sábado, 17 de noviembre de 2018

Democracia insatisfactoria

Me llegó ayer a su debido retraso The Economist del 10-16 de noviembre. Gracias a google, copio de ese ejemplar estos tres gráficos que ellos toman del Latinobarómetro, que ponen en su contexto las preocupaciones sobre el futuro del Brasil después del triunfo de Bolsonaro.
El primero es claro: la satisfacción con la democracia cae de forma visible en estos últimos años. Los que se declaran satisfechos con tal forma de gobierno no llega el 30 por ciento de los encuestados. Que lo prefieran como forma de gobierno ya no llega a la mitad de los encuestados.



El segundo también es claro, país por país: en todos los casos los satisfechos con la democracia caen notablemente por debajo del porcentaje de los que la prefieren como forma de gobierno. El caso de Venezuela, pero también el de Honduras y Guatemala, son curiosos. Pero obsérvese el puesto que ocupa el Brasil en el conjunto.



Con el típico humor de The Economist, este último gráfico muestra dos cosas. La primera, que cae la confianza en todas las instituciones sobre las que se pregunta y, segunda, que los partidos políticos ocupan el lugar más bajo en la confianza, a mucha distancia de la Iglesia, aunque ahí tal vez habría que haber especificado si se trata de la Católica o de las Evangélicas. No hay nada perfecto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario