jueves, 8 de noviembre de 2018

No es religión

Hay una cierta tendencia a explicar los casos de xenofobia como casos de rechazo a las creencias de los que son rechazados. Casos particulares la islamofobia y el antijudaísmo. Pero el aspecto religioso entra (claro que entra) pero en un segundo tiempo: no son todos los musulmanes ni todos los judíos los que entran en episodios de xenofobia. El caso de los musulmanes es particularmente claro: son los musulmanes-árabes de clase baja los que son rechazados. Los jeques que contratan todo un piso del mejor hotel de la ciudad e imponen sus reglas de funcionamiento al benevolente hotel no son objeto de rechazo sino de bienvenida (y estoy hablando de un caso que conozco gracias al director del hotel en cuestión)
Todavía es más claro cuando el que rechaza y el rechazado pertenecen a la misma religión y entonces el recurso a las creencias deja de aparecer. Se podría pensar que los rohingya son rechazados en la antigua Birmania por los budistas. Sea, aunque, de nuevo, no creo que el tema religioso sea el central aunque pueda aparecer como banderín de enganche. Pero es difícil atribuir cualquier papel a las etiquetas religiosas en un caso como este: la musulmana Arabia Saudí expulsa a los refugiados rohingya (tan musulmanes como los anteriores, aunque, eso sí, no sé si son tan suníes o wahabitas como los sauditas, pero esa es otra cuestión y tiene que ver con Irán). Extremo: el retorno de estos musulmanes al Myanmar budista les aterroriza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario