domingo, 7 de enero de 2018

Por qué no escribo sobre la actualidad

Pues, sencillamente, porque la actualidad es una construcción más en la que la demanda de un público amplio encuentra la oferta de los medios que pelean por la audiencia (su negocio es vender lectores y espectadores a los anunciantes, así que la audiencia es la que manda).
La "rabiosa actualidad", encima, suele ser una sarta de aspectos irrelevantes pero morbosos, conocidos pero ahora repetidos y, tal vez, un truco más de prestidigitador que agita una mano para que nos fijemos en ella y no nos demos cuenta de lo que hace con la otra.
"El libro", ese del que no hay periódico que no dedique algo (y hasta te puede llegar un ejemplar por whatsapp, lo cual lo hace todavía más sospechoso, sabiendo que se agotó el mismo día en que salió a la venta y que parece que se puede leer por internet -no lo he intentado: el libro no me interesa nada), no añade nada que no supieran los "enteraos", las "fuentes generalmente bien informadas" y los que venimos sospechándolo, aunque sin muchos datos, hace ya más de un año. Y que, se nos dice, puede ser una distracción más a las que ese gobierno parece que juega a acostumbrar a los que quieren seguir los detalles políticos como si fuera un "reality show". Espero una próxima traducción al catalán.
Pero lo mismo se podría decir de las páginas que un asesinato y posible violación en Galicia han dado de sí o los roces sexuales de unos futbolistas de la Arandina con una menor. Hay suspense, violencia de género, cutrerío, sexo y carroña. Lógico que se le dediquen espacios en periódicos llamados "serios" y en televisiones en general (¿las hay serias?). Como el Libro de marras. Para el caso del primer crimen, cuatro páginas en El Mundo de hoy y tres en El País que, encima, incluyen un artículo que se titula "El morbo vende". Menos mal.
Pues eso: he terminado hablando de esos temas.
(Añadido el 10: otra crítica, algo farragosa, el "libro" publicada en el New Yorker. Demasiados errores aunque se comparta la opinión -¡opinión!- de fondo y el juicio que merece esa Casa Blanca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario