sábado, 8 de diciembre de 2018

Imprevisible

El asunto comercial entre los Estados Unidos y la China es suficientemente importante como para que las Bolsas mundiales reaccionen ante cualquier pequeña noticia o indicio.
No recuerdo ahora el nombre de un personaje de la trilogía de Asimov sobre el Imperio. Un genio de las matemáticas había conseguido predecir los acontecimientos hasta que aparece ese personaje (el Mulo, creo recordar) que impedía, con su comportamiento al margen de los algoritmos, que los buenos deseos de Tranton se cumplieran.
Me he tenido que acordar de aquellas novelas al leer este artículo de Paul Krugman en el que afirma que no hay modo de saber qué puede suceder en tal asunto (el conflicto comercial) ya que depende del pronto que tenga un personaje ignorante y volátil como Trump. Una persona decidiendo a su libre albedrío. Como para levantar un monumento al estructuralismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario