sábado, 18 de agosto de 2018

El Movimiento (popular, por supuesto)

Así parece que se llamará la agrupación de partidos que está proponiendo Steve Bannon, fautor venido a menos de Donald Trump, y promotor de una ideología de extrema derecha, racista, xenófoba y, por tanto, anti-inmigrante. "Populistas" los llaman. Y con sede central en Bruselas desde donde coordinarían la inminente campaña electoral para el Parlamento Europeo con un objetivo inmediato claro: aumentar el peso de los euro-escépticos, es decir, debilitar a la Unión Europea.
No es nuevo el intento. Lo nuevo es la presencia del "amigo americano" dando pábulo a los que creen que hay una conjura estadounidense (es decir, de Trump) para debilitar al máximo a la Unión.
Un antecedente a recordar: el encuentro “Freedom for Europe”, calificado como de la Internacional Nacionalista, celebrado en Coblenza a principios de 2017 organizado por Alternativa para Alemania (AfD) y con asistencia de diversos líderes de partidos calificados de “populistas de derechas”, posibles imitadores de Donald Trump. Si Amnistía Internacional consideraba “peligrosa” la deriva securitaria producida en los 14 países europeos analizados por dicha ONG, se entenderá lo que podría pensar de un entonces posible triunfo simultáneo de estas fuerzas, en concreto, Wilders en Holanda y Le Pen en Francia, todos ellos euroescépticos. Ahora se añade Austria e Italia. Portugal parece inmune a esta epidemia, no así España tanto en sus formas hiper-unionistas como en las secesionistas.  En todo caso, no se le ocurra confundir, aunque razones pueda haberlas, este "Movimiento" con el "Movimiento Nacional", partido único del general Francisco Franco, creado en 1943, año de mi nacimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario