sábado, 9 de diciembre de 2017

Las crisis que vienen

Comentarios a partir de una serie de libros en inglés sobre el asunto. Se trata de uno de los factores que hacen ver el futuro con preocupación y mucho más si se añade, a esta crisis de la desigualdad, la crisis ecológica como se enumera aquí en castellano como las dos citas que siguen. Los datos sobre una y otra crisis son suficientemente claros (aunque la certeza nunca -insisto, nunca- es total en estos campos en los que intervienen muchísimas variables) como para preocuparse, plantearse soluciones incluso si las propone el Banco Mundial y no dejarse encandilar por optimismos tecnológicos. Las políticas locales son necesarias, pero no solucionan nada si no son globales por muy numerosas que sean.
Ni el catastrofismo ni el optimismo solucionan mucho. El primero, porque paraliza (lasciate ogni speranza voi ch'entrate); el segundo porque distrae. Sí parece que una buena solución requiere un buen diagnóstico previo. Puede ayudar reconocer que no es la primera crisis de desigualdad que afecta a la Humanidad, pero sí es la primera crisis ecológica que la afecta aunque ya hubiera antecedentes para el Planeta. Y, sobre todo, lo central es que ambas vengan ahora cogidas del brazo.
(Añadido el 10: y, sí, claro, la crisis económica también aparece, causa y efecto de la desigualdad y refugio retórico para los negacionistas)
(Añadido el 13: Razones para el catastrofismo viendo cómo funciona la China. Y el otro "gran calentador", es decir, los Estados Unidos, practicando el America first de modo que si las políticas locales no solucionan mucho, las no-políticas de un "gran calentador" lo que hacen es estropearlo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario