sábado, 27 de octubre de 2018

Intercambio desigual

Hace años se mostraba que el intercambio entre países o zonas podía tener sentido si se medía en sus respectivos precios, pero que tenía mucho más sentido si se consideraban sus cualidades. Así, si un país exportaba bienes primarios e importaba de otro país productos manufacturados, aunque los precios fuesen justos, el resultado era un relativo empobrecimiento del primero y un relativo enriquecimiento del segundo ya que los productos manufacturados tenía un efecto multiplicador en la propia economía, cosa que los bienes primarios (minerales, agricultura básica, petróleo) no lo tenían sino que aumentaban la vulnerabilidad del que basaba su comercio internacional en tales mercancías.
En los años terminales del Comecon (el mercado común comunista) la tendencia parecía ser la de que la URSS se especializaba en productos primarios mientras que su periferia (Alemania del Este, Checoslovaquia, Hungría, Polonia) le enviaban productos manufacturados, con los consabidos efectos de tal intercambio desigual, incluso a precios de fraternidad comunista.
Dicho esto, véase este gráfico que muestra las exportaciones chinas a América Latina y el Caribe (ALC) y las correspondientes de estos últimos hacia la China:
El artículo de Ugarteche y Vargas de donde tomo el gráfico es una constatación del intercambio desigual. La China más fuerte y ALC más débil. Lo del "imperio" va por otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario