jueves, 13 de septiembre de 2018

Así de complicado

En España se discute acaloradamente sobre trabajos académicos plagiados o comprados a chiringuitos que los venden. Mientras, se decide seguir vendiendo armas a Arabia Saudita que, con toda probabilidad, las utilizará en Yemen, colaborando así con la catástrofe humanitaria que está suponiendo esa intervención que también tiene el apoyo de los Estados Unidos: muertes de civiles, "inseguridad alimentaria", desplazados. En los Estados Unidos hay quien cuestiona tal apoyo a una intervención que ha producido más de 10.000 muertos (20 por ciento niños) y ha causado 15 millones de casos de "inseguridad alimentaria" en un país de 23 millones de habitantes. 
En España, como se dice a propósito de la venta de armas a Arabia Saudita, el gobierno "solo mira a Cádiz" y la posible pérdida de un contrato que, de producirse, traería consigo pérdidas de puestos de trabajo no solo en Cádiz, sino también en el Ferrol. Me referí al asunto hace un par de días y ya traté sobre el papel que la industria del armamento tiene en la economía y la política de los Estados Unidos. Y siguen publicándose datos al respecto.
Pero así son las cosas. No importan mucho unos muertos más o menos o unos miles de hambrientos más o menos. Las reglas del juego son muy estrictas y se sabe a favor de quién se juega en cada caso. Volvamos pues a lo que cualquier docente interesado en su trabajo sabe: que el "copia y pega" se ha hecho epidémico y que, siguiendo las reglas del mercado, hay oferta para redactar por encargo trabajos para asignaturas, masters y doctorados para quienes los demanden y estén dispuestos a pagar por ellos al correspondiente "negro". He visto ofertas explícitas en tablones de anuncios de alguna universidad. Eso sí: en algunos países, no solo en España, hay políticos que dimiten cuando les pillan en una de estas prácticas. ¿Yemen? ¿Dónde está Yemen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario