martes, 23 de mayo de 2017

Discutir no es fácil. De Venezuela tampoco

Un buen artículo contra los "venezolanólogos" que se aprestan a atacar al gobierno actual y a sus decisiones extensible a los que se dedican a atacar a la oposición, sin muchos conocimientos sobre los detalles incluso cotidianos (el artículo incluye la necesidad de conocer la geografía del país para poder hablar seriamente sobre él). Pero...
No necesariamente ver las cosas desde dentro permite conocerlas mejor. Cada perspectiva tiene sus pros y sus contras. La de dentro/fuera es de libro: desde dentro se pueden generar "grop think", pensamiento de grupo, en los que el criterio de adecuación de lo que uno dice con la realidad es pertenecer al grupo. Pasa en las mejores familias y ha sido estudiado para algunos círculos del poder en Washington. No sé por qué no va a pasar en los círculos del poder en Caracas. O en los de la oposición. Y aquello en lo que uno cree (y creen sus inmediatos) forma parte de lo que uno buscará en la realidad, normalmente para fundamentar lo que uno piensa.
Detalles vs visión general. Un mapa callejero me permite desplazarme desde mi casa hasta la panadería, cosa que un mapamundi no me permite. Viceversa: si solo conozco el callejero, difícilmente podré entender algunos problemas meteorológicos para lo cual necesito mapas algo más amplios. Hay cosas muy importantes que el callejero me impide conocer, pero lo mismo se puede decir del mapamundi. Hay que saber qué permite cada perspectiva y qué impide o dificulta. Ninguna de las dos es garantía absoluta de nada, aunque, por supuesto, puede haber diferencias entre dos municipios contiguos, simplemente porque tienen alcaldes diferentes, o políticas diferentes como las que hay entre Salinas de Guaranda y Simiátug en el Ecuador.
Cuando se trata de defender como sea o atacar como sea una determinada actuación (la de la Asamblea Constituyente, por ejemplo) es fácil que los artículos periodísticos caigan en la trampa de los dos problemas recién indicados ("group think" y significado de los detalles). El caso puede serlo, de nuevo, el de la convocatoria de la Asamblea Constituyente, pacificadora para unos, dictatorial para otros. El argumento de los primeros es que está en la Constitución vigente (artículos 347, 348 y 349), el argumento de los segundos es que no dice quiénes tienen que votar, si tiene que ser un voto universal o tiene que ser censitario, es decir, de los favorables al gobierno actual (lo de las vacas es anécdota).
El texto que he citado al principio termina diciendo:
Venezuela es epicentro contrahegemónico en clave geopolítica y esto le hace ser más observado que cualquier otro país del mundo. Su proceso político de cambio huye de los esquemas tradicionales porque nació de una constituyente que puso en jaque al pasado y quiso recuperar la soberanía en tiempo récord. Porque además no hizo caso a recetas ni neoliberales ni socialdemócratas. Estas y muchas otras razones hacen que Venezuela sea apetitosa como laboratorio para analistas de cualquier origen ideológico. Sin embargo, se agradece que se escriba con algo de solidez y conocimiento de causa.
No tengo muy claro que el párrafo sea un dechado de solidez y conocimiento de causa. Pero igual es que escribo desde fuera y a distancia. Pero en mi mapamundi no veo tal epicentro ni que sea el más observado ni que su modelo no sea ni neoliberal ni socialdemócrata, cosa, por cierto esta última, innecesaria para explicar la situación actual que más tiene que ver con que, como dice, "indudablemente no todo está perfecto", que es lo que la oposición tratará de resaltar y dar a conocer, a su vez obviando las sanciones desde el extranjero.
La mediación habría sido lo más sensato. Pero ¿quién dice que la especie humana esté formada por animales "racionales"? Cuando hay poder de por medio, lo de "racionales" se reduce y solo queda lo otro. O sencillo gregarismo por parte de los que no van a tener poder, pero disfrutarán, como en el fútbol, de las victorias de sus equipos.
(Añadido el 24: un párrafo con el que comienza un artículo de François Houtart escrito "después de una visita a Caracas":
La idea de una revisión constitucional sobre bases más populares es, en principio, buena pero significa un proceso a medio y largo plazo, cuando los problemas existenciales son a corto plazo. Antes del fin del proceso, la gente puede cansarse frente a las dificultades de la vida cotidiana. Éstas provienen seguramente del boicot y de la especulación de parte del capital local y del imperialismo, pero también de procesos ordinarios en periodos de escasez: mercado negro, acaparamiento de productos, cambios de producción en función de la ley del mercado, usura de los intermediarios, pero también de la corrupción de agentes del Estado.
(Añadido el 7 de junio: Sobre la muerte del colega François Houtart varias necrológicas. No le traté mucho, pero sí tuvimos algunos amistosos intercambios de libros en Quito)

No hay comentarios:

Publicar un comentario