viernes, 9 de febrero de 2018

Propaganda estadística

Un buen artículo en el Financial Times con algunos consejos para defenderse de las estadísticas que, detrás de su rotundidad y oscuridad, esconden sencilla propaganda (por cierto, siempre creí que "estadística" venía de "Estado", pero resulta que viene, según cuenta Amando de Miguel, de "estado" -estado de cuentas, por ejemplo-). Algunos de sus consejos valen para muchas otras "certezas" que recibimos cotidianamente. He aquí algunos de ellos:
1. Antes de todo, sé consciente de tus sentimientos. En contra de lo que, a veces, pensamos, la razón suele estar precedida del sentimiento. En términos pedantes (que incluye citar a Weber), toda investigación parte de un juicio de valor sobre qué vale la pena investigar y qué no, aunque después se cumplan todos los requisitos del empirismo.
2. Pon la cosa en perspectiva. Hay hechos que llaman la atención. Quedarse en ella son ganas de no entenderlo. Hasta renombrados investigadores han quedado atrapados por las noticias sobre violencia contra las mujeres en España, sin ver el asunto en términos no sólo históricos, sino también geográficos.
3. Acepta la imprecisión. Las estadísticas (y las noticias rotundas) parecen no dejar margen para la duda. Mala cosa. Nuestro conocimiento siempre es impreciso y lo que vamos consiguiendo es evitar los errores, no alcanzar la verdad (cita a Popper obligada) y menos la Verdad Absoluta.
4. Mantén la curiosidad. En el artículo se sugiere darle otro clic al ratón y buscar algo más, alguna versión alternativa, algún detalle que se nos haya escapado.
Bello ideal. No es una descripción desapasionada, definitiva, precisa y total de lo que hacemos, sino un catálogo de lo que deberíamos hacer y no PODEMOS hacer, por el mero hecho de que somos humanos, limitados, pasionales y provisionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario