domingo, 21 de octubre de 2018

Mintieron

Un político, ante una situación complicada para su mantenimiento en el poder, encuentra una solución: aprovechar un estado de opinión minoritario en su circunscripción para organizar un gran evento teatral (llegando a un referéndum). No le sale bien sino todo lo contrario: pierde votos y mete a su país en un atolladero del que no es fácil salir. Para ello tuvo la inestimable ayuda de quienes sabían manipular ese estado de opinión, enfervorizarlo, entusiasmarlo y, llegado el referéndum, hacer que el atolladero sea todavía más difícil de superar. Estos manipuladores utilizaron sistemáticamente mentiras, bulos y medias verdades que aumentaran el entusiasmo popular y solo en algunos casos aislados han reconocido haber mentido descaradamente. En general, ahora que ha llegado la hora de la verdad, algunos de aquellos fervores se han venido abajo y solo la mala gestión de "la parte contratante" de la parte contraria ha mantenido un estado de ánimo que, de lo contrario, se habría deshinchado casi por necesidad al enfrentarse con la "rugosa realidad". 
Sí, estoy hablando de David Cameron y, para el caso del Catalexit, de Artur Mas. En el último paso, parece que hay una bifurcación: en el Reino (más o menos) Unido (que se lo digan a los irlandeses del Norte) se manifiestan pidiendo un segundo referéndum, ahora sin mentiras. Nadie votó a favor del caos actual, "Brexshit", dicen. En Cataluña, no se llega a tanto aunque los unionistas se hayan manifestado por fin en las calles. Pero es que el papel de los respectivos gobiernos centrales no es el mismo. Ni la Constitución, escrita o no, es la misma. Pero el proceso, ya lo he notado otras veces, tiene algunas similitudes sugestivas entre ambos casos. Insisto comparatio non tenet in omnibus, la comparación no significa identidad de ambos procesos, pero mirar hacia uno permite hacerse preguntas sobre el otro.
Más casos de mentiras actuales, las de la campaña presidencial en el Brasil.
(Añadido el 2 de noviembre: Algunos miembros del parlamento británico reconocen el daño causado por Cameron. No es el caso de Mas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario