sábado, 8 de septiembre de 2018

Poderoso caballero

El gobierno español, en un arranque quasi-pacifista, decide o propone suspender la exportación de determinadas armas a Arabia Saudita. Con razón, se dirá: no colaborar en la guerra en Yemen y sus extremos salvajes, aunque allí también colabore Estados Unidos. Al fin y al cabo, la decisión de aquella venta fue cosa del anterior gobierno.
Pero Arabia Saudita responde amenazando con romper el contrato para la compra de cinco corbetas fabricadas en Cádiz, cosa que pondría en peligro 6.000 empleos allí, amén de los empleos en el Ferrol y Cartagena, astilleros de la misma empresa.
Los detalles y el más que probable renuncio por parte del gobierno español se pueden leer aquí, aunque ya hay matizaciones para todos los gustos y varias retiradas.
Varias lecciones: hay dilemas en los que la buena voluntad queda en segundo plano.  Rectificar es de sabios, dicen... mientras no genere hábito. De nuevo una cita de Marx: "Estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros". O, si se prefiere, se puede leer el poema de Quevedo "Poderoso caballero es don dinero".
Pero la cosa no va solo en una dirección: también se dijo que Hitler estaba loco y bien que corrieron a su sombra varias grandes empresas (militares, por supuesto).

No hay comentarios:

Publicar un comentario