martes, 12 de junio de 2018

Neolengua

Ahora la solidaridad hacia los que sufren en medio del Mare Nostrum se llama "buenismo" que, obviamente, es una palabra despectiva. Y a conseguir quitarse de encima cualquier responsabilidad al respecto, se le llama "victoria":
 «VITTORIA! Primo obiettivo raggiunto! #chiudiamo i porti». 
«Oggi è un nuovo inizio. Ora la Ue adempia ai suoi doveri. Se questo per qualcuno è uno schiaffo sono pronto a farmi prendere a schiaffi dal governo francese, inglese, greco, cipriota o finlandese se volessero aiutarci»
Pero, como dice Salvini, ¿está cumpliendo la Unión Europea con su deber que deriva de sus cacareados valores? Parece que no. Y "no ayudan".
Un compromiso españolista: vale por ahora, pero sin que España se convierta en una ONG. Supongo que para eso se las subvenciona: para que los problemas queden lejos y no afecten a nuestros valores civilizados y universales y, por supuesto, humanitarios.
Bienvenido sea el debate sobre las palabras (no sobre los hechos, que suelen ser tozudos y no tan maleables como las palabras). Ya habrá algún Gran Hermano que dirá qué palabra es la que debe usarse al respecto. Al fin y al cabo, lo que ha hecho el gobierno italiano es lo que hace, no lo que dice, la Unión Europea.
Por seguir con Orwell, la noticia del día está en Singapur. Obvio: afecta "a los de arriba" y no "a los de abajo". Normal, pues, aunque, por motivos de proximidad, el Aquarius tenga en España un peso mayor que Singapur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario