viernes, 7 de septiembre de 2018

Si lo ves, es real

Y más si lo ves en los medios. 
Este es un viejo ejemplo: a la izquierda, foto de la toma de posesión de Donald Trump en 2017. A la derecha, la fotografía publicada, convenientemente retocada a instancias del ya presidente.


Es muy libre de creérselo y, lo más probable, es que, si le resulta antipática la figura de Trump, usted se lo crea. Si es turmpista convencido, sabrá que se trata de una fake news más.
Lo mismo sucede con las fotos de los emigrantes venezolanos y sucedió con las fotos previas a la invasión a Irak.
Nunca se citará suficientemente el consejo común a la vieja Ilustración: lo que entra por los sentidos ha de someterse al criterio (discriminación) de la razón. No porque lo veas es real. Era un mal dicho: "Está pasando, lo estás viendo". Insisto: hay cosas que estás viendo y no están pasando (y no son alucinaciones sino, por ejemplo, fotoshop o atribución de la imagen a un contexto muy diferente) y, muchas más, cosas que están pasando y no las estás viendo (por ejemplo, la deuda externa, las guerras comerciales, inestabilidad económica, la mejora de las condiciones económicas y demás cosas intrascendentes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario