viernes, 24 de agosto de 2018

China rules the Web

La canción al imperio británico decía "Britannia rule(s) the waves", mezclando la constatación y el deseo. Aquí lo que se plantea es si, del mismo modo que los Estados Unidos siguieron a Gran Bretaña como potencia hegemónica, no pasará lo mismo con la China siguiendo a los Estados Unidos cuya decadencia ya otros se encargan de anunciar desde hace tiempo.
El artículo, en realidad, se contenta con constatar el dominio que la China está teniendo del ciberespacio. "Rules the waves". Si es así, y las hegemonías anteriores lo fueron por controlar los medios de producción centrales para el funcionamiento del sistema mundial, este dominio podría estar en la base de esta nueva hegemonía que, digámoslo antes de llamar a engaño, ni será para mañana ni se producirá de golpe.
Lo que sucede es que en la China también late el deseo de volver a ser centro del sistema mundial realmente existente. Lo fue (lo documentaba Andre Gunder Frank en su ReOrient) y hay fuerzas allí que lo desean. Lo encontré en escritos de colegas chinos que encontré, en 1988, en un congreso al que asistí en Beijing. "Rule de waves... again", venían a decir.
Tal vez su cultura sea demasiado compleja como para  convertirse también en hegemonía cultural. Pero ya vi hace años cómo, escribiendo con caracteres fonéticos el puton hua, la lengua común, el ordenador lo mostraba en pantalla en ideogramas chinos.
Potencia militar ya lo es (la segunda, después de los Estados Unidos), pero la lectura de su hegemonía tecnológica, sus perspectivas de cara al futuro y sus previsibles consecuencias (no todas agradables, todo sea dicho), hacen más que aconsejable leer el artículo que cito al principio. Pero sin exagerar: sus vulnerabilidades serán usadas por los que no quieren bajarse del machito, es decir, los mandamases de USA. Lo dice el proverbio napolitano: ‘O cummanna’ è meglio d’ ‘o fottere. Aunque no es mi caso, a fuer de sincero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario