jueves, 21 de febrero de 2019

Culta y de sentido común

La frase completa es "Cualquier persona culta y de sentido común sabe que Catalunya es una nación" y su autor es un novelista que la usa en medio de una entrevista. Por partes.
Mi duda está en la primera palabra "cualquier". Porque conozco autores de reconocido prestigio que discuten todavía sobre el concepto de nación y difícilmente puede haber acuerdo sobre su aplicación a la realidad. Es frecuente (aunque no la use "cualquier persona culta y de sentido común") que se defina como "comunidad imaginada", es decir, como algo que existe en las mentes de los que la imaginan a partir de una selección interesada de datos de la realidad (toilette historique incluida). Digamos que la frase sería, si hiciéramos casos a estas personas, "Cualquier persona culta y de sentido común puede creer que Cataluña es una nación, pero no necesariamente todas esas personas de tales características van a creérselo".
Mi segunda duda, derivada de la primera, es cómo clasificar a los catalanes ("que viven y trabajan en Catalunya", según la vieja definición del ex-honorable Jordi Pujol) que no creen que Cataluña sea una nación (en el sentido de algo merecedor de tener su propio Estado) y, por tanto, no están dispuestos a luchar por que Cataluña se independice del Estado Español o España. ¿Incultos? ¿Faltos de sentido común? 
El caso es que encuentro personas cultas y también con sentido común en cada mitad de la actual sociedad catalana. Y, viceversa, insensatos y ceporros en ambos bandos.
Que la sociedad catalana esté dividida en dos mitades (y polarizadas) lo reconoció, en el Parlamento de Madrid, alguien tan poco sospechoso como Joan Tardà, diputado de Esquerra Republicana de Catalunya. Atribuir cultura y sensatez únicamente a una de las mitades es parte del problema. Claro que algunos nacionalistas españoles (españolistas) también se creen cultos (saben historia, dicen) y con sentido común. Y en esas estamos.
La frase en cuestión es un ejemplo más de la tendencia a convertir una simplificación en un absoluto. Además, me deja sin saber qué piensan los cultos pero sin sentido común y los incultos con sentido común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario