jueves, 14 de junio de 2018

El amigo americano

Un interesante artículo sobre los caminos divergentes que ha tomado el gobierno de los Estados Unidos, es decir, Donald Trump, y lo que se puede llamar gobierno de la Unión Europea, es decir, la Comisión, pero sin que quede claro quién manda aquí. Divergentes valores, divergentes intereses, divergentes políticas, aunque no es fácil saber a quiénes favorecerá finalmente: tal vez unificará a la renqueante Unión.
Mientras, el sistema mundial sigue cambiando y tanto Rusia como la China (lo de Turquía parece menos decisivo, pero cuenta), es decir, sus respectivos gobiernos, observan esa divergencia y la pueden utilizar para satisfacer sus propios intereses. 
Cada vez más lejos de un mundo "piramidal", con un pequeño grupo "arriba" y una serie de gobiernos que se ordenan de arriba abajo por su referencia y obediencia a los de "arriba". Claro que había disidencias y "no-alineados" cuando "arriba" parecía (hay que insistir en lo de "parecía") que había DOS superpotencias enfrentadas como dos vaqueros en el saloon del Far West dispuestos a ser el primero en desenfundar y deshacerse del rival. Pero ahora comienza a haber varios "arriba" y diversos juegos por ver cómo queda el mundo. Es posible que la UE quede "arriba", pero también es posible, dadas sus tendencias centrífugas y su ausencia de políticas comunes, que quede "debajo" de quien corresponda. No es fácil para mí adivinar debajo de quién quedaría, si de USA o de Rusia. Pero sí es fácil ver que el sistema se hace cada vez más inestable. El mundo ya no es el de Adam Smith ni tampoco el de Karl Marx. La economía y con ella las fuerzas productivas ha cambiado. Un indicador, el de la buena disposición para la tecnología, que calcula The Economist Intelligence Unit. Estos son los 25 primeros países:
Obsérvese que entre estos 25 primeros no está Rusia  (puesto 29) y que la China (puesto 36) está representada por Hong Kong, Taiwan y, si me apuran, Singapur. Todo se andará.
De momento, las conclusiones cambian si lo que se pregunta es cuántas personas ricas hay en los principales países. Lo cuenta el Boston Consulting Group de esta forma
En su día ya se supo que era falso aquello de que "los proletarios no tienen patria" que decía el Manifiesto Comunista. Ahora habría que decir que estos hiper-ricos sí que no la tienen, haciendo algo menos rotundos los argumentos basados en países. Importantes, sí, pero cum mica salis.
No se trata de excluir el papel de los Estados, pero sí el ponerlos en su lugar, incluso en el terreno del enriquecimiento personal, como se está viendo en USA. Corrupción incluida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario