lunes, 14 de mayo de 2018

Secesionistas xenófobos

Son dos cosas diferentes y no siempre van juntas. Tengo amigos catalanes, y muy queridos, que son secesionistas desde hace años, lo cual no les ha impedido intentar entender otras culturas extra-peninsulares, aceptar con tranquilidad a los "otros" y, cierto, ser amigos míos.
También hay xenófobos que no son secesionistas. Odian al diferente aunque sus consecuencias no sean necesariamente la de trabajar por la independencia. Su xenofobia puede estar referida a otros "otros" que no impliquen, necesariamente, una independencia ante ellos. Por ejemplo, algunos "catalanófobos", también amigos míos y desde hace muchos años.
Sí hay xenófobos independentistas. He visto los tuits que, en su día (y de los que ahora pide disculpas propias de las circunstancias), publicó el actual candidato a presidir el gobierno (de momento autonómico) de Cataluña. Aquí hay una lista de ellos. A pesar de mis casi tres años viviendo en Barcelona, nunca había visto esos planteamientos. Bueno, sí: fueron, pero mucho después de tal estancia, los de uno de los estudiantes que tuve en el diploma de cultura de paz de la universidad autónoma de Barcelona, hace ya algunos años. Prácticamente, las mismas ideas que se reflejan en el tuit, lo cual indica una cierta difusión de tales planteamientos, por lo menos en algunos círculos más o menos cerrados. Centenares de miles de catalanes, se dice.
Si se recorren los planteamientos del UKIP en la campaña del Brexit, se encontrarán algunas analogías (y peor ha sido después, según dicen desde la ONU y vale la pena leer). El "otro" en este caso era "Europa" (toda ella), como para estos lo es "España" (toda ella, también llamada "el Estado", todo él). Y, sí, para los catalanófobos es "Cataluña", toda ella, tal vez incluyendo a los catalanes a los que los xenófobos secesionistas no les conceden el título de "catalanes" que reservan a los que muestran un determinado "pedirgí" más allá de ser "los que viven y trabajan en Cataluña", como decía el presidente Pujol, aunque su señora no estuviera muy contenta con el presidente "charnego" que había entonces y cuyo catalán dejaba mucho que desear. Lo de la corrupción no viene a cuento.
(Añadido el 17: se podría llegar a paralelismos peores)

No hay comentarios:

Publicar un comentario