viernes, 2 de febrero de 2018

El sueño del ascenso social

Se supone que en eso consiste el "sueño americano", la mayor o menor facilidad (pero real en todo caso) de pasar de vendedor ambulante de periódicos a magnate de las finanzas o, sencillamente, de clase baja a clase alta. No es fácil medirlo. En cambio, es fácil quedar pegado a los casos concretos sin saber si representan una tendencia importante o solo son excepcionales.
Una vez más, encuentro datos muy buenos (problemáticos como todos, pero buenos) sobre la sociedad estadounidense, fruto de la excepcional colaboración entre sociólogos (que supongo que hicieron las preguntas) y economistas (que supongo proporcionaron las fórmulas matemáticas). La simplificación que yo hago viene ya en el título del estudio: el "sueño americano" se está desvaneciendo. Cada generación encuentra más difícil que cifras importantes de sus miembros consigan esa movilidad social ascendente: si eres pobre, seguirás pobre, con mucha probabilidad. 
Que la pobreza se hereda es algo que ya se sabía, que la movilidad social ascendente es difícil, también. Pero sin bajar a análisis concretos de situaciones concretas. El trabajo estadounidense que cito lo hace. Y es demoledor (incluye, también, un mapa de los Estados Unidos según movilidad). Y explica el mal humor de sectores importantes del electorado y del abstencionismo.
Lo cuento con pena por no disponer de algo parecido para situaciones que me interesan. Por ejemplo, lo que podría ser un caso de tendencia opuesta: Bolivia, con el acceso de nuevas clases medias aunque tal vez sin grandes aportaciones a la clase alta (lo digo escuchando Radio Fides, La Paz). O Venezuela, tal vez al estilo estadounidense, y el Ecuador, también. Y de las Españas me gustaría comparar la movilidad social de las distintas regiones (comunidades autónomas, naciones o como se quieran llamar a los territorios en los que viven personas concretas) y ver si Cataluña es muy diferente, en este terreno, de Galicia o del País Vasco. Desgraciadamente, me tengo que contentar con recoger lo que dicen los estadounidenses sobre los Estados Unidos. O dónde tienen su domicilio fiscal los ricos en España (con su disminución en Cataluña y su relación con el proceso independentista que no tiene por qué ser la causa de tal disminución). Mejor saber eso que nada, pero... por lo menos me sirven para hacerme preguntas. Sociólogo, al fin y al cabo: muchas preguntas, pocas respuestas. Justo lo contrario de los expertos, muchas respuestas sin hacer preguntas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario