lunes, 30 de julio de 2018

El PIB no se come

El incremento del PIB ha sido saludado con entusiasmo por su dirección y cuantía, incluso si se "desacelera" pero, claro, crece. Todo va bien, entonces. Si el PIB va bien, todo va bien.
Sin embargo, hay voces (los habituales aguafiestas o machacones opositores) que no están tan contentos. Dicen que ese aumento en el problemático índice (problemático por lo que dice medir y por cómo se mide) no tiene mucho que ver con el aumento de los salarios e incluso con la disminución de los que, estadísticamente, son llamados pobres. Eso sí, el incremento de los beneficios, sin ir más lejos de la mayoría de los bancos y no solo, es constatable.
(Bueno, la segunda cita, la de que "el PIB no se come", se refiere a los Estados Unidos. Esta última a las Españas. Son intercambiables. No las cuantías, pero sí las tendencias: nunca llueve a gusto de todos y menos si uno controla las nubes)

No hay comentarios:

Publicar un comentario