viernes, 9 de noviembre de 2018

Nubarrones

Por un lado
De este modo, Otero ha argumentado que el problema radica en que la única preocupación de los políticos es quién ganará las próximas elecciones y el cortoplacismo, lo que lleva a que "a ninguno le interesa dónde estaremos en diez años": "Todo el mundo piensa en lo inmediato y nadie piensa en el bien común. Eso es un gravísimo y peligroso problema", ha afirmado.
Otero ha puesto el ejemplo de Cataluña, un tema en torno al cual se vierten "mensajes incendiarios extraordinariamente preocupantes" que llevan a preguntarnos a dónde vamos: "Le hablan a su electorado que además ya está convencido, ya les van a votar", ha resaltado.
Y por otro y generalizando
Quizá siempre fue así: la política reducida a un ejercicio de demagogia y demonización de aquellos que no comulgan con el líder. Es visible en las dictaduras y en los regímenes autoritarios, algo menos en las democracias. Vivimos tiempos de mutación en Estados Unidos, Brasil, Italia, Hungría, Polonia... Hubo señales de peligro entre las dos guerras mundiales y nadie las tomó en serio.
Si el primer recorte se refiere a España, este segundo pone en contexto al caso Trump.  Generalicemos:

The 1930s saw
  • the rise of xenophobia and nationalism 
  • in the context of prolonged and protracted economic strife, 
  • the lingering impact of World War I, 
  • weak international institutions 
  • and a desperate search for scapegoats. 
The 2010s has notable parallels:
  • the protracted fallout of the financial crisis, 
  • the clamour for protectionism, 
  • ineffective regional and international institutions, 
  • and a growing xenophobic discourse that places virtually all blame for every problem on some form of Other. 
In the 1930s the politics of accommodation gave way to the politics of dehumanisation, war and slaughter.
Pues en esas estamos. Los nubarrones parecen claros. Por lo menos, verosímiles. Pero mucho más claro es que los políticos tengan otras preocupaciones. Y ese es el peor de los nubarrones.
(Pensar en el futuro, por desgracia, no es suficiente: la cuestión es saber de qué futuro se trata)

No hay comentarios:

Publicar un comentario