lunes, 19 de noviembre de 2018

La verdad, pero completa

Cinco titulares coinciden (Wall Street Journal, The Washington Post  o la NBCNews y añado El Mundo y El País): ha habido manifestaciones en Tijuana, México, contra la presencia de centroamericanos buscando asilo en los Estados Unidos, la llamada Caravana. Argumentos no les faltan: no hay infraestructura en Tijuana para acoger a miles de personas, algunos de los que pasan (dándole la razón a Trump) cometen pequeños delitos para sobrevivir y cosa por el estilo. Trump dijo que eran "criminales" y seguro que alguno habrá. A estos manifestantes se les puede acusar de insolidarios o de gente que defiende sus intereses inmediatos mientras la frontera refuerza sus obstáculos y deja en suspenso a muchos integrantes de la Caravana. Colas para pedir asilo y más problemas para Tijuana, comenzando por su alcalde.
No voy a discutir esos comportamientos. Me quedo en los titulares. Porque si vamos a La Jornada (periódico mexicano) lo que encontraremos es un titular referido a unas declaraciones de la próxima secretaria de Gobernación del electo presidente López Obrador: "La caravana puede poner en riesgo el nexo con EU"  y en el texto se dice que los centroamericanos son "titulares de plenos derechos". Hay, además, cuatro entradillas una de las cuales dice: "Hoy, dos marchas en esa urbe [Tijuana]: una de apoyo y otra para exigir que se vayan".
A lo que voy: los que apoyan a los centroamericanos no merecen el tratamiento periodístico que obtienen los que los rechazan. Pero, de nuevo, haberlos haylos. Eso sí: nada que ver con el vocabulario con que se narran otros hechos en el que el sesgo es todavía más claro. Aquí variados ejemplos para el caso Palestina-Israel. Perversión lingüística.

No hay comentarios:

Publicar un comentario