sábado, 3 de junio de 2017

Versiones contrapuestas

Voy a hacer un ejercicio de algo que siempre me levanta sospechas y es el pensamiento dicotómico, la separación de la realidad en cómodas secciones ocupadas respectivamente por el bien y el mal. Pero esta vez lo hago para levantar acta de un medio (Rebelión) que puede albergar sobre un mismo tema (Venezuela) textos que pueden verse como enfrentados. Habla a su favor.
Tenemos, por un lado, un texto, muy en su estilo, de Raúl Prada, sobre la intelectualidad apologista. Por otro, uno de Ollantay Itzamná, sobre la intelectualidad crítica. Mientras uno pone peros al esfuerzo de algunos intelectuales por defender al gobierno Maduro (como sucesor de la revolución bolivariana o, si se prefiere, chavista), el otro los pone (mucho más claros) al esfuerzo de algunos intelectuales por intentar buscar remedio al enfrentamiento existente en dicho país. 
Por ponerlo claro: Itzamná critica una carta firmada por intelectuales críticos, entre los que se encuentra Prada.
Me parece claro hacia que lado me inclino, pero antes tengo que recordar algunos datos a los que me referí al final del post de ayer: la ayuda del "imperio" (representado por Goldman Sachs) al gobierno Maduro y la ayuda del gobierno Maduro para que el "imperio" tuviera una toma de posesión presidencial digna de su carácter imperial (500.000 dólares son muchos dólares). Estos datos rompen el esquema apologistas-críticos. Las cosas son siempre más complicadas de lo que nos gustaría. Por eso es tan fácil criticar y defender: es cuestión de saber elegir bien los datos.
(Añadido el 5: Respuesta directa a la carta firmada por intelectuales críticos, eligiendo otros datos e interpretando de manera diferente otros, firmada esta de manera mucho más internacional.
Y respuesta al artículo de Itzamná, que termina así:
Cualquiera sea la continuación, desenlace o re-orientación de la situación en Venezuela en estos próximos meses, lo que hoy la provoca viene de lejos y va para rato. Detracciones y acusaciones mutuas entre distintas posiciones auto-identificadas en la izquierda desvían la atención de los acontecimientos que las sostienen al con-fundir, en última instancia, la experiencia del acontecer con las interpretaciones y explicaciones del acontecer. Lo deseable y necesario es la convergencia y diálogo constructivo entre personas e instituciones que marchan en la misma dirección por distintos caminos.)
(Añadido el 7: Primera parte de una entrevista a  Edgardo Lander, firmante de la carta de los "críticos",  publicada en Aporrea. Merece ser leída)

No hay comentarios:

Publicar un comentario