domingo, 25 de junio de 2017

Otro frankenstein

Los talibán fueron apoyados por "occidente" (es decir, los Estados Unidos y el Reino Unido) cuando luchaban contra el Ejército Rojo (infieles comunistas) que apoyaba al entonces gobierno pro-URSS en Afganistán. Entre ese apoyo, no se olvide, estaba el dinero que se envió a La Base (Al Qaeda en árabe) dirigida por un tal Osama ben Laden.
Ahora aquellos talibán afirman que el mayor obstáculo para la paz en Afganistán es la creciente presencia de los Estados Unidos (¿infieles capitalistas?) en el país. 
No son los únicos casos de criaturas que se rebelan contra su creador. Noriega fue otro caso. Pero es obvio que el que apoya no lo hace por el bien del apoyado sino por el propio bien y, por tanto, puede cambiar de perspectiva, como el apoyado puede hacerlo por numerosos motivos que van desde el enriquecimiento al incremento de poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario