jueves, 7 de marzo de 2019

Cherchez le pétrole

El dicho, en otros tiempos, era Cherchez la femme, principio general para policías, detectives y novelistas: busca qué papel ha jugado qué mujer. Las cosas han cambiado y el dicho fundamental para entender el mundo mundial es el que da título a este post. Por supuesto que está la cuestión del "pico del petróleo", es decir, el momento en que la producción comienza a declinar. Y está la política respecto al medioambiente por parte de algunas petroleras trabajando por negar el cambio climático a sus accionistas. Pero también está el papel que juega en las que se pueden llamar "repúblicas petroleras" en paralelo de lo que fueron, en su tiempo, las "repúblicas bananeras". Ahora está en el candelero el caso de Argelia, enferma de su petróleo como titula Le Monde. La economía del país depende del petróleo y las fluctuaciones de su precio repercuten de forma clara, pero también la política del país depende del petróleo por haber creado una casta de beneficiados del "intercambio desigual" que es el comercio del mismo. Las probabilidades de que un petróleo monopolista genere una lucha política por controlar los beneficios de dicho monopolio son altas. Supongo que el lector ha pensado en Venezuela, pero no en Noruega. En este último caso, la clase política ha sabido gestionar su petróleo mediante un fondo soberano que evita convertir al país en una "república petrolera". Al contrario, mire cualquier lista de bienestar, democracia, esperanza de vida, felicidad, desarrollo humano y encontrará a Noruega en muy buena posición en el ranking. Incluso en el primer puesto en algún que otro indicador. No es, pues, una maldición. Podría ser lo contrario, pero, en todo caso, cúmplase lo dicho en el título.
(Añadido el 25: Enferma de petróleo, efectivamente, como también cuenta el Financial Times)

No hay comentarios:

Publicar un comentario