lunes, 8 de abril de 2019

Impunidad

Se llamaba "estado de derecho", es decir, sometimiento a la ley por parte de todos los habitantes del país, "del Rey abajo ninguno". Por supuesto que en sistemas no democráticos tal principio no se aplica ya que "il Duce non si sbaglia mai", el Jefe nunca se equivoca y está por encima de la ley: ES la ley, la encarna. 
Por eso son preocupantes las manifestaciones (y las prácticas) de algunos líderes políticos que desean "dehacerse" (get rid) de los jueces o los rechazan como representantes del ejecutivo (si es verdad, como dicen algunos independentistas catalanes, peor me lo pones). Y una anécdota es la de títulos académicos fraudulentos en manos de líderes políticos: fuese y no hubo nada.
Otra cosa es el maltrecho derecho internacional (público). Ya se sabe que si el país es "de los nuestros", se les tolerará casi todo, como sucede con Israel o Arabia Saudita que, evidentemente, son de los nuestros, por ejemplo en la ocupación de territorios palestinos o sirios y jordanos (altos del Golán) o en la crisis humanitaria producida por la guerra en el Yemen ya de por sí poco respetuosa de convenciones y derechos internacionales. Pero si no es "de los nuestros", se les castigará, probablemente por encima de la ley, con las correspondientes sanciones, como sucede con Irán o Venezuela.
Si la ley se te aplica según quién seas, ya se sabe lo que hay que hacer para evitar penas y sanciones si se quiere violar la ley: estar con los que la violan "desde arriba". Se mirará hacia otro lado, se buscará un chivo expiatorio o, simplemente, te dejarán impune. Otra forma de hablar del complejo "nosotros"-"ellos" al que me referí ayer.
Un caso muy particular: Jackie Walker, militante-activista laborista inglesa, judía, negra anti-racista, es expulsada de su partido por defender a los palestinos y apoyar el Boicot, Desinversión, Sanciones (BDS) a Israel. Con buen sentido, dice que una cosa es ser anti-judío (ella no lo es, dice) y otra ser anti-sionista (que sí que lo es). Pero en su partido la expulsan porque dicen que es lo mismo y que, por tanto, es anti-judía. Auto-odio se diría en otros sitios. Curiosa forma de definir el "nosotros" y el "ellos". Bernie Sanders, cuidado, aunque seas judío: vas a ser el siguiente, después de la musulmana, es decir no-judía, Ilhan Omar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario