jueves, 13 de julio de 2017

Nadie es perfecto

Los logros de gobiernos como el venezolano, ecuatoriano, boliviano o brasileño fueron innegables. Sin embargo, muestran signos de agotamiento que no se pueden atribuir a un mágico fin de ciclo o incluso a un cambio de época. En Venezuela la oposición tiene mayoría en el parlamento, en el Ecuador el ex-presidente marca sus distancias frente a su sucesor y ex-vicepresidente sin muchas razones, en Bolivia no está claro que sucederá en las próximas elecciones y el Brasil ha tenido cambios turbulentos en episodios todavía no cerrados. El agotamiento puede haber sido producido por factores más sencillos y menos rimbombantes.
Una primera razón es que no hay gobierno perfecto (aunque sea "de los nuestros") y si mantiene abiertos los canales democráticos es posible que los que ven los defectos quieran corregirlos con un "quítate tú que me pongo yo".
Una segunda razón es que los gobiernos que duran mucho corren riesgos de caer todavía más en los males de la corrupción política, argumento que es fácil de utilizar por parte de la oposición y con efectos mayores que los que tiene en las Españas (Cataluña incluida) de hoy.
La tercera va en la misma línea: demasiado tiempo en el poder genera divisiones internas en el ejercicio del mismo sea porque quieren llegar a donde llegaron los otros (lógica de la primera razón) o porque perciben con claridad los defectos del gobierno (lógica de la segunda razón). Este largo periodo también permite que las atomizadas oposiciones tiendan a agruparse y a ser realmente una alternativa al gobierno "progresista", lo cual no significa que esta alternativa no vaya a ser igualmente "progresista".
Democracia, al fin y al cabo, es posibilidad de cambiar de gobernantes, sabiendo que nadie es perfecto y, por tanto, que puede ser cambiado. Solo los dioses son perfectos y eternos. Y entre los dioses no incluyo al "imperio": no es omnipotente, omnipresente y omnisciente, sino que es humano, demasiado humano como escribí hace más de 10 años. El recurso al "imperio" puede explicar muchas cosas, pero no estoy seguro de que se correspondan totalmente con la realidad. Ni siquiera la explicación conspiranoide es perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario