miércoles, 21 de noviembre de 2018

Derecha, izquierda y otras etiquetas

Leo un muy documentado estudio sobre las orientaciones ideológicas de los españoles. Se usa el convencional criterio “derecha-izquierda” y se ha preguntado a los encuestados que se sitúen en uno u otro punto de una línea de 10 que va de un extremo ideológico a otro. La tal escala produce resultados que no hace falta encuestas para llegar a tal conclusión: por ejemplo, que los encuestados hayan visto al Partido Popular como derecha, al Partido Socialista de izquierda y a Podemos más a la izquierda no es sorpresa. Pero tampoco lo es que Ciudadanos que se veían como “centrista” hace relativamente poco tiempo, se vea ahora como “derecha”. Ya lo sabíamos: así lo son.
Lo que no sabíamos es que los que se declaran de extrema izquierda son más numerosos que los de extrema derecha, aunque la posición que más respuestas recoge es la de “centro”. No extrañe que los partidos del viejo bipartidismo imperfecto se tiendan a autocalificar como “centro-derecha” y “centro-izquierda”, dejando para los recién llegados la posición no centrista, cosa que Podemos hace con mucha claridad y Ciudadanos con curiosa ambigüedad.
Mi problema está en otro sitio: en saber qué es eso de “derecha” e “izquierda” cuya existencia puedo reconocer, pero cuyos contenidos concretos se me escapan. Puedo entender lo de “extrema-izquierda” (valor 0 en la escala) y “extrema-derecha” (valor 10), pero ya no sé qué puede significar un 7 o un 4 o un 3. Es difícil saber en qué está pensando el que tal cosa contesta y siempre queda la sospecha de que los declarados “centristas” no es que lo sean, sino gente que responde “no me líe usted, apreciado entrevistador, con preguntas tan abstractas”. Porque si llamamos “de” derechas o “de” izquierdas lo que dicen los respectivos partidos clasificados por tales cifras, no hace falta ser un adicto a las noticias para saber cuánto cambian de propuesta los partidos a lo largo incluso de un tiempo muy corto (recuérdese a Carrillo q.e.p.d.)
Después está el hecho de que, si no se explica algo más, no tiene ningún sentido decir que “subir impuestos” es de izquierdas y que (proponer) “bajarlos” es de derechas. Si se ven sus respectivas prácticas se puede decir cualquier cosa y su contraria.
Existe una notable bibliografía sobre qué es ser de izquierdas (Norberto Bobbio la preside) y supongo que también la hay sobre lo que es ser de derechas, aunque, si escrito desde la izquierda, no me resulta mucho de fiar: no pretenden saber qué es, sino desacreditar al contrario.
En la actualidad, para América Latina y América en general, hay abundancia de textos explicando “qué debería ser” la izquierda. Vista la debacle que se está produciendo en el continente, se comprende. Hasta en los USA. Sin embargo, nunca he visto nada (aunque tal vez sea mi falta de información la culpable) sobre “qué debería ser” la derecha. Los intentos de organizar por Europa a los partidos xenófobos no me parece que sea una buena respuesta: también hay brotes de xenofobia observables, aunque reducidos, en las autodenominadas “izquierdas”.
En general, parece que no había en las derechas tanto sentido tribal como a veces presentan las autodenominadas izquierdas sin que exista un criterio para distinguirlas que tenga que ver con el contenido programático y vaya más allá de la mera pertenencia al grupo que tal cosa se autoadjudica.
Estos últimos casos me hacen pensar que el contenido de tales etiquetas (porque etiquetas son, aunque para algunas condiciones sean banderines de enganche) cambia a lo largo del tiempo, por lo menos desde la Revolución Francesa, según las circunstancias. Sin embargo, debe de ser excepcional que los etiquetados como derechas digan, como hacen sus correspondientes desde la izquierda, que afirmar la obsolescencia de tales etiquetas sea necesariamente de derechas. Eso se deja para la izquierda que, por lo que veo, tiende a ser mucho más esencialista: las ideologías “son” y los comportamientos derivados de ellas pueden observarse ya que lo hacen de manera casi necesaria. Poco siguen al bueno de Marx que decía que “no es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”.
Una pregunta con trampa: El Brexit ¿fue de derechas o de izquierdas? ¿Y el Catalexit? ¿Porque lo propone un partido u otro o porque hay algo intrínseco en tales propuestas que lo hace etiquetable de una manera u otra? Recuérdese, para el Catalexit, que es propuesto (e igualmente rechazado) desde derecha, izquierda y extrema izquierda.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Puede verse aquí nn viejo texto sobre izquierda y derecha en América Latina usando la misma metodología que el primer texto que cito. Y este un texto actual, a partir del triunfo de Bolsonaro, sobre el progresismo latinoamericano, sus errores y sus retos. Excelente: está escrito por amigos míos. Y algo crítico sobre el abuso de "derecha" e "izquierda")

No hay comentarios:

Publicar un comentario