sábado, 1 de julio de 2017

Un crowdfunding peculiar

A un modesto coste de 35.000 dólares la entrada, se llevó a cabo hace unos días la primera recogida de fondos para la campaña presidencial de 2020 y para el Partido Republicano. Se trató de una cena en un hotel propiedad del presidente actual y posible candidato a la reelección. Es de suponer que la cena cubrirá ampliamente los costes (y algún modesto beneficio para la empresa) y se esperan recoger 10 millones de dólares en el evento. Se trata de un acto muy tempranero, comparado con lo que han hecho sus antecesores, pero ya se sabe que el estilo empresarial del incumbente hace que la planificación sea a largo plazo y no se deje llevar por el cortísimo plazo. Hay que empezar ya, ya que la lucha será dura y el dinero resolverá muchas dudas, sobre todo si tiene más fondos que cualquiera de los posibles candidatos de su partido (que de los candidatos de los otros partidos ya se ocupará a su manera).
Cierto que a las puertas del hotel había gente que gritaba "¡vergüenza!" y hacía comentarios contra el Trumpcare que va a sustituir al Obamacare también en términos muy empresariales y caiga quien caiga (que serán gente que no vota o que, si lo hace, vota demócrata, es decir, irrelevantes desde el punto de vista de la cuenta de beneficios). Pero, en contra de los que anunciaron que no llegaría a los 100 días, ya hay quien piensa en su reelección: el dinero manda y mantiene seguidores incondionales. También parecía que esta última elección iba a ser un asunto de familia: Clinton (señora de) vs Bush (Jebb, hermano de). Y no lo fue, evidentemente.
Algo positivo de lo que aprender: se sabe y se publica. Aunque supongo que su caja B es tan opaca como la de los partidos españoles, por poner un término de comparación cercano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario