miércoles, 17 de abril de 2019

¿Me equivoqué?

Alan García se habría suicidado, habiendo sido acusado de corrupción. Reproduzco a continuación lo que publique en 1995 en un librito sobre ese tema que se reeditó en una edición "corregida y aumentada" (como la corrupción) en 2013: 
Alan García, ex-presidente del Perú, acusado de corrupción y después exculpado, publicó a finales del 94 un artículo en el Abc con el título "La hora de los gusanos" que me llenó de asombro. En él, entre otras cosas, podría leerse: "Gusanos. Eso son quienes tienen como carrera política la destrucción de un hombre público con acusacio­nes fraguadas: los que asesinan moralmente para alimentarse de la putrefacción. Hoy se habla mucho de los políticos inmorales, pero se dice poco de aquéllos que ganan posiciones calumniando y crean así los circos que dictaduras y poderosos requieren para explotar a los pueblos". Y añadía: "Hay que tener cuidado de quienes viven impunemente de la difamación y del autoritarismo. No tienen principios y son lo más abyecto de la política, pero cínicamente se presentan como sus renovadores. Ni la opinión pública ni la Prensa deberían caer en su juego". Pero caen. Y entre corruptos y gusanos, el pronóstico no es de lo más halagüeño.
Creo que yo daba crédito a su exculpación. Y, parece, el Abc también. Pero Odebrecht ha sido un tsunami que se ha llevado esta vida.
(Añadido el 19: la carta que dejó escrita antes de suicidarse tuvo que ser escrita antes de saber que ya estaban yendo a detenerle. Dice, al final,
Por eso le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones, a mis compañeros una señal de orgullo y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse.
Y, antes, ha dicho algo que puede aplicarse a otros lugares:
"En este tiempo de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar o vejar y no para encontrar verdades"
"Quid est veritas?" que se preguntaría el escéptico Pilatos, gobernador)
)

No hay comentarios:

Publicar un comentario