domingo, 24 de marzo de 2019

Tres tristes trolas

No tengo la cita a mano, pero lo publiqué hace años en alguno de mis libros. Se trata del comentario de un político estadounidense que decía que cada vez que leía un reportaje sobre algo en lo que él hubiera participado, siempre creía que había estado en otro sitio. Constatable que haya reportajes falsos o falseados. Un periodista de Der Spiegel lo confesó. Pero también es razonable pensar que es imposible reproducir la realidad en una especie de mapa a escala 1:1 y puede darse que lo que yo veo no sea lo que tú ves en algo particularmente complejo: solo que tú lo miras de un lado y yo de otro y los dos vemos "la realidad" y la reproducimos en nuestros respectivos reportajes.
Otra cita, que tampoco tengo a mano. Se trata de un alto funcionario del gobierno central estadounidense diciéndole al periodista que éste va buscando la realidad mientras que el gobierno la crea, de modo que cuando el periodista encuentra los datos, el gobierno ya los ha cambiado. Razonable también que el que crea la realidad la controle mejor que el que únicamente se ciñe a reproducirla (y más con la salvedad indicada en el párrafo anterior).
Pero es que puede ser que el asunto sea particularmente complejo porque el gobierno que lo crea no se aclara, es contradictorio y ni ellos mismos saben concretar el asunto. Ahora se sabe que es parte de lo sucedido con el Brexit y la caótica planificación del mismo por parte del gobierno.
Tarde o temprano acabo en el Catalexit donde, por un lado, se puede gritar "prensa española manipuladora" y, por otro, se puede acusar de lo mismo a TV3, el canal de televisión que depende del gobierno autonómico. Se trata del cristal con que se mira una realidad compleja. Por otro, se puede crear la realidad que mejor convenga a los propios intereses políticos (incluso personales). Pero, también, puede haber habido una caótica planificación de unos y una caótica respuesta de otros. Como con las religiones, es inútil discutir cuál es fuente de verdad, si el Talmud, la Biblia o el Corán. Y eso que hay libro (Kitab) de por medio. Imagina si no hubiera libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario