lunes, 28 de mayo de 2018

La lucha final

Ya sabemos que la Historia de la Humanidad no es la Historia de la Lucha de Clases (es el mismísimo Engels el que lo añade en una nota a pie de página reconociendo que esa Humanidad solo es, prácticamente, Europa). Sin embargo, otra hipótesis sería que la historia de la humanidad es la historia de la lucha entre humanos y bacterias, curiosa de verdad, tal vez como lo de la lucha de clases: ambos se necesitan, ambos se atacan y ambos tendrán dificultades para sobrevivir si el otro es definitivamente vencido. 
Los seres humanos están habitados por bacterias (yo conozco el nombre de algunas de las que me habitan, helicobacter pylori, encantada de estar conmigo aunque yo peleo por que se vaya), es decir, las bacterias nos necesitan como habitación, como parásitos o como simbióticos, pero el caso es que algunas nos hacen daño, razón por las que las atacamos con antibióticos (antibacterias y antivirus). Nos necesitan y nos dañan. Exactamente como hacemos nosotros con ellas: las necesitamos y las atacamos.
El problema es que nuestros ataques las hacen más resistentes con lo que resulta cada vez más difícil acabar con ellas, cosa que, por cierto, sería catastrófico para los humanos. Pero no es eso lo que ahora me fascina, sino este artículo en el que se citan diversos trabajos que muestran que lo que llaman cambio climático (que podemos dejar en el calentamiento global de los últimos 30 años) está produciendo una resistencia especial de las bacterias, probablemente asociado con una mutación de las mismas que, hasta ahora, han demostrado mejores capacidades de adaptación que sus suicidas contrapartes, los humanos. El artículo que cito termina citando a su vez a la OMS cuando afirma que esta nueva resistencia de las bacterias es "one of the biggest threats to global health, food security, and development today". Nuevas enfermedades, dificultad para enfrentarse a las antiguas, mejora de las capacidades de las bacterias para hacer lo que los humanos saben hacer tan bien: destrozar su medio de vida, el medioambiente. La ventaja de las bacterias es que, si desaparece la especie humana, otros animales quedan a su disposición. Los humanos ni yéndose a Marte solucionan el problema

No hay comentarios:

Publicar un comentario