viernes, 4 de mayo de 2018

Qué fue de Breda

"La rendición de Breda", también llamado el "de las lanzas", es un cuadro de Velázquez.
Resultado de imagen de la rendición de breda velázquez

En él ocupan el centro el vencido que hace como un amago de genuflexión y el vencedor que hace un gesto de apoyo nada agresivo, más bien benevolente. Los demás, miran. O miran para otro lado.
Nada parecido (eran otros tiempos para los humanos) a la rendición de ETA de estos días con su nueva proclamación de su fin (que no es la primera) y de su fracaso. Y con el mismo riesgo, no nos engañemos, que han tenido otros "guerrilleros" en el mundo. Los tuvo el IRA con el IRA Auténtico, y los tienen las FARC, con los grupos que siguen practicando la violencia y no aceptan esa rendición que, en algunos casos, resulta poco beneficiosa para sus intereses.
El vencedor quiere machacar más al vencido al que, a lo más, le regalará el reunir a los presos de sangre en cárceles cercanas al País Vasco. El vencido, porque vencido es, se mantiene firme en algunos de sus tics lingüísticos y en sus silencios sobre temas espinosos.
¿Vencedores y vencidos?  Los vencedores están seguros de ello. Los vencidos a lo más que llegan es a reconocer su error. Pero ese no es el problema. El problema son las familias de las más de 800 víctimas causadas por los ataques de ETA (más las víctimas de un breve, pero real, intento del uso de paramilitares que también produjeron víctimas mortales). Incluso la última víctima: un miembro de ETA, encarcelado, que se ha suicidado en la cárcel. Y de los allegados de las víctimas vienen después violencias incluso mortales, como se demostró en Colombia con el caso del M-19.
Claro que en Breda había otros códigos y las muertes, en ambos bandos, eran "por la gloria". Ahora, las muertes por terrorismo (y las escasas relativamente, pero no por ello menos reales, del contraterrorismo, por ejemplo, el de los GAL), no aceptarían esos códigos. Muestran, eso sí, diferencias: los hay que van al perdón, o los que afirman que nunca perdonarán o quellos a los que les parece que esa rendición no es suficiente y hasta, seguro, hay quien prefiere el olvido al rencor, a pesar del daño irreparable causado.
La mejor intervención, en mi opinión, ha sido la del lendakari Urkullu: ni vencedores, ni vencidos. Tal vez sería la mejor opción para una paz duradera. No así la arrogancia y prepotencia del gobierno central (probablemente electoralista, para compensar los éxitos de sus rivales inmediatos) ni la pacatería inmisericorde del comunicado.
¿Hubo un conflicto? Si por conflicto se entiende bandos que buscan fines incompatibles entre sí, sí que lo hubo. En los fines y en los medios. Los que querían seguir formando parte de España y los que querían la independencia (la libertad, "askatasuna") y los que querían esto último por medios democráticos y los que preferían la lucha armada. Que unos u otros medios lleven al fin de la independencia, resulta problemático. De ahí la frustración que produce en el "gudari" (el soldado luchador) ver que a más muertos menos libertad. Pero también las oscilaciones del Partido Nacionalista Vasco (a subrayar lo de nacionalista porque significa lo que significa en Cataluña) unas veces apartando la vista de la sangre con aquello de "estos chicos" o el "ellos mueven el árbol, nosotros recogemos los frutos" (citas textuales) y otras veces encontrando más eficaz incluso la colaboración con el gobierno central (esto último ha sido también política catalana apoyando gobiernos del Partido Popular).
(Aquí hay un enlace a los textos que publiqué entre 2001 y 2006 sobre el tema. Todavía no se había producido el cese de 2011.
Un buen resumen de las ópticas desde las cuales se ha visto el tema (lo que ahora se llama "relato" y antes "versiones"), aquí. En castellano. La noticia de Le Monde, aquíaquí.
De momento, le he dado un título a este post que no es precisamente llamativo. Es política de esta mi casa no poner titulares "atractivos". De todos modos, el fin de ETA no estuvo entre los diez primeros "trending hashtags" (twitter) españoles en estas últimas horas en que sí lo estuvo StarWarsDay o AmayaAlfredEnsayo1. Google, en sus "trends", no incluye a España, pero sí da "trends" (que no son exactamente "tendencias") en castellano. A escala mundial, solo hay esto a propósito del tema, pero es genérico como esto para España incluso poniendo en la búsqueda "Euskadi Ta Askatasuna". Comparando el interés por tal término y el de "Operación Triunfo", el gráfico, aquí).

No hay comentarios:

Publicar un comentario