideología dominante a escala mundial, es un caso más del esquema "nosotros"-"ellos" al que parece tendemos en común con otros animales, dejando el internacionalismo para algunas formas curiosas de buenas intenciones (en el mejor de los casos), pero de escasas realizaciones: la ideología dominante acaba, como su mismo nombre indica, dominando sea a escala estatal  (por ejemplo, en los eurófobos en estas elecciones al parlamento europeo) o subestatal (las distintas formas de separatismo e independentismo). También me he referido al caso indio y al israelí previo a unas elecciones y a lo largo de otras.
El problema siempre acaba siendo el de definir en términos prácticos quiénes somos "nosotros". Porque puede ser, simplemente, los habitantes de un determinado territorio que tiene su propio gobierno autónomo ya como sucede con los eurófobos italianos, franceses o húngaros respecto a la Unión (?) Europea. En el otro extremo, el nazi, los que pertenecen a una determinada "raza" (uno de los constructos sociales más complicados) como puede ser la supuesta raza "aria" que, en su extremo opuesto (los "ellos" absolutos) tendría a los subhumanos, Untermenschen (gitanos y judíos).
También puede caer dentro del "nosotros" los que tienen una determinada característica distintiva  como es el caso de la religión en la India o la "judeidad" en Israel. En el primer caso, llevada a sus consecuencias prácticas, supondría la expulsión del 15 por ciento de la población actual que no es ni hinduísta, ni budista ni sikh. En el segundo caso, supondrían problemas de "ciudadanía", pero sobre todo de "nacionalidad" para el 20 por ciento de su población actual y que resulta ser palestina.
El recurso al "pueblo" o, por definición, a la "nación" parece claro pero es de lo más confuso. A veces, ese término es redundante: somos "nosotros" los que nos reconocemos como "nosotros", sea por la razón que sea. El resto son "ellos", aunque vivan en el mismo territorio y/o tengan una determinada característica distintiva (la lengua, el apellido, los antepasados -de nuevo redundante-, un determinado tipo de sangre -el RH, por ejemplo- o, ya en el extremo, la "voluntad").
Obsérvese que en todos estos casos hay uno o más partidos que se arrogan la representación del "nosotros" y pueden hasta declararse actores privilegiados de una "reconquista" del terreno físico o mental arrebatado por "ellos" (no siempre reales: basta con que sean imaginados, como imaginada es la comunidad "nacional"). Y ahí aparece un nuevo bucle: los tales partidos necesitan afianzar la creencia en la definición que propugnan con lo que ésta se hace más fuerte y permite ampliar la base del o de los partidos, que tendrán más "nosotros" dispuestos a defender, con ocasión y sin ella (como sucede frecuentemente) las propuestas de "nuestro" partido que acaba siendo el representante por excelencia del "nosotros". A veces estos representantes pelean entre sí ya que el poder no es algo que se deje compartir con facilidad, pero para eso está encontrar un buen enemigo fuera (un "ellos" creíble y amenazante) que unificará a los contendientes en la porfía por ser los representantes auténticos (desconfíe de las imitaciones) de la nación. 
Con todo el derecho, faltaría más. Pero no puedo dejar de pensar en los "ellos" que pagan la fantasía de algunos "nosotros". Si no son genuinamente "nosotros", pues fuera, a no ser que haga falta mano de obra barata, en cuyo caso unos "ellos" situados en lo más bajo de la escala social siempre vendrán bien y podrán ser expulsados cuando ya no haya tal escasez. Me excuso de no poner más ejemplos, pero es fácil pensar en el españolismo y el catalanismo actuales, aunque habría que añadir el factor demográfico.
(Añadido el 21: otro ejemplo de etiquetado como "subhumano" con efectos visibles)
(Añadido el 24: sobre el triunfo de Modi y su BJP en las elecciones de la India, aquí. Puede leerse como un caso del uso del "nosotros" para ocultar fallos en la gestión de lo público)

No hay comentarios:

Publicar un comentario