miércoles, 24 de abril de 2019

Judíos no sionistas

Los que defienden la distinción entre una y otra y, por tanto, la diferencia entre anti-judíos (anti-semitas, como a veces se les llama como si el árabe no fuera una lengua semítica) y anti-sionistas permite criticar las políticas del gobierno de Israel sin por ello caer en el antisemitismo que existir, existe. Pero que es mejor no confundirlos. Uno en el terreno político, de la defensa de los derechos humanos y el otro en el terreno del racismo y la xenofobia. Pero, claro, es el gobierno de Israel, cada vez más sionista hasta proclamar Israel como Estado Judío (ya solo falta establecer sus fronteras entre el Eúfrates y el Nilo), el que utiliza la identificación de ambas cosas para así defenderse contraatacando: si critican políticamente al gobierno, serán criticados por antisemitas. Según eso, los palestinos que se aprestan a recordar la nakba, tendrían que ser considerados como antisemitas. Aunque hablen árabe.
Lo digno de mención ahora es la creciente tendencia, entre judíos, de subrayar la diferencia entre anti-judíos y anti-sionistas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario