martes, 1 de mayo de 2018

El color de mi cristal

En las dos últimas encuestas, los estadounidenses republicanos (miembros, inscritos y simpatizantes) y los demócratas (ídem) diferían en lo que Gallup llama optimismo neto, a saber, la diferencia entre los que veían su futuro económico positivo y los que temían que fuera negativo. De hecho, los demócratas solo daban un 8 por ciento de tales optimistas mientras que los republicanos daban un 55 por ciento. Explicaciones hay varias.
La más marxistizante es que la situación objetiva de unos electores les llevaba simultáneamente a apoyar a un partido y a ver su futuro financiero de una determinada man"era. Podemos suponer que los republicanos son más "ricos" y los demócratas menos "ricos" (los "pobres", ya se sabe, no suelen votar. Como ya contaba el personaje de "1984", Emmanuel Goldstein, fundador del Ingsoc: "los de abajo" bastante tienen con sobrevivir")
La explicación más idealista es que la adscripción a un partido se convierte en una forma de ver el mundo, una especie de cultura profunda o inconsciente colectivo que hace que se acepten unos datos y se rechacen otros bajo el principio de que apoyan o no la propia ideología.
Ambas son problemáticas. La primera porque cualquier estudio electoral que plantee la cuestión se tendrá que enfrentar a lo que, desde fuera, preguntan algunos: ¿Cómo puede ser que tantos obreros voten a la derecha (supuestamente contra sus intereses?. No hay tal mecanicismo clase-voto o estrato social-voto aunque las correlaciones, en el segundo caso, puedan parecer probatorias de tal eventualidad. Pero no hay tal. Los empresarios que votaban (y hasta financiaban) al antiguo Partido Comunista español eran reales. No muy abundantes, pero sí reales. 
La segunda parece más verosímil. Lo republicanos pueden ser más optimistas con buenas razones (su partido se encarga de trasmitirles tal "verdad", mientras que los demócratas hacen lo contrario. Pero el problema, aquí, es el tiempo. Es posible que el "trumpismo" incremente el pesimismo de los demócratas, pero es claro que han evolucionados (como los republicanos) a lo largo del tiempo.

Line graph: Americans' views of their personal financial future, by party ID. 55% (Repub.) and 8% (Dem.) in 2018 say it's "getting better."
Hay que buscar en la historia y las sucesivas presidencias. Por ejemplo, la de Obama desde 2009 y 2017, sucediendo a George W. Bush. Es un apoyo (débil) a la segunda de las opciones explicativas. Claro que un optimismo republicano como el de ahora, ni en el 2005.
Puede suponerse que hay gente que se entera mejor que otros de la que se les viene encima y votan en consecuencia, con lo que su percepción se ve reforzada... hasta que descubren que lo que se les venía encima no era "aquello" (fuera lo que fuere) sino todo lo contrario. En la actualidad, los republicanos "saben" que se está consiguiendo el "America first", cosa que les llena de optimismo, mientras que los demócratas "saben" que la nueva crisis está a la vuelta de la esquina, pesimistas pues.
Obsérvese que la pregunta es sobre las finanzas personales, sobre la situación financiera general (no digamos mundial). Pero así es la encuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario