martes, 11 de julio de 2017

Otra Memoria Histórica

A estas alturas, la alcaldía de Charlottesville, USA, había decidido retirar la estatua del general confederado Robert E. Lee. Un grupo de miembros del KKK, el grupo racista más visible, acudió a protestar, convenientemente protegidos por la policía. Al fin y al cabo, Lee, como confederado, había defendido la esclavitud (de los negros, por supuesto). El alcalde no quería líos y pidió que nadie más acudiera al evento, pero, a lo que se dice, hubo más defensores de que se quite la estatua que contrarios. La cosa no pasó de ahí. Los militantes antirracistas superaron en número a los supremacistas y todo quedó ahí. Pero esta aparición del KKK no es irrelevante.
Obsérvese que la cuestión no es tanto la Memoria Histórica (de la que, de tanto en tanto, se habla en las Españas cuando se retira un escudo o una estatua que tenga que ver con el franquismo), sino el significado que el asunto tiene en el momento actual. Allí hay un repunte del racismo, sí, pero, por debajo, hay una cuestión complicada con las clases medias blancas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario