lunes, 19 de junio de 2017

Desprecio por la vida de algunos

Grenfell Tower, Finsbury Park, Pedrógâo Grande (más completo aquí) son casos muy diferentes entre sí: un incendio de un bloque de viviendas, un atentado terrorista y un incendio en el bosque con víctimas. Solo el primero y el tercero se semejan en la estimación de víctimas. Pero hay cosas que hacen pensar.
Grenfell Tower parece que tiene que ver con el nuevo revestimiento exterior que se añadió al bloque. Revestimiento ilegal y peligroso por inflamable, como se ha visto. Y desdén hacia sus habitantes.
Finsbury Park, tildado ya de terrorismo, tiene que ver con la islamofobia del atacante que, probablemente, pone en práctica esa fea costumbre europea (importada, pero ya imbuida entre los "valores europeos") de la Ley del Talión: "Ojo por ojo, diente por diente". Y, como buen prejuicio, atribuyendo a todo el colectivo (musulmán) los desmanes de una parte de ellos (yihadistas) si es que los asesinos yihadistas son realmente musulmanes o solo es una etiqueta como la del catolicismo para muchísimos españoles. 
Pedrógrâo Grande y aledaños parece haber sido el efecto del calor, la sequía, una tormenta seca y un rayo en medio del bosque. ¿Sin responsables? Y no me digan lo del cambio climático. Son bosques privados no muy bien conservados.
Es lo que tienen en común: el de determinados principios (el beneficio, la venganza, la propiedad privada) ante los cuales se sacrifica todo, vidas humanas incluidas. Claro que solo el segundo es un caso de acción directa para conseguir muerte. Los otros dos no son acciones sino irresponsabilidades y omisiones. La vida de los demás no vale nada, sobre todo sin es de gente de segunda categoría o segundo nivel: habitantes de pisos protegidos, musulmanes que salen de su mezquita durante el Ramadán y aldeanos (y turistas, todo hay que decirlo). 
Contra este tipo de gente se puede tomar una decisión empresarial que podría tener consecuencias catastróficas y las ha tenido. Se puede decidir atropellarlos (los jeques petroleros no estaban allí y eso que algunos de ellos financian y promueven el yihadismo). O se puede descuidar la limpieza y prevención de incendios en bosques privados (no es que los públicos tengan que estar mejor cuidados por definición) en lugares donde viven "los de abajo". Algo así como los muertos producidos por un ataque saudita a un mercado yemení. Pero, claro, también hay muertos en centros comerciales, hoteles de primera categoría y "resorts" de gran lujo. El mismo desprecio, pero otro clasismo.
(Añadido el 21: Encuentro aquí esta cita de Engels de 1845 sobre las condiciones de la clase obrera en Inglaterra:
“When society places hundreds of proletarians in such a position that they inevitably meet a too early and an unnatural death, one which is quite as much a death by violence as that by the sword or bullet; its deed is murder just as surely as the deed of the single individual”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario