miércoles, 26 de septiembre de 2018

Caveat emptor

Vamos, que el que tiene que tener cuidado es el comprador y viene a cuento por el cuidado con que tomo la propaganda política que me llega por Whatsapp la única red social en la que todavía estoy (otras, como Facebook, ya las dejé en 2009 y ni por un momento se me ocurre Twitter o Instagram). Por suerte es poca, pero temo que irá en aumento y se hará más sutil. La que he recibido hasta ahora es bastante ramplona, pero no por eso bajo la guardia. Sigo con mi manía de evitar (tal vez inútilmente) el ser muy engañado (porque "algo engañado" doy por supuesto que no podré evitarlo).
Viene esto a cuento de un análisis en el New Yorker sobre el modo en que las redes intervinieron en las elecciones presidenciales estadounidenses que dieron el triunfo, no en votos pero sí en electores, a Donald Trump. Lo entiendo: en condiciones de candidatos prácticamente empatados, convencer a unos pocos significa dar el triunfo a una de las partes. Si forma parte de una paranoia conspiranoide sobre Rusia o es tanto como dicen, eso ya no lo sé.
He dejado de recibir propaganda catalanista. Por lo visto, los amigos que me la hacían llegar me dieron por imposible. Ahora toca la propaganda españolista o, sencillamente, anticatalanista. Me tendrían que dejar por imposible, pero estoy dispuesto a seguir recibiéndola, como también la incipiente propaganda de extrema derecha. Está claro que no estoy en ninguna lista para recibir propaganda de extrema izquierda y espero que no sea porque me dan por imposible o porque se creen que ya estoy convencido. Confieso mi curiosidad.
En todo caso, alerta. Me han engañado muchas veces y supongo que me seguirán engañando. Pero que no sea porque me he rendido y acepto todo lo que veo en pantalla. Antes era "lo ha dicho la radio". Después fue "lo he visto en la tele". Ahora es "está en internet". A eso llaman progreso, que aumenta cuando encuentro, en mi cuenta de correo, spam en chino y en árabe: a eso se le llama globalización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario