sábado, 25 de noviembre de 2017

Qué nos hizo humanos

Los cristianos fundamentalistas rechazarán la pregunta ya que saben la Verdad: nos hizo Dios, según cuenta el Génesis. Pero otros, incluso cristianos pero no fundamentalistas -es decir, que no leen su texto sagrado de manera literal-, buscan otras respuestas para saber qué nos hizo, como especie, diferenciarnos de los chimpancés y los monos. Algo debió de pasar. Y siempre queda una respuesta que raya en la fantasía: igual que hubo vacas que, al cambiar la dieta, se convirtieron en vacas locas, es decir, cuando se les suministró un pienso que contenía restos de ovejas ya infectadas, los monos y los chimpancés, bajo un momento de reducción drástica de su alimentación vegetariana, se pasaron a comer carne para lo cual su intestino no estaba preparado. Si eso fuera así (cosa que, por supuesto, desconozco en esta mi fantasía), la especie humana sería un caso de monos locos con algo de dopamina. Algo hay de eso, quiero decir la locura, visto como hemos agredido a nuestro medio de subsistencia. Así, en plan suicida. No personal, sino colectivo.
(Añadido el 27: lo que antecede no es una defensa de comportamientos vegetarianos o veganos. El mal ya estaría hecho y el retorno a los orígenes no cambiaría las cosas, si son como digo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario