sábado, 16 de diciembre de 2017

Discuten la desigualdad

El informe de Piketty y otros sobre la desigualdad se cita y se critica aquí. La discusión me muestra una cosa: que es muy difícil escaparse de la propia ideología (y todos la tenemos: todos). 
El viejo Weber, que en gloria esté, hablaba de los juicios de valor, igualmente inevitables: indicaban lo que el autor juzgaba bueno o malo, deseable o indeseable. Una vez reconocidos, la cuestión era respetar lo más posible los datos disponibles y hacerlo de manera intersubjetiva (ahí subyace una cita a lo que Aristóteles consideraba "ciencia").
Son dos cosas distintas. Cierto que si uno, entre igualdad y crecimiento, prefiere (es ideología) una cosa u otra, los datos que buscará serán unos u otros, en cuyo caso lo que habrá que discutir no son las preferencias sino si los datos se corresponden con la realidad (adecuación del intelecto a la cosa). Y cierto también que si uno prefiere mercado irrestricto o intervención del Estado (de nuevo, ideología) como forma de conseguir aquellos objetivos ya elegidos, pues habrá datos que no le convendrán, pero lo que hay que exigirle es que los que presente cumplan con los criterios de intersubjetividad. 
Cuatro posibilidades políticas y vea cada cual lo que dan de sí:
1. Conseguir reducir la desigualdad mediante el mercado
2. Conseguir reducir la desigualdad mediante el Estado
3. Conseguir mayor crecimiento mediante el mercado
4. Conseguir mayor crecimiento mediante el Estado
Y ahora piénsese en estas otras dos posibilidades:
1. Primero crecimiento y después reducción de la desigualdad (doy por supuesto que la igualdad es imposible). Son algunos socialdemócratas.
2. Primero reducción de la desigualdad y después crecimiento. Son algunos revolucionarios.
Y, finalmente, supóngase que estos planteamientos son excesivamente dicotómicos, cartesianos, "occidentales" y que se podría pensar en buscar ambos objetivos (crecimiento y reducción de la desigualdad) a la vez mediante ambos instrumentos (Estados y mercado). Tal vez entonces el caso de la China que se subraya en el artículo que cito adquiere todo su sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario