lunes, 22 de abril de 2019

Que viene la extrema derecha

Algunos europeos (no todos, obviamente) se preocupan por los viejos y nuevos partidos de extrema derecha. Estos tienen tres posibles futuros: 1. quedarse como están (cosa poco probable, viendo la evolución de sus votos en Europa y que se verá el mes que viene en las elecciones europeas); 2. restar votos a partidos no solo cercanos ideológicamente, sino también lejanos, como está sucediendo en España; y 3. convertirse en partidos mayoritarios o, por lo menos, accediendo al gobierno de su país (la lista no es irrelevante desde Hungría a Italia o desde Austria).
A más largo plazo, la cosa puede ser peor, pero ahí me faltan datos y solo especulo a partir de lo que veo u oigo a mi alrededor. Se trata de comportamientos minoritarios en niños y jóvenes. Minoritarios pero preocupantes por lo que podrían significar de mantenerse en el tiempo: narcisistas hijos de narcisistas (es decir, que tienen a su Yo como centro absoluto del universo y, por tanto, no tienen por qué respetar normas mínimas de convivencia ni, mucho menos, los derechos de los demás), pequeños violentos sin motivo (el niño que, sin venir a cuento, abofetea en el parque a una niña algo menor ante la pasividad de la madre del niño y el asombro inmovilizante del padre de la niña -no invento: recuerdo-), estudiantes dispuestos a que sus derechos sean respetados sin por ello sentirse obligados a respetar los de los demás, insultantes, acusadores en falso y cosas por el estilo. Insisto en que no estoy inventando sino reflejando. No son comportamientos mayoritarios, insisto. Pero se les pueden aplicar las tres opciones que he planteado para los partidos de extrema derecha con la particularidad de que estos niños/jóvenes no necesariamente pueden acabar engrosando a la extrema derecha, sino que pueden ir, igualmente, a la extrema izquierda, cosa que, en estos casos, tanto da: el continuo ideológico derecha-izquierda no es una línea recta con gran distancia entre sus extremos sino una herradura en la que la distancia entre los extremos es menor que la que les separa de la parte central de la herradura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario