lunes, 24 de septiembre de 2018

Pensionistas del mundo, uníos

Lo leo en el Financial Times y, aunque no entiendo los términos técnicos, sí entiendo algunos de sus detalles, comenzando por el titular:
The legacy of Lehman Brothers is a global pensions mess
El reportaje es relativamente optimista (insisto, si es que he conseguido entender algo) sobre una posible repetición de lo del Lehman Brother y los bancos europeos cuyo aniversario se conmemora estos días, aquello que dio el pistoletazo de salida a esta crisis que, obviamente, venía de antes: de las malas prácticas de esos bancos que fueron salvados, tal vez por suerte, con dinero público, aunque, como en todas las catástrofes como ya he contado, con ganadores "arriba" y perdedores "abajo".
Las finanzas siguen globalizadas y el riesgo de una nueva estampida como la de hace diez años parece reducida, dicen, pero con un nuevo posible "perdedor" si hay repetición de aquello: las pensiones, el lío global de las pensiones. Lo que dice con claridad en uno de sus epígrafes es que:
Los individuos son los responsables de su pensión, habiendo casos en los que no pueden jubilarse por no tener cubierta esa necesidad. Y lo muestran, además de con razonamientos técnicos, con gráficos que creo entender: los bancos tienen menos riesgos, las pensiones, en cambio, tienen más.


El asunto y su tratamiento muestran hasta qué punto se puede hablar de soberanía. Los gobiernos pueden, sin duda, empeorar la situación y tal vez ahora comienzo a entender por qué la Unión Europea no ve con buenos ojos que el gobierno español, que, en su inestabilidad, se agarra donde puede, piense en incrementarlas según el índice de precios, el IPC, que es lo que piden, en manifestaciones callejeras, las asociaciones de pensionistas españoles. Demasiado riesgo... también para los pensionistas, claros "perdedores" en este capítulo. Por eso tampoco tengo muy claro a quién defiende la UE en este caso.
Pero hay algo más que me intriga en el reportaje: el papel de la China como gran prestatario. No sé qué significa ni qué puede producir esa tendencia, si es un elemento más hacia el cambio de hegemonía o un argumento más para temer efectos catastróficos en la economía mundial. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario